jueves, 20 de febrero de 2014

Torreón de Villanueva de la Torre

La pérdida de la preponderancia histórica de algunas localidades nortepalentinas ha dejado sobre sus solares notables paradojas. Villanueva de la Torre es muestra muy expresiva de ese grupo de villas que pese a haber quedado reducidas a minúsculas comunidades casi deshabitadas mantienen entre su caserío notables obras arquitectónicas. No parece, desde luego, la actual entidad administrativa de la villa suficiente argumento para explicar la existencia en su solar de una de las más bellas y esplendorosas iglesias románicas de la provincia y una robusta fortaleza defensiva.
Reseña histórica
Disponemos de pocas citas históricas para fijar con precisión el origen de este edificio fortificado que protegía el tránsito entre las tierras de La Braña y los dominios del curso alto del Pisuerga. Los historiadores apuestan por los últimos años del siglo XIII o los primeros del XIV para datar el período en el que probablemente se edificara el conjunto.
Características arquitectónicas
Algún vestigio de barrera defensiva que se ha salvado del total arruinamiento nos permite suponer que el torreón dispuso de barbacana exterior. Un foso perimetral protegía el conjunto fortificado. El sobrio torreón ha sufrido una curiosa sucesión de obras de recrecimiento y posterior desmochamiento, con lo que al camuflaje de su remate almenado original une el aspecto desaliñado que deriva de la pérdida de las hiladas superiores de materiales constructivos. Se nutre su fábrica de oscuros sillares, que son de irregular talla en el cuerpo central de los muros y de buena factura en los remates angulares. Su planta cuadrada tiende a decrecer a medida que avanza en altura. Repasando detalladamente el interior de los muros pueden apreciarse algunos mechinales que permiten suponer la existencia de cuatro alturas separadas por techumbres de madera.
Estado de conservación
Se conserva únicamente el torreón central, que muestra aparente estado de buena consolidación. En su abandonado emplazamiento hoy día no tiene otro uso que el de sustento para los aparatosos nidos que las cigüeñas han instalado sobre sus cornisas.

(Los Castillos y Fortalezas de Castilla y León - Carlos M. Martín Jiménez)


Casa Fuerte de San Cebrián de Buena Madre

Los historiadores atribuyen la fundación de la pequeña localidad palentina de San Cebrián de Buena Madre al primer monarca castellano, Fernando I. Tanto la situación como las características arquitectónicas del palacio o casa-fuerte de esta minúscula población nos hablan bien a las claras de su finalidad residencial.
Reseña histórica
Los expertos sitúan la fecha de su edificación en los primeros años del siglo XVI . Se atribuye su construcción a Don Juan Castro de Múgica, cuyo monumental escudo decora la fachada principal del palacio.
Características arquitectónicas
Muestra planta rectangular de sobrio diseño, con el único resalte de los cubos cilíndricos almenados que se elevan en los ángulos del edificio. El detalle ornamental más sobresaliente es el blasón instalado sobre el arco de medio punto de la puerta de acceso. Corresponde, como ha quedado señalado, a la familia Múgica y se enmarca bajo alfiz. El principal componente de sus paramentos es una sillería d e irregular compostura.
E s t a d o d e conservación
El edificio se conserva completo y ha sido restaurado . Es de propiedad privada y se encuentra en recinto cerrado de acceso restringido.

(Los Castillos y Fortalezas de Castilla y León - Carlos M. Martín Jiménez)


lunes, 17 de febrero de 2014

Castillo de Gauzón - Castrillón

El castillo de Gauzón está situado en el concejo de Castrillón (Asturias).
Hoy en día el castillo está prácticamente desaparecido, en parte debido a que gran parte de las piedras que lo conformaban fueron saqueadas por los habitantes de la zona para construir casas, etc
El castillo tiene para la historia de Asturias una singular importancia debido a que en él se recubrió de piedras preciosas la Cruz de la Victoria.
La fortaleza es objeto de trabajos de recuperación arqueológica, que han dado sorprendentes datos relativos a la fecha de construcción del castillo. Los historiadores fechaban la construcción durante el siglo IX basándose en crónicas, pero las últimas pruebas con carbono 14 datan la construcción a mediados del siglo VII.1
Antes de que el reino de Asturias alcanzase su máximo esplendor ya existían grupos de poder en este territorio. Esa es la principal conclusión que se desprende del hallazgo que han realizado los arqueólogos directores de las excavaciones en El Peñón de Raíces. Iván Muñiz y Alejandro García hicieron públicos los resultados de un análisis que revelan la datación de una fortificación atribuida a un grupo de poder en ese emplazamiento que ya existía antes de que Alfonso II y Alfonso III impulsaran el reino de Asturias.

Durante la campaña de excavaciones llevada a cabo en la primavera de 2007, los dos arqueólogos encontraron una serie de carbones correspondientes a los restos de un incendio que se había producido en una estancia de El Peñón de carácter aristocrático. Tras realizar las pruebas del carbono 14 llegó la sorpresa. «Pudimos rescatar una zanja de cimentación de la fortificación donde encontramos los carbones. Datan de mediados del siglo VII. Esto nos hace plantearnos que antes del reino de Asturias había grupos de poder capaces de levantar una edificación aristocrática», explicó Iván Muñiz.

viernes, 14 de febrero de 2014

Castillo de Cardona

Fue fortificado en el año 880 por Guifre el Velloso y sus murallas fueron remodeladas muchas veces. En 1462-72 por ejemplo durante un período bélico, el rey Juan II residió en el castillo hasta 1468 donde se reunió con su hijo Fernando: el rey de Sicilia.
De igual manera sufrió asedio felipista en 1711, los ataques de artillería abrieron brechas en las murallas; pero el castillo resistió.
Fue de todos los castillo el mejor dotado en medios defensivos, tenía 3 y hasta 4 lienzos de protección con almenas, matacanes, saeteras con numerosos salientes y entrantes. una casamata construida por Ramón de Belenguer IV, dos patios, 2 crujías con adornos bizantinos y una iglesia homogénea al estilo románico.

domingo, 2 de febrero de 2014

Castillo-Palacio de Noreña

El Castillo-palacio de Noreña fue una casa fuerte española situada en esta localidad asturiana, capital del concejo homónimo (Asturias).
Historia
Es probable que fuera erigido por orden de Rodrigo Álvarez de Asturias, figurando en el primero de sus testamentos. Fue heredad de los señores y condes de Noreña, pasando a manos de Enrique de Trastámara y su hijo bastardo Alfonso Enríquez, que residieron y se refugiaron en el mismo durante sus rebeliones contra la Corona.
Las Cortes de Segovia de 1383 despojaron a Alfonso Enríquez de sus posesiones asturianas entre las que estaba esta plaza, cediéndoselas a la Mitra e Iglesia de Oviedo como premio al apoyo prestado por el arzobispo Gutierre de Toledo a la causa de Juan I de Castilla frente a su hermano bastardo. Volvió definitivamente a manos del obispado tras la derrota de Alfonso Enríquez en el cerco a Gijón de 1395.
Fue cárcel de Francisco de Santullano en 1522, y se mantuvo en pie hasta bien entrado el siglo XIX, si bien en el siglo XVIII parte de la torre y su muralla ya se habían caído. Aunque se conoce perfectamente su ubicación, no puede determinarse su planta y mucho menos el alzado.