Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



domingo, 30 de octubre de 2011

Castillo de Berlanga de Duero

Situado sobre un cortado del río Escalote y con origen en la Edad de Hierro, se comienza a tener noticias de este enclave en el S. X, en el que los árabes destruyen y fortifican de nuevo esta plaza. Adquiere gran importancia durante los siglos X y XI por formar parte de la línea defensiva del Duero junto con Gormaz, San Esteban de Gormaz y Osma. Así pasa sucesivamente a manos cristianas y musulmanas, hasta que se retrasa la línea fronteriza a Toledo en 1085, año en que Alfonso VI toma esta ciudad, aunque se sigue manteniendo el control sobre el enclave musulmán de Medinaceli.


Siendo varias veces disputada por los señores cristianos, es en el S. XIV cuando pasa a manos de la familia Tovar, que levanta el castillo del S. XV sobre el original, del que no quedan restos. Posteriormente, entroncados los Tovar con la familia Velasco y con el rango de marquesado otorgado por Carlos I, se reconstruye el castillo en el S. XVI, conservando sólo algunos lienzos, un aljibe y la torre del homenaje de la anterior construcción del S.XV. La torre del homenaje es de planta rectangular, con garitones en cada esquina y en el centro de cada lado, y tiene los escudos de los Tovar y Velasco. Se conserva una poterna que da directamente al tajo del río Escalote, en la cara norte del castillo.


El nuevo castillo de inspiración artillera, construido e inacabado por Benedetto de Rávenna según varios autores, y que rodea a la antigua fortificación, forma un rectángulo de gruesos y bajos lienzos con tambores en cada esquina, estando el de noroeste separado del cuerpo del castillo por un pasillo, sin llegar a tener funciones de torre albarrana, sino más bien para mejorar los ángulos de tiro de la artillería. Todo el cerro está rodeado por una muralla de tambores y lienzos.


La construcción de un palacio en la explanada sur del castillo hace que se abandone, dedicándose a su nueva utilidad defensiva y como cárcel, hasta que un incendio lo arruina. El palacio junto con sus jardines desaparecerá, salvo su fachada sur, incendiado por los franceses en su retirada durante la guerra de independencia.


(Foto y datos de la Web de "Castillos de Soria")

Castillo El Mayor - Xátiva

Situación - El castillo El Mayor se alza sobre las lomas que dominan la localidad de Xàtiva, en la comarca La Costera de la provincia de Valencia.


Historia - Xàtiva es una de las ciudades de mayor riqueza histórica de toda la Comunidad Valenciana, ya que ha sido habitada ininterrumpidamente desde el Paleolítico. Fue asentamiento íbero, recibiendo el nombre de Saitabi y acuñando moneda. Posteriormente pasó a estar bajo dominación romana, denominándose Saetabis Augusta. Durante el período visigodo fue sede episcopal.


Durante la ocupación musulmana era conocida como Medina Xateba y fue cabeza de una kora (distrito) que se extendía desde el río Xúquer hasta el puerto de Biar. Esta importante plaza fuerte, con su castillo y su muralla (que debía coincidir con el recinto superior actual) resistió, bajo el mando de su gobernador Ibn Mahqur, el asedio de las tropas de Al-Qádir, que se había retirado de Toledo ante el empuje de las tropas de Alfonso VI. A principios del siglo XI las tropas almorávides derrotadas por El Cid en la batalla de Quart se refugiaron en Xàtiva.


Tras varios intentos, Jaime I conquistó la ciudad en el año 1244, y Jaime II le otorgó carta puebla en el año 1251. En el año 1347 Pedro IV el Ceremonioso le concedió el título de ciudad.


Xàtiva fue protagonista durante la Guerra de las Germanías de 1519, al ser el centro de operaciones del jefe de los agermanados conocido como El Encubierto o l'Encobert, hasta que se rindió al virrey de València en diciembre de 1522.


Durante la Guerra de Sucesión, y proclamada partidaria de la causa del Archiduque, la ciudad sufrió reiterados ataques de las fuerzas de Felipe V, resistiendo tenazmente hasta que tras la batalla de Almansa en el año 1707 las fuerzas borbónicas al mando de D'Asfeld tomaron Xàtiva el 6 de junio tras un feroz asedio. En castigo por su fuerte oposición, la ciudad fue desalojada, incendiada y sus habitantes desterrados y dispersados, recibiendo el nombre impuesto de San Felipe, que mantendría hasta la muerte de Fernando VII. De todo ello no se repondría hasta finales del siglo XVIII.


Durante la Guerra de la Independencia fue conquistada después de cruentos combates por las fuerzas francesas del mariscal Suchet. Fue capital de provincia durante el trienio liberal (1820-1823). En el año 1836 volvió a sufrir los efectos de las Guerras Carlistas. De esa época datan importantes obras de restauración y remodelación de las murallas y del recinto superior del castillo.


La estructura básica de la fortaleza de Xàtiva se divide en dos partes claramente diferenciadas, el castillo Mayor y el castillo Menor, conectados por una muralla que formaba parte de la muralla urbana de la ciudad.


El castillo El Mayor es de origen romano. Posteriormente fue ocupado y reformado por los musulmanes en el siglo XI. Este castillo sufrió todos los avatares bélicos de la ciudad, siendo reformado en los siglos XIV y XV.


Estado de conservación - Se encuentra en ruinas. Ha sido parcialmente restaurado.


Propiedad y uso - Es propiedad del Ayuntamiento de Xàtiva, y se destina a uso turístico y actos civiles.


Protección - Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.


(datos de Castillosnet)

Torre de Pinet

Los restos de la Torre de Pinet se hallan en la playa del mismo nombre, frente a a las Salinas de Pinet, próxima a la pedanía de La Marina, perteneciente al término municipal de Elche, junto a cuyo límite territorial se ubica.


Se encuentra en estado ruinoso y sólo se aprecia su base de mampostería muy deteriorada. Era de planta cuadrada, y debía tener un aspecto troncopiramidal.


Pertenecía a la red de torres vigía de la costa alicantina, como otras del mismo municipio

Castillo de la Concepción - Cartagena

También llamado Castillo de Asdrúbal. Se alza sobre el monte de la Concepción, en el centro de la localidad de Cartagena.


Los orígenes de este castillo medieval se remontan a los de la propia ciudad. Fue mandado construir lor Alfonso X el Sabio en el siglo XIII, pero la tradición cuenta que sobre el cerro en el que se halla enclavado se encontraba la fortaleza de Asdrubal. Su objetivo era la vigilancia y defensa de la ciudad y la bahía. En su parte inferior hay unos aljibes visitables.


Está muy restaurado, ha sido acondicionado como Centro de Interpretación de la ciudad, y es conocido como Castillo de los patos tras su acondicionamiento como Parque Torres.

Castillo de Corullón

Como centinela sobre una hoya berciana inigualable en belleza paisajística se levanta airosa la torre de este castillo, cubierta de hiedra.


Queda muy cerca de Villafranca, Corullón, el pueblo de las cerezas, pasando San Fiz de Visonia, la fundación monacal de San Fructuoso, de la que hoy sólo quedan los restos románicos de una bella iglesia rural y nada de la antigua fundación visigótica. Muy cerca la iglesia de San Miguel, con un románico bellísimo; la de San Esteban de otro románico distinto y la de Santiago, cerca del Castillo.


El castillo era del siglo XV, de silueta muy hermosa, tanto que su torre fue copiada para reproducirla en Toscana. Hoy queda poco mas que el torreon y los restos que alrededor formaban el recinto cuadrangular de la villa. Poco valor arqueologico se encuentra ya en el.


Perteneció a los marqueses de Villafranca y antes fue de los Álvarez Osorio y los Valcarce.


Hay que ver por donde se descolgaría aquella moza, hija del marqués Don Pedro que fue virrey de Nápoles. Hubo de ceder el padre ante las pretensiones de la hija y construirle el convento de la Anunciada en Villafranca, de estilo renacentista, para que ella se sintiera monja abadesa.


La Anunciada guarda hoy los restos de San Lorenzo de Brindis y un tabernáculo de dos cuerpos en bronce dorado con jaspes, lapislázuli, columnas de mármol negro y blanco veteado. Se trajo de Italia, robado en Roma, cuando el saqueó de la ciudad y pertenecía a la basílica de San Pedro, cogido por este fundador de la Anunciada, aunque el gran basamento hubo que tirarlo al mar por su gran peso, con ocasión de una borrasca. Don Pedro de Toledo, marqués de Villafranca, dueño también del castillo de Corullón, acaudillaba como capitán general las tropas españolas en Nápoles.


(foto y texto de "Castillos de León)