Selección por provincias

martes, 14 de noviembre de 2017

Castillo de Iznatoraf

Situación
Los escasos restos del castillo de Iznatoraf se encuentran el interior de una manzana de casas de la localidad del mismo nombre, pequeño municipio situado al noreste de la comarca de La Loma y Las Villas, en la provincia de Jaén. Iznatoraf, junto a Villacarrillo, Villanueva del Arzobispo y Sorihuela de Guadalimar, forman las denominadas cuatro villas que dan nombre, incluso, a las sierras de la zona.

Historia
El emplazamiento estratégico de Izantoraf, y su altura, que domina toda la Loma de Úbeda, fueron aprovechados por los diferentes pueblos que han habitado la Península Ibérica para controlar las rutas del sureste hacia Sierra Morena.
Pero fue durante el periodo islámico cuando este asentamiento fortificado vivió su máximo esplendor. A partir del siglo XI los árabes amurallaron el primitivo castillo de al-Turab, construido sobre recintos fortificados anteriores, reforzando así su extraordinaria situación en la cima de una mesa o cerro testigo, y conformando un entorno privilegiado al que ya se refería en el siglo XII el geógrafo al¿Idrisi como Hisn al-Turab.
El recinto amurallado estaba vertebrado por 11 fortines de la misma elevación, dando entrada a la villa por 9 puertas situadas en distintos puntos de su circuito. Extramuros quedaba el arrabal (al-Rabad) y sus Qaryas o aldeas y Da¿ias o cortijos, conformando todo una especie de distrito castral.
Al igual que otros casos en la provincia de Jaén, Iznatoraf no fue conquistada por las armas, sino por la negociación. Fernando III pactó con los vecinos, que abandonaron la fortaleza. Tras la conquista cristiana, las defensas de Iznatoraf fueron reforzadas, y en los siglos XIII y XIV se erigirá en el centro de la villa un amplio y suntuoso recinto. Como avanzadillas de Iznatoraf figuraron los castillos de La Moraleja, Mingo Pliego, Sorihuela del Guadalimar y completando el sistema defensivo y de control territorial, algunas torres como la de Sancho Pérez, cerca de Mogón.
Una vez repoblado se concedió a Iznatoraf el fuero de Cuenca, y fue distinguida declarando sus tierras de realengo, es decir, no se cedieron a ningún señor, ni orden militar, ni a la Iglesia. Pero esta situación no se prolongó demasiado, ya que en el año 1252 Alfonso X cedió el lugar al Arzobispado de Toledo, que convirtió Iznatoraf, junto con Cazorla y Quesada, en una de las primeras villas del Adelantamiento de Cazorla. Con el avance de la Reconquista esta posición perdió importancia militar, pero cobró fuerza como centro económico, hasta tal punto que la población desbordó sus murallas y se estableció en el llano, haciendo que las aldeas que la rodeaban crecieran. El arzobispado toledano reforzó sus murallas y construyó un castillo, ya desaparecido porque su función no era tanto la de defensa como la de servir de residencia.
El nombre de la localidad es de origen árabe y alude a su castillo y muralla ('hisn': castillo, fortificación).

Descripción
El sistema defensivo de Iznatoraf ha desaparecido en su mayor parte. El castillo fue abandonado a mediados del siglo XVII, y desde entonces se han construido muchas viviendas con sus sillares. La muralla debió ser de bastante grosor, con once fortines y nueve puertas. En la actualidad sólo quedan restos de dos grandes torreones y cinco arcos o puertas de acceso.
La Puerta del Arrabal es la puerta principal del antiguo castillo y da acceso al centro de la villa o antiguo patio de armas. Es un monumental arco de medio punto de estilo renacentista de cantería sobre impostas en su vertiente exterior, sillería irregular en su conjunto y, por encima del arco, escudo sobre cartela apergaminada de rollos del obispo Bernardo de Sandoval y Rojas. En su interior presenta bóveda de medio cañón con hornacina que acoge un relieve renacentista de la Inmaculada enmarcado por pequeñas pilastras y cornisa.

Estado de conservación
Casi desaparecido. En el siglo XIX desaparecieron por ruina la llamada Puerta de Beas y la Torre Mocha, la que fue torre del homenaje del castillo.

Protección
Fue declarado Monumento Histórico en 1985.
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

Muralla de Iznatoraf

Situación
La muralla de Iznatoraf se encuentra en la localidad del mismo nombre, pequeño municipio situado al noreste de la comarca de La Loma y Las Villas, en la provincia de Jaén. Iznatoraf, junto a Villacarrillo, Villanueva del Arzobispo y Sorihuela de Guadalimar, forman las denominadas cuatro villas que dan nombre, incluso, a las sierras de la zona.

Historia
El emplazamiento estratégico de Iznatoraf, y su altura, que domina toda la Loma de Úbeda, fueron aprovechados por los diferentes pueblos que han habitado la Península Ibérica para controlar las rutas del sureste hacia Sierra Morena.
Pero fue durante el periodo islámico cuando este asentamiento fortificado vivió su máximo esplendor. A partir del siglo XI los árabes amurallaron el primitivo castillo de al-Turab, construido sobre recintos fortificados anteriores, reforzando así su extraordinaria situación en la cima de una mesa o cerro testigo, y conformando un entorno privilegiado al que ya se refería en el siglo XII el geógrafo al¿Idrisi como Hisn al-Turab.
El recinto amurallado incluía 11 fortines de la misma elevación, dando entrada a la villa por 9 puertas situadas en distintos puntos de su circuito. Extramuros quedaba el arrabal (al-Rabad) y sus Qaryas o aldeas y Da¿ias o cortijos, conformando todo una especie de distrito castral.
Al igual que otros casos en la provincia de Jaén, Iznatoraf no fue conquistada por las armas, sino por la negociación. Fernando III pactó con los vecinos, que abandonaron la fortaleza. Tras la conquista cristiana, las defensas de Iznatoraf fueron reforzadas, y en los siglos XIII y XIV se erigirá en el centro de la villa un amplio y suntuoso recinto. Como avanzadillas de Iznatoraf figuraron los castillos de La Moraleja, Mingo Pliego, Sorihuela del Guadalimar y completando el sistema defensivo y de control territorial, algunas torres como la de Sancho Pérez, cerca de Mogón.
Una vez repoblado se concedió a Iznatoraf el fuero de Cuenca, y fue distinguida declarando sus tierras de realengo, es decir, no se cedieron a ningún señor, ni orden militar, ni a la Iglesia. Pero esta situación no se prolongó demasiado, ya que en el año 1252 Alfonso X cedió el lugar al Arzobispado de Toledo, que convirtió Iznatoraf, junto con Cazorla y Quesada, en una de las primeras villas del Adelantamiento de Cazorla. Con el avance de la Reconquista esta posición perdió importancia militar, pero cobró fuerza como centro económico, hasta tal punto que la población desbordó sus murallas y se estableció en el llano, haciendo que las aldeas que la rodeaban crecieran. El arzobispado toledano reforzó sus murallas y construyó un castillo, ya desaparecido porque su función no era tanto la de defensa como la de servir de residencia.
El nombre de la localidad es de origen árabe y alude a su castillo y muralla ('hisn': castillo, fortificación).

Descripción
El sistema defensivo de Iznatoraf ha desaparecido en su mayor parte. El castillo fue abandonado a mediados del siglo XVII, y desde entonces se han construido muchas viviendas con sus sillares. La muralla debió ser de bastante grosor, con once fortines y nueve puertas. En la actualidad sólo quedan restos de dos grandes torreones y cinco arcos o puertas de acceso.
La Puerta del Arrabal es la puerta principal del antiguo castillo y da acceso al centro de la villa o antiguo patio de armas. Es un monumental arco de medio punto de estilo renacentista de cantería sobre impostas en su vertiente exterior, sillería irregular en su conjunto y, por encima del arco, escudo sobre cartela apergaminada de rollos del obispo Bernardo de Sandoval y Rojas. En su interior presenta bóveda de medio cañón con hornacina que acoge un relieve renacentista de la Inmaculada enmarcado por pequeñas pilastras y cornisa.
La Puerta de la Virgen del Postigo, más atrayente y sugestiva, está construida en sillería, mampostería y ladrillo, correspondiéndose con modelos musulmanes. Se compone de arco de medio punto rebajado, pasadizo de cabios y doble arco de medio punto al interior, y data de los siglos XIII-XIV.
Los arcos de las calles del Campo y Comandante Barcina son postigos abiertos en la muralla para comunicar el espacio extramuros con el centro de la villa. Construidos en mampostería y con arco de medio punto (siglos XIII-XIV).
El Arco del Pozo de la Nieve es de las mismas características que los de las calles del Campo y Comandante Barcina. Por él se entra en un pasaje zigzagueante, donde estuvo la nevera del municipio, en la que, a base de hielo y paja, se conservaban los alimentos perecederos hasta no hace relativamente mucho tiempo. El conocido como Pozo de la Nieve era administrado por el Ayuntamiento.
La Casa de Alí Menón forma un adarve en la calle del Castillo Su planta es rectangular, y se trata de uno de los dos torreones que aún subsisten de la antigua fortaleza medieval. Conserva en su interior un curioso canalón árabe y un aljibe.

Estado de conservación
Del recinto amurallado sólo se conservan varios lienzos en los paseos del Solano, de las Torres y de la Cava. En el siglo XIX desapareció por ruina la llamada Puerta de Beas.

(CastillosNet)

viernes, 10 de noviembre de 2017

Castillo de Sierro

El Castillo de Sierro remonta sus orígenes al periodo preislámico, estando situado en la cima de la alquería y teniendo papel de refugio y alcazaba urbana, dada su continuidad con la zona del barrio alto.
La alquería medieval de Sierro esta agrupada alrededor de su historia, fortaleza que aún domina todo el valle. El Castillo de Sierro se encuentra en lo alto del cerro, el lugar es totalmente estratégico para controlar el amplio valle de cultivo regado por las aguas del Boloynta.

(Así es Andalucía)

Castillo de Ayoó de los Vidriales

El origen de la fortaleza se remonta a la repoblación, ya que contribuiría a conservar militarmente la plaza, donde se asentaron gentes procedentes del norte.
No hay que olvidar que en el pueblo existió el floreciente monasterio de Ageo, de la orden del Císter, que sufrió una razia de Almanzor y la ocupación militar de los templarios.
Los templarios levantaron esta construcción defensiva que contribuiría a conservar militarmente la plaza, de la que actualmente solo queda una torre defensiva que en otros tiempos pudo formar parte de una construcción mayor.
La documentación que probablemente existió sobre la torre se perdió en el incendio que a finales del XIX arrasó la población.
Al parecer, cuando casi todos los habitantes estaban en una romería en el cercano Rosinos, la lumbre que habían prendido unos niños en unas pajas originó la desgracia.

(Enredando)

Castillo de San Juan de los Terreros


El monumento más característico de de San Juan de los Terreros es el castillo  construido en 1764 sobre un promontorio desde el que, en días claros, se domina buena parte de los litorales almeriense y murciano. 

(Así es Andalucía)

Castillo de Benzalema - Baza

Situación
El Castillo de Benzalema se encuentra en el término municipal de Baza, provincia de Granada, en la cola (al este) del embalse del Negratín, frente a la confluencia de los ríos Castril y Guardal.
El acceso es algo complicado y hay que recorrer un largo trecho a pie antes de encarar el cerro en el que, por cierto, a la izquierda según se sube hay un campo de silos, algunos de ellos bastante profundos, y existe riesgo de caer en ellos, por lo que debe evitarse esta zona.

Historia
Se trata de una fortaleza fronteriza cuyo emplazamiento permitía la vigilancia del paso hacia Baza de los ejércitos procedentes de Jaén a través del valle del río Guadiana Menor. Desde esta posición se pueden divisar (con prismáticos) la torre de la Cuna (en el extremo de la loma del cerro, en dirección a Baza y justo donde empieza el pinar) y la torre de Cuevas de Luna. Este conjunto de castillo y torres formaban un entramado que permitía, mediante señales de humo, comunicar noticias y avisar a las distintas poblaciones de la zona sobre posibles escaramuzas. La zona del castillo ha sido habitada durante la Edad del Bronce, el periodo romano y la época medieval.
Su pequeño tamaño hace pensar en la probable única función de vigía y albergue de una milicia escasa.
En el periodo entre 1433 y 1434 se sucedieron una serie de guerras entre los caudillos musulmanes del reino de Granada. En 1433 Benzalema cayó en manos de Muhammad, y en 1436 en manos de los partidarios de Yusuf, quienes la entregadaron a los castellanos. Pero como los castellanos habían permitido que los alcaides siguiesen siendo musulmanes, en 1445 estalló una nueva guerra entre éstos, y el nuevo caudillo Muhammad IX se centró sobre todo en las fortalezas de la frontera recuperando el Hisn de Benzalema.
En las crónicas de la conquista de Baza también se hace referencia al castillo de Benzalema. En ellas se cuenta que el rey mandó a Luis Mendez de Figueredo que estuviese cerca del castillo de Benzalema con la gente de su capitania. Esto fue antes de iniciar la toma de Zujar y para poder asegurarse los caminos por donde llevar pertrechos a las tropas que iban a participar en el asedio. Después no se vuelve a nombrar al castillo de Benzalema hasta que cae Cuxar (Zujar). Cuando se requiere al alcaide moro que entregue la fortaleza, éste se negó, a no ser que fuese el rey en persona. Parece ser que el mismo rey fue y se la entrego, dejando de alcaide a Juan de Ávalos. Como la entrega se hizo bajo pacto es de suponer que a la población mora que allí viviese se le permitió seguir allí (normalmente se hacía así).

Descripción
La fortaleza está construida aprovechando las ventajas defensivas del risco sobre la que asienta, siendo inaccesible de forma natural por todos sus lados excepto por el este. La superficie del recinto es de unos 200 metros cuadrados, y en el centro de la explanada rodeada por la muralla destaca una construcción de conglomerado y piedras.
Actualmente pueden verse restos de la muralla, una atalaya, una torre orientada hacia el este, una entrada escalonada y hasta vestigios de lo que pudo ser un foso. Destaca una torre en pie, aunque herida en varios puntos, a cuya izquierda debía encontrarse la entrada.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

jueves, 9 de noviembre de 2017

Castillo de Melgarejo - Jerez de la Frontera

Situación
El Castillo de Melgarejo se encuentra en la localidad de Torre Melgarejo, en el término municipal de Jerez de la Frontera, provincia de Cádiz, junto al circuito de Jerez.

Historia
Fue construido en la Baja Edad Media.

Descripción
Se han descubierto en él asentamientos de la Edad del Cobre y del Bronce Antiguo.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina consolidada.

Protección
Fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)