Selección por provincias

jueves, 15 de marzo de 2012

Castillo de Ocio - Zambrana

Se trata de un castillo situado en lo alto de un pico desde el que domina visualmente la población de Ocio y el valle del río Inglares.
Es un castillo roquero inexpugnable en casi todas sus partes. Está compuesto de una  torre de homenaje, con un edificio adosado a él de planta rectangular y un cerco amurallado  concentrico de adecuada potencia, pues los muros alcanzaban 1'5 m. de anchura. Parte de los muros de la muralla estaban flanqueados por torreones en sus extremos. La torre fue construida de manera exenta ya en el siglo XI.
Sufrió constantes reformas y ampliaciones hasta el siglo XV en que es abandonado. Se encuentra en estado ruinoso consolidado.

Castillo de Mombeltrán

El Castillo de Mombeltrán está situado en la carretera que une Ávila con Arenas de San Pedro.


Es uno de los castillos más pintorescos de Ávila y toda España, por la regularidad de sus formas y sobre todo por su ubicación en un paraje de gran hermosura.


La estampa del Castillo de Mombeltrán se yergue sobre un cerro visible desde grandes distancias y se recorta sobre el cielo o sobre las cumbres de la Sierra de Gredos que no quedan demasiado lejos.


Tiene planta cuadrada con cubos de planta circular en las esquinas, siendo una de ellas algo más grande y sirve de Torre de homenaje.


Los muros están rematados en matacanes almenados.


(datos y foto de Arteguías)

Castillo de San Felices de los Gallegos - Vilvestre

Muy próximo a Vilvestre, se encuentra esta Torre del homenaje» del castillo de San Felices de los Gallegos, localidad injustamente poco visitada.


En su interior antaño propiedad del rey Don Dinis de Portugal y posteriormente del primer Duque de Alba, en la actualidad convertida en Aula Histórica de las Fortificaciones de la Frontera, donde te darán interesante información de la ruta transfronteriza que recorre territorios españoles y portugueses.


Obligado a la finalización de la visita subir a lo alto de esta atalaya para disfrute de la visión de estos parajes que sufrieron los trágicos avatares de la Guerra de la Independencia y que hoy, en su permanente quietud, muestran toda su belleza.


(Texto y foto de Nirudia)

Torre Racef - Almussafes

Se halla enmedio de la población de Almussafes en la Plaza Mayor, frente a la iglesia parroquial.


Se denomina Torre Racef y está cercana a Valencia. Se trata de la torre musulmana valenciana más esbelta pues mide unos 25 metros. Data del siglo IX. Es una torre exenta. Practicamente es de base cuadrada midiendo sus lados 10 m. Posee 5 plantas, una planta baja y una terraza.


Formaba parte de una alquería a la que defendía y protegía en caso de peligro.


Constituía una de las piezas del cinturón de torres que protegían la ciudad de Valencia. En su base presenta un fuerte talud. Es de fábrica de tapial. Es de estructura troncocónica y finaliza en almenado.

Torre de la Calahorra - Alicante

A la cabecera de la Basiica de Santa María y en frente del antiguo convento de las Clarisas, se levanta la majestuosa torre de la Calahorra: de planta rectangular y vuelo en fábrica de tapial con un remate actual de almenas piramidales, de claro estilo "neo-árabe" de principios de siglo, que se combinan con las ventanas de su fachada de poniente.


Esta torre se encontraba defendiendo la entrada más importante de la ciudad, aquella que la comunicaba con Alicante y de ella recibía el nombre de puerta "Lucentina".


Su estado original, antes del terremoto que sacudió la zona en el año 1829, lo conocemos gracias a la descripción del cronista Torres: "...elevábase (la torre) 20 metros con sus torreones, en la plaqtaforma sus troneras y miramares. Su puerta-rastrillo se hallaba sita en plaza de Santa Isabel, con su puente levadizo de hierro. Al pié de la torre estaba la puerta llamada Lucentina...".


Estos datos, las características de su fábrica y los de la conquista, nos confirman que esta torre tiene su origen en época árabe, y en concreto a fines del siglo XII y principios del del XIII. Con paralelos en otras torres exentas de esta época existentes a lo largo de la cuenca del Vinalopó y, en general, en gran parte de Valencia y de Murcia.


La torre, seguramente, fue remodelada en el siglo XVI o posteriormente, dotándola en su remate de "troneras y mirramares" mejor llamados "matacanes"; de estas reformas no ha quedado nada debodo a los efectos del terremoto que derribó sus últimos dos pisos. Así también, poseía puerta de rastrillo y puente levadizo, lo que nos confirma que esta torre de la Calahorra, como su propio nombre indica, era un edificio singular, exento y dotado de autonomía defensiva propia, lo que le confería ese carácter de verdadera fortaleza destinada a proteger la importante puerta "Liucentina" de la ciudad; y así lo recoge la crónica de la conquista de Jaime I, el cual, en el año 1264, exigió, a ccambio de respetar las leyes y tradiciones de la comunidad musulmana de Elche, la cesión de esta torre que facilitaba el control de toda la ciudad.


(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)