martes, 29 de octubre de 2013

Castillo de Villapadierna

Perdido su cometido histórico, el castillo de Villapadierna ha pasado a cumplir funciones - puramente naturalistas y nada indignas - de soporte de un cuantioso número de nidos de cigüeña que se alinean sobre el remate de sus muros.

Reseña histórica
Fue construido por orden del Almirante de Castilla Fadrique Enríquez, que había recibido la villa de Juan II en 1431.


Características arquitectónicas
De cuanto se planificó y ejecutó han sobrevivido únicamente restos de un doble recinto que proyecta planta cuadrada concéntrica. La barrera externa aparece semiderruida y muy desgastada en los tramos conservados.
Mejor estado de preservación presenta la adusta torre central, en cuya parte superior se abren ventanas de amplia flecha. El acceso al núcleo interior se verificaba a través de la segunda planta del torreón. Todo el conjunto se construyó con mampuesto menudo, sirviéndose de sillería para recortar los ángulos y de sillarejo para enmarcar los vanos de los ventanales.


Estado de conservación
Ha llegado hasta nuestros días en estado semirruinoso. La vegetación engulle su recinto interno. Carece de uso.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Castillo de Cea


El castillo de Cea está librando su última batalla, en este caso contra los inexorables efectos del abandono y del transcurso del tiempo. Vivimos días de vísperas de su presumible total arruinamiento. Disfrutemos, hasta que se consume su desaparición, de los últimos vestigios de una fortificación cargada de resonancias históricas en la lucha fratricida en que se trabaron leoneses y castellanos con motivo de la fragmentación del reino acaecida en 1157 tras el fallecimiento del monarca Alfonso VII.

Reseña histórica
La fortaleza de Cea cumplió papel defensivo de la línea fronteriza del río del que toma nombre. La división del reino de Castilla y León motivó, durante los setenta años que transcurrieron hasta su definitiva reunificación, constantes fricciones. Su construcción debe ser, sin embargo, anterior a esta peripecia histórica. Se ha señalado que la fortaleza sirvió como presidio del rey navarro García a finales del siglo XI. En el Siglo XIV el castillo pertenecía a Juan Alfonso de Alburquerque. El monarca Pedro I - a quien sus detractores acusaban de ejercer un poder tiránico y cruel - ordenó el asalto y destrucción del castillo en la segunda mitad del siglo XIV.


Características arquitectónicas
Sólo han sobrevivido los restos de una majestuosa torre del homenaje, agrietada y en situación terminal, y algunos vestigios de una barbacana exterior. El derrumbe de los muros de la torre ha dejado al descubierto la intimidad de sus estancias interiores, que se distribuyen en diferentes pisos. El conjunto, que fue construido con mampostería, se coronaba con almena. Al pie de la torre del homenaje, y para reforzar las cárcavas terrosas excavadas por el río Cea, se construyó una barrera almenada de la que quedan en pie algunos vestigios.


Estado de conservación
Se conservan, únicamente, algunos lienzos del recinto interno y una parte de la muralla exterior, que soportan el paso de los años en estado de absoluto abandono.

viernes, 4 de octubre de 2013

Baños árabes de Ronda

Situado en el actual Barrio de San Miguel, antiguo Arrabal Islámico de la época musulmana. Dedicado a los baños termales constituye uno de los monumentos mejor conservados en la Península Ibérica dedicados a esta actividad.
Su antigüedad data de finales del siglo XIII, ubicado sabiamente junto al arroyo de las Culebras para abastecerse de agua más rápidamente por un sistemas de norias movidas por el trabajo y fuerza de un burro o asno.
Originariamente estaba provisto de preciosos mármoles, yeserías y mosaicos que sufrieron las expoliaciones en el transcurso del tiempo; aún así los baños árabes podrían volver a ser utilizados con una mínima restauración.
El edificio consta de tres salas bien diferenciadas, así como un sistema de conducción de aguas y calderas conservado casi en su totalidad.
Bien sabido es la importancia del agua, el bienestar y la higiene en el mundo árabe así como los centros de reunión por ello la belleza y la comodidad que se palpa nada más entrar en la estancia.
Así pues recorremos una habitación caliente con la caldera y la chimenea para la salida de humos, era la habitación de servicios propiamente .
La segunda sala o sala central está dividida en tras salas semiesféricas sobre arcos de herradura de ladrillos. Ciertas partes han sido reformadas pero aún se conserva un capitel corintio romano erosionado por el paso del tiempo. Es imposible pasar por alto la iluminación de la sala, repleta de luceros en forma de estrella por donde entrada la luz.
La tercera sala consta de una gran pila ,en los laterales se pueden apreciar claramente los canales del agua; esta habitación era destinada par el relajamiento, masajes y vestuario.
Fuera en la entrada vemos la puerta con arco de herradura y la alberca bien conservada que servía de limpieza antes de entrar a los baños.