domingo, 23 de enero de 2011

Castillo de Planes

No podemos hablar del castillo de Planes sin mencionar la Torre de Almudaina; pues castillo y torre forman una perfecta unidad histórica y arquitectónica.


El castillo, que protege el apretado caserío de Planes, posee una planta poligonal, ligeramente alargada y defendida por un antemural. Está formado por grandes paños de tapial enlazados por ocho cubos en saliente de planta rectangular. El antemural, de la misma fábrica de tapial que el resto de la fortificación, rodea todo el conjunto excepto su flanco de poniente, dispuesto sobre un pronunciado barranco. El ingreso al castillo se realiza por medio de un trayecto en rampa terminado por dos cubos unidos por un lienzo de muro en donde se emplaza una puerta de arco de medio punto en sillería, muy deteriorada. Traspasado este primer ingreso se llega a la torre de poniente con un arco de ingreso también de medio punto en sillería. El interior del castillo en la actualidad es una llanura abancalada en donde sólo se distingue un aljibe de planta rectangular. La similitud con otras construcciones de época islámica permiten datarlo en la segunda mitad del siglo XII. Los recientes trabajos de restauración que se estan realizando en el mismo, permitirán, en un futuro próximo, disfrutar de su visita, hasta ahora vetada por haber sido de propiedad particular.


En época almohade se debió construir la torre de Almudaina, de planta cuadrada y realizada en tapial, de tres pisos y posiblemente rematada con almenas. Sabemos que fue regalada a D. Jaime por un. musulmán denominado Almudino. El 10 de junio de 1278, Dña. Teresa, D. Jaime de Xérica y su esposa, otorgaron a Arnaldo de Sernolia, Ramón de Pujasons y ciento treinta pobladores la "Carta Puebla de Planes y Almudaina".


(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

Palacio de los Condes de Benavente

El Palacio de los Condes de Benavente en Valladolid (España) está situada en la plaza de la Trinidad, junto a la iglesia de San Nicolás y fue uno de los palacios más importantes de la ciudad. Escenario de Corte, sirvió de residencia a la familia real, y lugar de nacimiento de la Infanta doña Ana Mauricia, futura reina de Francia, y de la Infanta doña María, hija de Felipe III y Margarita de Austria.


Su construcción comienza en 1515, sufrió graves incendios en 1667 y 1716, y numerosas transformaciones y cambios de uso.


En la actualidad, el edificio se destina a biblioteca pública, tras un proceso de reconstrucción y rehabilitación operado en el edificio en ruina, al objeto de recuperar y potenciar su tipología original.


Descripción


La planta baja se estructura en torno a dos patios; se respeta totalmente el patio renacentista y se construye un patio en forma circular y cubierta semiesférica. En la crujía central, como resulta habitual en estos conjuntos palaciales, se sitúa la escalera principal de comunicación, adaptándose todo el interior al nuevo uso y funciones, con materiales actuales, hormigón prefabricado, cubiertas de cristal, elementos metálicos, etc.


La fachada principal conserva la primitiva portada de acceso, en piedra, con arco de medio punto, flanqueada por los escudos de los Pimentel Condes-Duques de Benavente y enmarcada en alfiz.

Castillo de la Torregrossa - Jijona

Se levanta sobre la cima de un crestón calizo cortado al W en un tajo de más de 100 m. La vertiente E de la montaña presenta una pendiente mucho más suave lo que ha permitido el asentamiento de la villa en este lugar.

Lo que en la actualidad podemos ver es un doble recinto amurallado de unos 130 m en su anchura máxima. La muralla se encuentra limitada en su flanco NE por la "Torre Grossa". En el resto de los flancos son visibles tres torres, de las que las dos últimas se denominan "Santa Catalina" y "Atalaya". En ésta se localizaría el ingreso.

El antemural corre en el mismo sentido que la muralla y se articula en tres torres. La última, de la que sólo se conserva su cimentación, coincide con el flanco SW de la. "Atalaya", por lo que se le denomina "barbacana". La "Torre Grossa" es de tapial de 0'80 m por l'20 m de espesor, con una altura que bordea los 16 m.; hoy en dia está vaciada al interior y por las actuales reformas no podemos aseverar de qué tipo es su basamento. La torre de "Santa Catalina" conserva solamente su arranque alamborado, con factura de sillarejo de vértices redondeados y de marcada degolladura, mientras que la torre "Atalaya" muestra obra de tapial.

Los lienzos de la muralla son de mampostería en aparejo "opus incertum", de igual forma que el antemural.

La primera noticia que poseemos de este castillo en la Edad Media se la debemos al Tratado de Almizra (1244). Según este documento, el lugar y castillo de Jijona se encontraba en la frontera entre las Coronas de Aragón y de Castilla; por esta razón, para la primera era muy importante su dominio, por lo que en 1258 Jaime I lo conquista, asegurando así el paso desde el N hacia las tierras meridionales de Alicante.

Su factura de tapial y su semejanza con las torres de Biar o Villena nos permiten datarla en época almohade, así como el primer asentamiento musulmán en la peña.
Transcurridos diez años desde la conquista definitiva del castillo, en 1268 se redacta un documento en el que se menciona la "Turrim novam maioren" de este castillo de Jijona. El texto hace referencia a la Torre de la "Atalaya", que defendía el ingreso al recinto principal.

(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

martes, 4 de enero de 2011

Castillo de Ontígola

Situación
El castillo de Oreja se encuentra en el antiguo poblado de Oreja, llamado Aurelia en tiempos del imperio romano, en la localidad de Ontígola, al este de la provincia de Toledo.


Historia
Poblado el paraje con la ciudad romana de Aurelia (antecedente del nombre de Oreja), los musulmanes ya tenían aquí un castillo en tiempo de Alfonso VI, quien lo adquirió como parte de la dote de su esposa Zaida.


Perdido tras la derrota de Uclés, en el año 1108, fue una amenaza constante para el reino de Toledo al controlar el vado y permitir su paso a expediciones que avanzaban por la orilla derecha hacia la ciudad, anulando la cabeza de puente de San Servando. En 1113 Mazdalí tomó el castillo y lo convirtió en un punto de ataque contra las tropas castellanas, que recibieron una gran derrota en sus proximidades en el año 1132.


Asediado durante seis meses por Alfonso VII, con tropas toledanas, extremeñas, gallegas y leonesas, se rindió por hambre y sed en 1139 y se repobló la villa con cristianos, a quienes se otorgó un fuero de gran interés histórico.


Se restauró entonces el viejo castillo, acometiendo grandes reformas y fue cedido por Alfonso VIII a la Orden de Santiago, que lo utilizaron frente a los almohades. En el siglo XV pasó a manos de Gutierre de Cárdenas y posteriormente a los Condes de Colmenar y a los Duques de Frías.


Una vez perdida su utilidad belicosa, y debido a la incomodidad del paraje para ser habitado, casi todos sus vecinos se han ido a Ontígola o a Aranjuez, quedando un modesto barrio anejo al castillo, visible desde lejos.


Descripción
El castillo de Oreja está formado por una fuerte y alta torre rectángular cercada por una muralla que sigue la línea irregular del risco donde se asienta. Dicho risco se encuentra aislado en parte del borde de la meseta que limita el Tajo por el norte, cuyo vado natural que aquí existía era vigilado por el castillo.


Tiene algunas saeteras circulares, indicios de matacanes de madera y grandes y toscos merlones que rematan las torres. Las esquinas son de sillería y están redondeadas a media altura. Sólo posee una puerta. En el interior pueden apreciarse los restos de la iglesia, dos bóvedas y un aljibe.


Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina avanzada.


Propiedad y uso
Es propiedad del Ayuntamiento de Ontígola.


Visitas
Es de acceso libre.


Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Torre de Mendoza

La torre de Mendoza fue mandada construir por Íñigo López de Mendoza en el siglo XIII tras la batalla de las Navas de Tolosa contra los almohades en la que jugó un destacado papel.


Lo primero que llama la atención es su imponente altura (21 metros) y su ancha base rectangular. Su fábrica es de mampostería concertada. Está formada por varios pisos superpuestos de salones, oratorio y caballeriza para los animales y soldados.


Rodeando la gran torre hay un recinto amurallado de forma cuadrada de 25 metros de longitud y 5 de altura, con torreones cilíndricos en sus esquinas y puerta ojival de entrada.


(Datos y foto de Arteguías)

Castillo de las Aguzaderas - El Coronil

El Castillo de las Aguzaderas es una fortaleza ubicada en el término municipal de El Coronil, a unos 3 km del casco urbano, construido por los árabes aprovechando cimentaciones anteriores. Su fundación data del siglo XV, habiendo sido modificado en los siglos XV y XVI.


La peculiaridad de esta edificación versa en que se encuentra en una vaguada y no en una zona elevada como la mayoría de fortificaciones de este tipo, ya que su misión era la de defender el manantial de agua de la fuente de las Aguzaderas, y no la de controlar un territorio. Esta fortaleza era el centro de abastecimiento de una serie de torres circundantes a ella, situadas en plena Banda Morisca en tiempos de la Reconquista conformando en conjunto un peculiar sistema defensivo.


Las torres son las de Cote, el Bollo, Lopera, del Águila, Alocaz y Llado.


En su entorno se hallan importantes asentamientos romanos y medievales. Propiedad del Excmo. Ayuntamiento de El Coronil. Visitable íntegramente, entrada libre.


Declarado Monumento Nacional mediante Real Orden del 12 e febrero de 1923 gracias a los trabajos llevados a cabo por D. Feliciano Candau y el Duque de Medinaceli.

Castillo de San Salvador de Verdera

Municipio:


Port de la Selva es un municipio de la comarca Alt Empordà, perteneciente a la provincia de Gerona.
Se halla situado en la costa norte del Cabo de Creus.
Tiene una población que ronda los 900 habitantes.


Historia:


El castillo de San Salvador es tan antiguo como el monasterio de San Pedro de Roda. Se halla en el monte de Verdera y las primeras documentaciones se refieren a "castrum quo dicunt Verdaria", en 904.


En 974 el conde Gausfred de Rosellón otorga el castillo de Verdera al cercano Monasterio de San Pedro de Rodas. Por supuesto que estamos refiriéndonos a un terreno administrativamente ligado al condado de Perelada, pues en 977
parece " castri Vverdaria.... in montem qui dicitur Rodas, seu in comitatu Petralatense , in suburbio Castro Tholone".


La posesión del castillo trajo en jaque al Papado y al conde de Ampurias.


En 1238 el conde Ponç Hug IV de Ampurias ordena la creación de una fortaleza al antiguo castillo de Verdera.


El castillo de Verdaria aparece como una posesión esclusiva del monasterio, sobre el siglo XIII.




Descripción:


El castillo ha conservado su perímetros de ruinas y logran mantener los muros en la mitad de altura tal y como eran.


Las dependencia sinternas se han hundido y es muy dificil estructuras su distribución.

Quedan pocas salas con bóveda de cañón que confirman de todos modos la fecha de su realización, el siglo XIII. Quedan restos de una capilla roámica , del siglo XI. con dobles ventanas. El edificio en su conjunto presenta planta de rectángulo irregular, alargado y se adpata a la línea de la montañas.


Solamente tuvo un recinto. estaba coronado con merlones cuadrados.
Los muros son de piedra irregular bastante tosca.


A lo largo del muro se destacan torres cuadradas y semicirculares alternadas, muy robustas .


En el extremo occidental, la muralla forma un entrante en ángulo recto, y en una de sus caras aparece un doble portal con dovelas en arco de 1/2 punto.


En unas rocas más altas defiende la puerta una torre cilíbndrica, y cerca de ella, pero fuera del recinto y aislada, se levanta una alta torre cuadrada como avanzada de la fortaleza.


Existe también una cisterna amplia.

Castillo de Santa Pola



En el centro y como núcleo germinador de la actual ciudad de Santa Pola se levanta este castillo-fortaleza, uno de los pocos ejemplos conservados de las contrucciones pre-abaluartadas existentes en Alicante y en todo el País Valenciano.
Su traza es un cuadrado de 46 m de lado, con dos baluartes en los extremos de su diagonal NO-SE, denominados "baluarte del Duque" y "Baluarte del Rey" en este orden y del que sólo se conserva integra-mente este último. Los muros-cortina estan inclinados hasta dos tercios de su altura, línea ésta definida por una moldura que rodea al exterior toda la fortificación. Se remata el conjunto con cañoneras. En origen sólo poseía un ingreso, y hoy en día, existen dos en su eje N-S.


Toda la obra está realizada en mampostería bien trabada y sus muros, a diferencia de las obras abaluartadas de la época, no son compactos o terraplenados, sino huecos y dispuestos en dos plantas, con naves de bóveda de medio cañón destinadas a albergar las distintas dependencias de la fortaleza. Como defensas, aparte de la planta de punta de flecha de los baluartes, sólo hallamos unas cañoneras muy especiales, dispuestas a media altura y emplazadas en los ángulos muertos de la defensa, es decir, en las juntas de los baluartes con los muros.


Según rezaba una lápida existente en la puerta del recinto, la obra se construyó en el año 1557 por encargo de D. Bernardino de Cárdenas, Duque de Maqueda, Señor de Elche, para la defensa y protección de navegantes. A la antigüedad que denota la lápida mencionada hay que añadir la presencia de elementos claramente bajo-medievales como las cañoneras de media altura, también presentes en el Palacio de Cocentaina o en el Palacio Fortaleza de Onil, obras del siglo XV. Igualmente, a estos rasgos de indefinición constructiva, propios de un período de transición, hay que añadir la existencia de las naves huecas en sus muros.


Obviamente, nos hallamos ante una obra encuadrable dentro del grupo de las construcciones pre-abaluartadas, como sus hermanas del castillo de Santa Bárbara de Alicante, o de las murallas de Villajoyosa, etc. Pruebas todas ellas de la penetración en nuestras tierras de los criterios renacentistas que, como opina M. Beviá, también son rastreables en las construcciones militares y civiles y no sólo en las religiosas, levantadas en el ecuador del siglo XVI. En el año 1784 el castillo-fortaleza pasó a la corona y en conmemoración de este acto se colocó encima de la puerta principal el escudo que porta las armas reales de la casa Borbónica. Pocos años después, en el 1806, el recinto se encuentra en un estado lamentable, hasta que en el año 1855 se dió la orden de abandono y demolición del edificio por haber quedado inútil e inservible para la política militar de defensa de la costa. Aprovechando esta situación, la corporación de Santa Pola solicitó su cesión, alegando el interés en destinarlo a Iglesia Parroquial y a acoger la Aduana. El 13 de Septiembre de 1859 se cedió el castillo a la población y en la actualidad, una vez trasladadas las oficinas municipales, es un centro cultural de primer orden en cuyas dependencias se encuentra el Museo del Mar, con sus salas destinadas a arqueología, etnografía y acuarium.


(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)