Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



viernes, 28 de junio de 2013

Castillo de Poza de la Sal

Más que por sus restos supervivientes - que son escasos y desgastados - el castillo de Poza impresiona por su puesta en escena. Encaramado sobre una aguda cresta rocosa, de muy áspero aspecto, ofrece una estampa capaz de imponer respeto a cualquiera que osare erigirse en eventual asaltante. Más allá de la teatralidad, el soberbio escenario que rodea al conjunto proporciona condiciones defensivas de muy destacable entidad.

Reseña histórica
La villa de Poza se repobló en el siglo X. Desde entonces tuvo edificio fortificado. En los últimos años de la decimotercera centuria la monarquía cedió la fortaleza a Juan Rodríguez de Rojas en compensación de las pérdidas materiales que éste había sufrido como consecuencia de su apoyo a la corona en algunos episodios bélicos. El castillo de traza gótica cuyos restos podemos contemplar debió sustituir a otro anterior de vitola románica. Fue levantado en el siglo XIV por los Rojas, tras recibir de Fernando IV la plaza de Poza. Esta dinastía mantuvo el dominio sobre el lugar hasta que su titularidad pasó a manos de Diego Fernández de Córdoba.


Características arquitectónicas
Sólo han llegado hasta nosotros dos torres semicirculares que protegían la entrada del recinto exterior a un patio de armas avanzado y una quebrada de lienzos del edificio interno. Debió de tener forma triangular, dentro de las limitadas posibilidades de acomodo al abrupto roquedo que lo sustenta. En los extremos terminales de los muros se instalaron cubos defensivos. La puerta de acceso se enmarca con arco ojival. Se empleó mampostería para levantar el conjunto, que debió coronarse con almena. En el interior han permanecido un aljibe practicado en roca viva y un sótano abovedado.


Estado de conservación
El conjunto resulta más atractivo por su emplazamiento privilegiado que por los escasos restos desmembrados que ha conservado. Algunos de sus vestigios arquitectónicos han sido consolidados.


Los castillos y fortalezas de Castilla y León - Carlos M. Martín Jiménez

jueves, 27 de junio de 2013

Castillo de Zúmel

Sorprende el emplazamiento del edificio, construido en el interior de un declive del terreno dominado por un cerro cercano. La decisión sobre su ubicación parece incurrir en la paradoja de haberse buscado más el abrigo del teso que la garantía de buenas condiciones defensivas.

Reseña histórica
No hay acuerdo entre los tratadistas a la hora de fijar con precisión la fecha de su construcción. Unos estiman que debió erigirse en la primera mitad del siglo XV, basando su pronóstico en el apoyo sobre parejas de canes del remate superior, más propio de comienzos de la centuria que de finales de la misma, cuando se había extendido el empleo de hiladas de ménsulas para diseñar este tipo de apoyos. Otros opinan, por el contrario, que fue construida, con seguridad, en la segunda mitad del siglo XV. La titularidad del lugar aparece asociada a la estirpe Ulloa, que acabará vendiendo su propiedad a la familia Bernuy, a la que se atribuye la construcción del hospital burgalés de la Concepción.


Características arquitectónicas
La estructura del conjunto es sencilla. Se compone de cerca simple y torreón central. Todo ello se edificó con mampostería de escasa calidad. Los ángulos de la torre se construyeron con mejor cuidada cantería. La torre es de planta cuadrada. Sus proporciones - altura igual al doble del lado - contribuyen a resaltar un aspecto muy compacto. Perdió su solución original de remate con sus correspondientes complementos defensivos, que apoyaban sobre parejas de canes. También ha desaparecido el sistema de acceso primitivo a través de puerta elevada, que se alcanzaba mediante escalera exterior.


Estado de conservación
Tanto la torre central como la barrera que la encierra han sido restauradas y consolidadas. Es de propiedad particular.


(Los castillos y fortalezas de Castilla y León - Carlos M. Martín Jiménez)

miércoles, 26 de junio de 2013

Castillo de Mazuelo de Muñó

Una ligera elevación del terreno que irrumpe en un abierto campo de dominante paisajística netamente esteparia sirve de asentamiento a una muestra de la mejor arquitectura medieval burgalesa. La sensación de dominio sobre las desoladas llanuras que lo rodean resulta absoluta.
Todo ello compone una imagen sugestiva, muy digna de ser disfrutada.


Reseña histórica
El núcleo central del conjunto debió edificarse a comienzos del siglo XV por algún componente de la estirpe Carrillo. Está documentada una venta del castillo otorgada en 1466 por doña María de Mencía en favor de Sancho de Rojas. El edificio sufrió diversas reformas impulsadas por sus propietarios sucesivos. La más significativa fue la correspondiente a la adición de la barbacana exterior, que debió hacerse efectiva en el siglo XVI bajo proyecto y dirección de Juan de Vallejo.


Características arquitectónicas
Su estructura combina una robusta torre central y una barbacana exterior que protege tres de los brazos del edificio interior. La gran torre del homenaje tiene planta cuadrangular. Divide su ámbito interno en cuatro pisos, y toma luces a través de ventanas geminadas. Se coronaba con matacán corrido almenado apoyado sobre modillón de tres cuerpos.
La barrera exterior rodea tres de las caras de la torre. Se culmina con almena. Su factura es impecable. Todo el conjunto se construyó con cantería menuda de buena calidad.


Estado de conservación
Ha sido restaurado. Se conserva completo. Es de propiedad privada y se destina a vivienda.


(Los castillos y fortalezas de Castilla y León - Carlos M. Martín Jiménez)

martes, 25 de junio de 2013

Castillo de Peñaranda de Duero

Pudiera pensarse que quien nominó a la villa de Peñaranda de Duero carecía de las más elementales nociones geográficas locales. No riega la villa el gran río de la submeseta norte, sino su más modesto afluente el río Arandilla. Pero Peñaranda ha sido compensada con otras muchas concesiones que la historia ha querido reflejar en su solar. Nuestra visita al castillo permitirá constatar en primera persona la riqueza de la valiosa oferta de alicientes que nos ofrece esta villa que cuenta -entre otros muchos valores- con una Plaza Mayor catalogada entre las más bellas de España.

Reseña histórica
El emplazamiento donde se instala el actual castillo debió ser ocupado por otra fortaleza anterior. Hacia 1317 aparece documentada una disposición testamentaria del
infante don Pedro -hijo de Sancho IV - que incluía actos de disposición sobre la fortaleza de Peñaranda. Sin embargo, la construcción del edificio que ha llegado hasta nosotros data del siglo XV. El impulsor de las obras será el primer conde de Miranda del Castañar don Diego de Zúñiga y Avellaneda.

Características arquitectónicas
Su longilínea figura sugiere la estampa de un barco pétreo varado sobre un altozano. Adapta su silueta al teso en el que se asienta. De lo originalmente construido se conserva un muro completo, la torre del homenaje y el sistema de acceso flanqueado por dos cubos. La torre se incrusta en el centro del conjunto. Tiene planta cuadrada y su interior se dividía en cuatro pisos. Ha conservado en excelente estado su magnífico remate de almena sobre matacán corrido apoyado sobre modillones.
Una de sus fachadas toma luces y vistas mediante tres ventanas geminadas. La fábrica se nutre de mampostería. Los ángulos se ensamblaron con sillarejo.


Estado de conservación
Su aspecto general de obra completa y consolidada deja paso a una imagen menos optimista a medida que nos acercamos al edificio. Algunas partes del castillo muestran aspecto ruinoso. Es de propiedad particular y carece de uso.

(Los castillos y fortalezas de Castilla y León - arlos M. Martín Jiménez)

lunes, 24 de junio de 2013

Castillo de las Navas de Tolosa

El Castillo de las Navas de Tolosa, está situado cerca de la población de igual nombre, en la provincia de Jaén (España), visible desde la carretera N-IV, a la altura del kilómetro 265. Su denominación en las crónicas árabes es confusa, pudiendo corresponder tanto a Hisn Aloqban, como al Hisn Salim.1 Está declarado Bien de Interés Cultural, conforme al decreto de 22 de abril de 1949.

Descripción
Se trata de un típico castillo situado sobre un roquedal, con muro perimetral, del que quedan sólo algunos lienzos, y un bastión hexagonal, construido en tapial, con torre de 14 m de altura bien conservada, y con restos de decoración imitando sillería. Los restos de muralla son especialmente visibles en la zona sureste.


Historia
Algunos autores atribuyen a esta torre el carácter de "Torre del homenaje", de origen califal, fechada en el siglo X, aunque otras fuentes la datan en periodo de dominación bereber.

Estuvo muy vinculado al Castillo del Ferral, muy cercano, y con el que se ha confundido frecuentemente. Ambos tuvieron un papel en la batalla de las Navas de Tolosa, y ambos fueron pleiteados, en el siglo XIII, por el Arzobispado de Toledo y la Diócesis de Baeza

sábado, 22 de junio de 2013

Castillo de Galisteo

El conocido como "Castillo de Galisteo" no es más que la torre del palacio o casa fuerte de los Marqueses de Lara, levantada en el s. XV en el singular contexto de esta villa, famosa por sus murallas almohades edificadas con enormes cantos rodados de los ríos Jerte y Alagón, que confluyen en sus inmediaciones.
A esta torre medieval se le añadió en el s. XIX ese peculiar remate en pináculo que desentona abiertamente de la edificación, aunque su perfil se ha convertido ya en una de las estampas más características de la cacereña villa de Galisteo.



viernes, 21 de junio de 2013

Castillo de Petilla de Aragón

Municipio navarro, del partido judicial de Aoiz, merindad de Sangüesa, situado en dos enclaves en la provincia de Zaragoza, a unos 12 Kms. del límite con Navarra, al sur del valle de Onsella. La parcela principal del término, en la que se encuentra la capital, limita con Navardún al norte, Uncastillo al sur, al este con Isurre, y al oeste, con Sos del Rey Católico. Regada por los arroyos La Rinconera, afluente del Onsella, y el barranco del Vado, que tributa en el primero. Terreno montañoso, de labor y pasto, sus alturas oscilan entre los 687 y los 1.154 m. del Monte Selva, que le sirve de límite con el municipio de Uncastillo. La parcela menor del término, pertenencia llamada Baztán de Petilla o Los Bastanes, regada por el arroyo de este nombre, se sitúa al suroeste del núcleo principal, próximo a éste, y está enclavada entre los municipios de Sos y Uncastillo. Menos escarpada, es de monte bajo, dedicado a pastos. La capital, villa de Petilla,

Castillo: Petilla contaba con un castillo roquero que envolvía una pequeña peña situada sobre el pueblo. Los únicos restos que quedan son unos surcos labrados en la roca a 3 metros de altura. Se sabe por la documentación que contaba con una gran torre de tres pisos y una cubierta de madera sobre su almenado. La guarnición habitual era de 30 hombres.

jueves, 20 de junio de 2013

Castillo de Mazaref - Valderas

Situación
El castillo de Mazaref se encuentra en la localidad de Valderas, provincia de León.


Historia
En documentos del siglo X se hace referencia a una fortificación en la actual Valderas, que
construyó un tal Mazaref o Mazarefe, que pertenecía a una familia mozárabe de alto linaje de las que repoblaron el valle del Duero.
En tiempos de Fernando II de León, rey desde 1157 a 1188, se construyó un fortín en la llamada cumbre de Altafría, al que pertenecieron los dos torreones ruinosos que se conservan en la actualidad y que son conocidos en la villa como "Los Castillos". Esta antigua fortificación serviría para proteger la línea del río Cea de los ataques de Alfonso VIII de Castilla.
En el siglo XIV el castillo perteneció a Juan Álvarez Osorio, señor de las Siete Villas de Campos, cuya familia lo tuvo como residencia hasta los siglos XVI o XVII.

Propiedad y uso
Es de propiedad privada.

Visitas
Es libre el exterior.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley

16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

miércoles, 19 de junio de 2013

Castillo de Monreal del Campo

Situación
El castillo de Monreal del Campo se encuentra en la localidad del mismo nombre, provincia de Teruel.


Historia
La población fue conquistada por Alfonso I entre 1120 y 1122, convirtiéndose en cuartel general desde donde se dirigieron la reconquista de los demás castillos de la comarca, hasta tierras de Molina.

Monreal tomó parte por Felipe V durante la Guerra de Sucesión, quien tras resultar vencedor, otorgó a esta ciudad el título de Fidelísima y Muy Noble Villa, así como el privilegio de usar en su escudo de armas la Flor de Lis Borbónica, la celebración de una Feria Franca y la exención de impuestos.
En 1840, durante las Guerras Carlistas, sufrió un violento ataque en el que incendiaron numerosas edificaciones, entre ellas, el castillo y la iglesia.

Descripción
Del castillo solo pueden verse los restos de su perímetro, ya que fue destruido durante las Guerras Carlistas, y sus restos reutilizados posteriormente para construir la actual torre Cimera, de planta cuadrada y 3 cuerpos de mampostería.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina, prácticamente desaparecido.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

domingo, 9 de junio de 2013

Castillo de Bayrén - Gandía

El Castillo de Bayrén es una antigua fortificación ubicada en el término municipal de Gandía.
Dista del núcleo urbano de la ciudad unos 3 km y otros tantos de la Playa de Gandía. Está en la parte superior de un montículo en donde, por el lado Oeste comienza la Sierra de Montdúver y en sus faldas, mirando al Este, la Marjal de Gandía, un humedal. Se puede visitar accediendo por las curvas de San Juan, viniendo de dirección Alicante, por el polígono Alcodar y desde dirección Valencia antes de la circunvalación gandiense por la N-332.

Características
El Castillo posee una extensión aproximada de 9 hectáreas. En la actualidad el Castillo está en ruinas aunque ha habido intentos de reconstruirlo. El muro que mira hacia el mar ha sido el único en ser reconstruido. Desde este lugar existe una amplia panorámica de la Playa y mar Mediterráneo.

Historia
Es probable que fuese una fortificación romana bien emplazada por su dominio visual del mar más que la defensa ciudades próximas ya que se estima que la ciudad de Gandía fue fundada alredeor de 1240 cerca de una alquería árabe situada en Beniopa. Cuando el Cid Campeador conquistó Valencia extendió sus territorios llegando incluso hasta esta zona de Gandía en 1097, pero al perder Valencia en favor de los musulmanes, también el Castillo de Bayrén cayó en poder de éstos.
Finalmente pasó definitivamente a manos cristianas gracias a Jaime I de Aragón, El Conquistador, en 1240 tras la rendición de Abecendrel
En el año 1097 se produjo en esta fortificación una batalla entre los almorávides en un bando contra El Cid y Pedro I de Aragón en el otro.

 

 

miércoles, 5 de junio de 2013

Castillo de Gordón - Pola de Gordón

El castillo de Gordón es una fortaleza situada en las cercanías de la localidad de Los Barrios de Gordón, en el municipio de Pola de Gordón, en León. Se sitúa en una peña dominando el valle del río Bernesga y la calzada que iba desde León hasta Oviedo, por la ruta del Puerto de Pajares.
Tiene forma de rectángulo irregular, unos 90 por 30 metros, y fue construido con sillarejo. Parece haber tenido sólo una única torre. Sus ruinas se reducen a los cimientos de sus muros y un paño de la torre, que apenas descuella dos o tres metros.


Historia
El castillo de Gordón fue construido por Alfonso III de Asturias. Desempeñó un papel fundamental en la rebelión de los hijos de este rey. Su esposa, la reina Jimena, se lo entregó a su primogénito, García, en 910, junto con los castillos de Luna, Alba y Arbolio, tras lo cual logró la abdicación de Alfonso y el ascenso al solio leonés.
En 944 Ramiro II de León encarceló en Gordón al rebelde conde de Saldaña, Diego Muñoz. Su estancia fue corta, pues ese mismo año prestó de nuevo juramento de fidelidad al Rey y salió de la cárcel.
En 997 resistió el ataque de las huestes de Almanzor, que intentó tomar la plaza, sin éxito, junto con sus castillos hermanos de Luna, Gordón y Arbolio, que controlaban los valles que permitían acceder a Asturias. Fueron tenentes del castillo Jimeno Velásquiz (1052), Pedro Fernandez (1197 y Álvaro Nuñez (1207).
Durante los reinados de Urraca I de León y su hijo el emperador Alfonso VII, su tenencia fue confiada al magnate asturiano Suero Bermúdez, uno de los personajes más leales a la Corona en una época de nobleza tumultuaria.
Fue donado por Alfonso IX de León a su esposa Berenguela de Castilla, junto con otras muchas fortalezas, con los castillos de Luna y Arbolio. Por el Tratado de Cabreros de 1206 pasó al hijo de ambos, el futuro Fernando III de Castilla.
Para evitar que este baluarte castellano en el corazón del reino amenazara su seguridad, el rey de León ordenó su destrucción en 1217, cuando su hijo ascendió al trono de Castilla, al morir Enrique I de Castilla.
Reconstruido con posterioridad, su destrucción definitiva fue resultado de una orden de la Regencia en 1811 mandando destruir todas las fortalezas de interior, a fin de que no sirviesen a los planes de ocupación de los franceses durante la Guerra de Independencia Española.

martes, 4 de junio de 2013

Castillo de Giribaile- Vilches

El castillo de Giribaile está asentado en el término municipal de Vilches. Fue construido por los árabes, a finales del siglo IX, sobre las ruinas de una población íbera. Se pueden observar restos de cerámica y se han realizado unas catas donde se puede ver la distribución de las viviendas ibéricas.
El castillo se encuentra en ruinas.

Propiedad
El castillo está situado en una finca privada, Actualmente se está tratando con los propietarios para que pase a ser patrimonio de la Junta de Andalucía.

Leyendas
Existe una historia sobre este castillo, que quizá sea una leyenda, referente al "Señor de Giribaile" un tirano que secuestró a una bella joven y como ella no quería casarse con él, la encerró en las mazmorras del castillo para que muriese de hambre, de sed y de frío ; pero los familiares de la doncella la salvaron y secuestraron al señor que murió del mismo modo :" de sed, de hambre y de frío".

lunes, 3 de junio de 2013

Castillo de Alarcos

La ciudad medieval de Alarcos, tiene una extensión de 33 hectáreas y se encuentra rodeada de una gruesa muralla de 3 metros de espesor, construida con dos técnicas claramente diferenciadas. La primera, que sirve de cimentación y se apoya directamente sobre la roca madre, está fabricada con mampostería ordenada, formada a base de piedras de gran tamaño y llagueado moteado con pequeñas piedras volcánicas a modo de decoración. Sobre ella se aprecia un desarrollo en altura fabricado con tapial encofrado de piedra con argamasa de cal y puzolana.
Las esquinas se encontraban reforzadas por sillares labrados, restituidos actualmente, que habían servido de cantera, al iniciarse el abandono de la ciudad, tanto para la construcción de la ermita de Alarcos como de otras construcciones de Ciudad Real (Iglesias de Santiago, San Pedro y la Puerta Toledo. etc.).
Según la documentación aportada por las diversas campañas de excavación y por otros documentos escritos, la muralla debió de ser construida a finales del S. XII, es decir, en los años anteriores a la batalla de Alarcos (1195) siendo parcialmente destruida como lo demuestra la gran cantidad de armas aparecidas junto a ella (puntas de flecha, puntas de lanza, espuelas, etc.).
De todo el lienzo de muralla rescatado, actualmente sólo se ha podido identificar una abertura parcialmente restaurada, que pudiera obedecer a una puerta en alto, no pudiendo interpretarse como puerta principal.
Situada en el extremo NE. del Cerro, se accede a ella por una puerta abierta en la muralla medieval.
Su planta es de cruz latina y está dividida en tres naves de altura desigual. La nave principal es más alta y ancha que las laterales y están separadas entre ellas por diez pilares macizos de base octogonal que sirven de soporte a ocho arcos apuntados, construidos con piedra caliza.
Tiene tres portadas; la primera, en el lado de epístola, y la segunda a los pies de la iglesia, tienen arcos apuntados sobre jambas de sillería; la tercera, en el lado del evangelio tiene un arco rebajado, alfiz y está construída enteramente de ladrillo. A los pies del templo y sobre la puerta se abre un rosetón de tracería, compuesto por diecinueve lóbulos y todo él encerrado en un marco rehundido de forma cuadrada.
La techumbre se encuentra muy restaurada y está formada por un artesonado muy simple; el original era de traza mudéjar con alfarjes pintados tal y como aparecen en una de las capillas laterales.
Se puede situar su construcción en el estilo gótico entre los siglos XIII y XIV, coincidiendo con el período de crecimiento de Ciudad Real.
A partir de este momento, la ermita ha sufrido diversas transformaciones arquitectónicas que han configurado su estado actual.
Situado en el punto más alto del cerro se encuentra el castillo, descubierto parcialmente a raíz de las excavaciones que se suceden desde 1984. 
Éste se encuentra construido sobre una plataforma formada por un gran muro ataluzado o «zarpa» que permite ampliar la superficie edificable.
Se trata de un recinto cerrado de forma más o menos rectangular, de unos 100 x 60 metros que conserva una torre de forma cuadrada en cada unas de las esquinas y otra más en el centro de cada uno de los lados. Destacan las torres de los lados este y oeste, pentagonales en proa y otra albarrana que defiende un pequeño portillo situado en el lado oeste.
Al castillo se accedía por la cara oeste, lugar donde se ha descubierto una puerta en recodo protegida por una de las torres pentagonales por otra torre doble y por una tercera adelantada de forma rectangular que formaba parte de un segundo recinto defensivo que protegía los lados sur y este.
La puerta se encuentra enmarcada en un muro de sillería bien labrada en la que se conserva el arranque de un arco de herradura.
En el interior se observa la distribución del espacio a través de calles enlosadas desde las que se accede a distintas dependencias: aljibe, fragua, etc.
Los datos aportados hasta el momento permiten establecer una fecha en la que se produce una gran reforma en el castillo, al menos de sus elementos más sobresalientes, en los años anteriores a la batalla de Alarcos (1195), al mismo tiempo que se construía la muralla. Sin embargo algunas fábricas y materiales, situarían en este emplazamiento una construcción anterior de época islámica, en tomo al siglo XI, que a su vez se asentaría sobre otros niveles culturales ibéricos y de la Edad del Bronce.

 

sábado, 1 de junio de 2013

Castillo de Castronuevo - Palacios de Rivilla

Perdido en la inmensidad de una llanura cerealista, el castillo-palacio de Castronuevo es testigo centenario de la implantación en el territorio regional del dominio de la influyente casa de Alba, a la que pertenece por adquisición a don Rodrigo de Vivero, desde finales del siglo XV.

Reseña histórica
Los tratadistas Cobos y de Castro señalan a Gil de Vivero como impulsor de las primeras obras del castillo de Castronuevo, consistentes en la edificación de un recinto interior que se remata con cubos angulares y garitas. Esta fase inicial de construcción debió quedar rematada en torno al año 1480. Don Rodrigo de Vivero heredó la fortaleza, y la vendió, en 1489, al duque de Alba, quien inicia las obras -en sillería de granito- del palacio interior. Mayores problemas de datación presenta la barrera artillera externa. Los expertos opinan que debió existir una cerca anterior de mortero de cal y canto, sustituida, tras su hundimiento, por la actual muralla defensiva exterior, de incierta cronología.

Características arquitectónicas
Este conjunto fortificado se compone de castillo, integrado por dos recintos rectangulares, y palacio interior. Los materiales empleados, mampuesto de guijarro y ladrillo, son llamativamente modestos. Sólo algunos refuerzos angulares -de difícil datación- se fabrican con sillería.
En el recinto exterior, que se ciñe con un sobrio muro rectangular, se abre una hilada de troneras dispuestas para el empleo de armas artilleras.
El palacio ocupa las estancias centrales. Se distribuye en torno a un inacabado patio -únicamente se construyó una de las tres galerías porticadas proyectadas-de inspiración renacentista. El corredor superior se sustenta sobre pilares de base cuadrangular y se protege con antepecho de tracería calada.


Estado de conservación

Se ha conservado casi completo. Ha sido sometido a obras de consolidación que parecen garantizar la estabilidad del excelente conjunto. Es de propiedad particular y se encuentra enclavado en finca privada de acceso restringido.
 
(Los Castillos y Fortalezas de Castilla y León - Carlos M. Martín Jiménez)