Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



domingo, 20 de junio de 2010

Castillo de San Vicente - Argüeso


El Castillo de San Vicente, en Argüeso, dentro del término municipal de Hermandad de Campoo de Suso (Cantabria, España), fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 1983. Se encuentra en lo alto de una loma, fácilmente visible desde la carretera de acceso desde Paracuelles.

Historia


En este cerrillo que queda en la parte occidental del pueblo de Argüeso hubo, con anterioridad al castillo, una iglesia bajo la advocación de San Vicente, así como una necrópolis medieval de los siglos IX y X, cuyos restos pueden verse en lo que es el patio del castillo actual.

Las dos torres se cree que se alzaron a finales del siglo XIII. Pertenecía a la Casa de la Vega, y en el siglo siguiente, por el matrimonio de doña Leonor de la Vega con Diego Hurtado de Mendoza, pasó al señorío de los Mendoza.

Ya en el siglo XV se añadió un cuerpo que unió las dos torres y una muralla. En 1475 se creó el marquesado de Argüeso.

En la segunda mitad del siglo XX se restauró, siendo propiedad del Gobierno de Cantabria. Se puede visitar gratuitamente, y es sede de exposiciones temporales.

Descripción

Se trata de una edificación de carácter militar en estilo gótico. Está formado por dos torres unidas por un cuerpo central y protegidas por una muralla delante del patio de armas. Todos ellos están rematados por almenas, procedentes de la restauración del siglo XX.

Las torres son de planta cuadrada, orientadas una hacia el norte y otra hacia el sur. Están construidas en mampostería, con sillería en los esquinales y los vanos. Éstos son pocos y pequeños, principalmente aspilleras. Se parecen mucho a otras torres medievales de Cantabria, como, por ejemplo, la Torre de Cadalso en Valderredible.

Torre de Ordás


Más abajo de Rioseco de Tapia, a la vera del Luna, se avista la torre de Ordás hoy restaurada en consolidaci6n de sus ruinas. Torre cilíndrica, como un centinela en el altozano mirándose en el espejo caudaloso del río regulado por el embalse.

Los grajos anidan en los huecos de la torre, casi todos los mechinales donde embutían las vigas tienen su nido y se espantan cuando el turista penetra en su base.

Arriba se recorta el cielo en un circulo azul, porque es muy alta y muy hermosa en su arquitectura militar.

Construida de mampostería y mortero, piedra sillería en la saeteras y sillerías de arco y columnillas en vanos de ventanas; bajante común para las letrinas de planta primera y cuarta y chimenea común a todas las plantas.

Por los mechinales se adivina que tenía cinco plantas.

La sangrienta tragedia que se sitúa en ella del asesinato de Don Ares de Omaña por su tío el adelantado Don Pedro Suárez de Quiñones no se concreta con visos de realidad.

El catedrático de medieval de la universidad legionense, don César Álvarez, demuestra documentalmente por métodos arqueológicos que la torre fue construida unos años después del fallecimiento del adelantado Quiñones.

Pero la imaginación popular gusta de la fantasía y dorar con la tragedia la vida medieval para dar motivaciones a los filanderos invernales.

Los vates leoneses traducen al romance estos sentimientos populares y colocan al mozo Don Ares de Omaña como víctima propiciatoria de la ambición del personaje maligno, encarnado en su tío el adelantado Quiñones. La leyenda hay que reflejarla, porque forma parte del patrimonio cultural del pueblo.

Castillo de Alija del Infantado


La villa de Alija del Infantado queda situada en la carretera que sale de la general de Benavente a La Bañeza. Se pasa el hermoso puente de La Vizana de cinco arcos sobre el Orbigo, digno puente para paleta de pintor y con un kilómetro más de camino nos hallamos ya en Alija.

Fue villa de señorío de los Ponce en el siglo XIII. El castillo se encuentra situado al final de la villa, adentrándose en el pueblo y se coloca entre un arroyuelo y un pago lleno de juncias. Es un bastión de tapial de imponente grandeza.

Los duques del Infantado lo reconstruyeron en lo que muestra en la actualidad. Ruinas de vastísimo cuadrilátero con cubos en los ángulos, flanqueado por una puerta con arco redondo. La puerta tiene un herraje muy hermoso. La obra es del siglo XV.

Conserva un andén de matacanes y alguna torrecilla cuadrada en los lienzos con alguna mampostería.

Dentro del recinto y separado por amplia plaza, quedan las ruinosas construcciones del palacio en compartimentos con almenados muros, galería arruinada, columnas de piedra, los restos de torres almenadas y tenía una portada de tres arcos agudos de ladrillo, del siglo XIII. Todo ello sufrió un incendio por los ingleses en 1808 y otro devastador y casual en 1887, quedando totalmente inservible.

Por el pueblo se han repartido piedras labradas del castillo y merece especial visita la iglesia de San Esteban, del XVI con artesonado morisco y la de San Verismo con portada toscana del XVI y la capilla de mampostería del siglo XIII.

En el cercano pueblo de Genestacio hay un magnífico retablo chinesco con tablas góticas al óleo, de época de los Reyes Católicos, que merece su visita porque es un conjunto de belleza.

jueves, 10 de junio de 2010

Castillo de Siurana


Situación
El castillo de Siurana se encuentra en la localidad del mismo nombre, en el término municipal de Cornudella de Montsant, provincia de Tarragona.

Historia
Este castillo, documentado en 1153, se encuentra actualmente en estado ruinoso, como consecuencia de la ocupación de 1651 y del ataque, dos siglos más tarde, de los franceses, que volvieron a incendiarlo. Por su prisión pasaron grandes personajes, entre ellos el que sería rey, Carlos II de Anjou y del Maine.

Descripción
Quedan restos de muros y de una cámara.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de Buen Amor (Villanueva de Cañedo)


Situación

El castillo de Buen Amor se encuentra a las afueras de la localidad de Villanueva de Cañedo, en el término municipal de Topas, al norte de la provincia de Salamanca, lindando con la de Zamora y no lejos de la carretera que une ambas capitales.

Historia

El castillo de Buen Amor fue construido en el siglo XV sobre un castillo anterior del siglo XI. No se sabe mucho de su historia, aunque los escudos heráldicos que se prodigan por todo el recinto, con las cinco estrellas y uno cobijado por capelo arzobispal declaran como fundador al patriarca y antes arzobispo de Compostela don Alonso de Fonseca, muy conocido por sus fundaciones en Salamanca. Se sabe que don Antonio de Fonseca y Ulloa fue el primer conde de Villanueva de Cañedo, por merced de Felipe II. Fue también propiedad del Duque de Sexto.

Descripción

El castillo-palacio, de estilo gótico, por su situación en terreno levemente ondulado y cubierto de monte, mas parece que fuera dedicado a estación de montería y palacio de residencia, que a castillo típicamente militar.

El castillo-palacio estaba aislado por un profundo foso exterior atravesándose el mismo por medio de un puente levadizo, el cual tocaba en el antemuro o barbacana que rodeaba el edificio.

En la plataforma del primer recinto se abre el palacio formando un cuadrilátero, con torres a los ángulos. Ellas son término medio entre redondo y cuadrado, en razón de sus esquinas curvas y la de hacia norte se desgarra montando sobre la barbacana, puesta al través, gigantesca de tamaño, como homenaje de fortaleza, amparando bajo su masa la entrada del palacio que se hace por puerta de arco gótico de enormes dovelas. Cerraban esta puerta, primero una reja de balaustres forjados con extraña invención y luego dos hojas enchapadas en hierro con puntiagudos clavos, postigo y mirilla. Traspasada ésta, se abre el patio con dos pisos de galerías en tres de sus lados, formando el cuarto un muro en cuya parte alta se abre un notable balcón con escudo y una galería más arriba igual a las de los otros lados. Los interesantes artesonados de los techos de las habitaciones y de las galerías fueron destruidos por un incendio.

La puerta es adintelada con escudo encima y corpulentas almenas con labor de escamas. En medio de sus lienzos volaban garitas en saledizo y tres de los ángulos se protegían con recios cubos conteniendo aposentos abovedados en dos pisos, de los que el inferior tenía entrada por un camino de ronda subterráneo.

Del primitivo castillo del siglo XI se conserva el sótano que tiene bóveda de medio punto y que actualmente alberga el restaurante.

Estado de conservación

Hasta el momento en que la familia actualmente propietaria del mismo lo restauró, su estado era lamentable pues se encontraba medio abandonado con sus torres y baluartes hechos cantera de desaprensivos, medio caídos y llamados a una total destrucción. Actualmente está reconstruido en su totalidad, tanto interior como exteriormente e incluso se ha levantado de nuevo la que fue torre del Homenaje.

Propiedad y uso

Es de propiedad particular y alberga un hotel restaurante con 45 habitaciones.

Visitas

Puede visitarse de lunes a domingo de 12:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas. El lunes de 12:00 a 14:00 la visita es gratuita al patio gótico y los exteriores. El resto de los días hay que pagar una entrada de 5€ que incluye visita al patio gótico, los salones del siglo XV y una consumición en la cafetería. Los fines de semana y festivos es preferible confirmar si se puede visitar llamando a los teléfonos 923 355 002 ó 618 95 21 90.

Protección

Declarado Monumento Nacional por el Decreto del 3 de junio de 1931. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de San Felipe - Níjar


El castillo de San Felipe se alza sobre un monte en la llamada punta del Esparto, Sobre estas dunas fósiles está construído este Castillo, levantado en el siglo XVIII (1771). por Carlos III para defensa del litoral frente a las agresiones berberiscas, constituye una de las 9 fortalezas, desde el pueblo de Garrucha hasta Manilva (Málaga), que este Monarca mandó construir como batería defensiva para cuatro cañones. Corría el año 1765, cuando se aprobó el Reglamento de Defensa de la Costa del Reino de Granada, por lo que se empezó a organizar toda una red de sistema defensivo, al que pertenece este castillo. También en el término de Níjar y perteneciente a este mismo sistema de defensa se edificaron el de San Francisco y el de San José hoy desaparecidos y los de San Felipe y San Ramón (en el playazo Rodalquilar). Una serie de torres de vigía complementa las labores de aviso y de defensa de la costa.

Se encuentra en buen estado de conservación. Ha sido restaurado recientemente.