Selección por provincias

sábado, 30 de agosto de 2014

Fortaleza de Castellar Viejo

Situación
La fortaleza de Castellar Viejo se alza sobre un cerro de empinadas laderas en pleno Parque Natural Los Alcornocales, entre los ríos Guadarranque y Hozgarganta, divisando el embalse del Guadarranque y los bosques de sus laderas, así como Gibraltar y el estrecho, a las afueras del actual emplazamiento de localidad de Castellar de la Frontera, provincia de Cádiz.

Historia
Como su nombre indica, esta fortaleza árabe construida en el siglo XIII se encontraba en una posición de frontera, defendiendo el reino de taifas de Algeciras.

Descripción
Su planta es de forma irregular y posee un recinto amurallado con barbacanas, cubos, torres de flanqueo y torres de ángulo cuadradas y circulares, algunas de ellas coronadas con almenas. Destacan las torres de su entrada, con elementos defensivos como las barbacanas que defienden el acceso del castillo, perforadas con saeteras y una puerta en recodo abierta bajo un bello arco peraltado enmarcado por otro de herradura.
Desde el pequeño patio de armas se accede al caserío interior, con casas blancas y calles estrechas y sinuosas cuajadas de flores. Entre los edificios destacan el alcázar de los Condes de Castellar, con la torre del homenaje, el Ayuntamiento y la iglesia barroca del Divino Salvador. Más bien parece una alcazaba, en la que el castillo sería la zona militar separada de la zona administrativa y civil.
Todo el lado sur presenta un estrecho recinto extramuros que, junto el aljibe cercano (intramuros), está habilitado para su visita.

Estado de conservación
Se conserva en buen estado la entrada, con arcos de herradura, que daba paso al recinto dentro del cual se cobija el poblado al amparo del castillo, así como muy buena parte del conjunto. Fue restaurado parcialmente en el año 1979.

Propiedad y uso
Es de propiedad compartida. Dentro del recinto, además del castillo convertido en hotel, varias casas se han habilitado como alojamiento rural y se ha abierto un restaurante.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

martes, 26 de agosto de 2014

Castillo de Fermoselle

El castillo pudo ser en origen un asentamiento castreño. Varios han sido sus ilustres moradores, entre ellos doña Urraca que eligió esta fortaleza como lugar de retiro o el obispo Acuña en cuyo castillo se hizo fuerte al comienzo de la guerra de las Comunidades y en cuyas mazmorras tuvo preso al alcalde Ronquillo de Fermoselle.

Localización
Se encuentra situado en el casco histórico de Fermoselle. Fue construido sobre los imponentes farallones desde los que se facilitaba la defensa de esta localidad amurallada.


Datos históricos
Existen indicios de que antes de su construcción, su solar estuvo ocupado por un asentamiento castreño. Según fuentes de comienzos del siglo XIII el castillo era propiedad de la diócesis de Zamora. Con anterioridad perteneció a doña Urraca, esposa del rey Fernando II de León. Más tarde, en el siglo XVI fue plaza fuerte en la guerra de las Comunidades y bastión frente a la vecina Portugal, llegando a ser tomado durante la guerra de Restauración portuguesa por las tropas portuguesas en 1654.


Conservación
Parece ser que en el siglo XVIII es objeto de distintas reparaciones por el ingeniero Benigno Garrido Marcos, sin embargo, el proceso de ruina, por un lado, y las desafortunadas construcciones realizadas en su solar y entorno han provocado que los vestigios se limiten a pequeños lienzos de muralla en su lado meridional. Junto a ellos quedan restos de una puerta denominada "la del Villar" o "el Arco" por conservar de ella el arco apuntado.

Los exiguos restos del castillo tienen la protección específica con categoría de bien de interés cultural, conforme al Decreto 22 de abril de 1949 sobre Castillos Españoles (BOE de 5 de mayo).

lunes, 25 de agosto de 2014

Castillo de El Payo

Localización
El castillo de El Payo se encuentra en la localidad del mismo nombre, en la provincia de Salamanca, en lo alto de una loma, a la que se accede por un empinado camino de cemento.

Historia
Poco se sabe de este castillo, aunque referencias relacionadas con otras historias confirman que existió. Se piensa que el castillo surgió antes que el propio pueblo, y que éste se creó a su amparo. Se cree que pudo haber formado parte de la red de atalayas de la zona, edificadas para controlar las tierras que se reconquistaban, y se tiene la creencia de que en su estructura se pareciera al castillo de Eljas, muy próximo, en la provincia de Cáceres.
La verdad es que tuvo cierta relevancia a mediados del siglo XVII en las correrías fronterizas con Portugal. En algunas crónicas se cita su existencia en ese siglo y en el siguiente. Quizás fue su señor Fernán Centeno el travieso. De hecho en El libro del Bastón se asegura que el castillo de El Payo perteneció al mayorazgo de los Águila, del marquesado de Espeja. En el año 1634, junto con otros pueblos de la zona, el Payo pasó a manos de un caballero de la Orden de Alcántara, Pedro Alonso Flores y Montenegro. Se sabe que más tarde el pueblo y el castillo pertenecieron a la marquesa de Cartago, título creado en el siglo XIX y desmoronándose precisamente en esta época.

Descripción
Junto al cementerio aparecen restos de argamasa y piedra que se presume parte de los muros medievales, y junto a la valla se vislumbra una especie de base de lo que pudo ser la torre del homenaje. Los demás restos están esparcidos por la loma.

Estado de conservación
Sobre las ruinas del castillo se encuentra el cementerio del pueblo.

Visitas
El acceso es libre

(MonumentalNet)

Castillo de Alcozar

Muy escasos son los restos que podremos encontrar de este castillo sobre la mota de poco más de 960 metros de altura que hay sobre el pueblo de Alcozar, perteneciente a la provincia de Soria desde 1833. Quizá alguna teja o resto cerámico, porque lo poco que quedaba fue reutilizado para realizar una torre de reloj en el pueblo.
El topónimo Alcozar es interpretado como el límite por algún autor y de hecho se ajusta esta descripción a la función que realizó durante la reconquista en esta parte del Duero. En el Cantar del Mío Cid aparece como Alcocer.
En el cercano paraje de Piedra Sillada (el Piedra Sellada de las crónicas), lindante con Langa de Duero, tuvo lugar en mayo de 995 la desesperada batalla entre el segundo Conde castellano, Garci Fernández, y Almanzor, donde el Conde es herido y capturado.
Se conserva en la catedral de El Burgo de Osma un importante documento desde el punto de vista lingüístico, fechado en 1154,  que describe un contrato entre el obispo de Osma y Diego Pérez de Fuenteargemil, hijo de Pedro Núñez, y que es uno de los primeros documentos redactados en romance castellano.
En 1183 el Conde Pedro Manrique de Lara entrega el castillo en donación a la orden de Calatrava. Se tiene constancia de que son feudo de los Lara, Luna y Castrillo. Los Lara en 1454 mantienen un pleito con el obispado de Osma por la posesión de la villa y castillo.
En la población encontraremos la iglesia románica de San Esteban, proto-mártir, de una sola nave y pórtico tapiado, y las ruinas de la ermita de la Virgen de Vallejo, del siglo XI, con restos de pinturas románicas. Según Divina Aparicio de Andrés (Revista de Soria, num. 9), en las proximidades hay escasos restos de un monasterio medieval de benedictinos.

domingo, 24 de agosto de 2014

Castillo de Alcoba de la Torre - Alcubilla de Avellaneda

Información
Restos de una fortaleza del siglo XV constituida inicialmente por torre cuadrada a la que posteriormente se añadió un recinto murado con patio en su interior, probablemente cubierto. Después de la Reconquista perteneció al arcipreste de San Esteban y al señorío del marqués de Torreblanca.

Localización
El castillo de Alcoba de la Torre se encuentra en un extremo de la localidad del mismo nombre, en el término municipal de Alcubilla de Avellaneda, provincia de Soria.

Historia
Alcoba de la Torre fue una importante y estratégica plaza durante la dominación musulmana y después de la Reconquista, al encontrarse en la frontera del Duero y muy cerca de la calzada romana de Uxama (Osma) a Clunia (Coruña del Conde, Burgos).
Almanzor castigó a Alcoba de la Torre en el año 985 por su sublevación y, favorecido por la traición de su hijo, la destruyó prácticamente en el año 989, después de dos meses de sitio y tras tomar Osma y fallar en la toma de San Esteban de Gormaz.
Ya después de la Reconquista, Alcoba de la Torre perteneció al arcipreste de San Esteban de Gormaz y al señorío del marqués de Torreblanca.

Descripción
La fortaleza de Alcoba de la Torre estaba constituida inicialmente por una torre cuadrada de tres plantas y más de 10 metros de altura, a la que posteriormente se añadió un recinto murado con torres en sus esquinas y un patio interior que pudo estar cubierto, a juzgar por las pequeñas ventanas dobles (siglo XIII o XIV) con las que cuenta. Posee dos puertas de acceso, una a ras de suelo y que da al patio, y otra en altura sobre el muro, que sin duda debía contar con un algún dispositivo levadizo.

Materiales empleados
La torre fue construida en mampostería, y sus esquinas con sillar.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Propiedad
Es de propiedad privada.

Visitas
Es de acceso libre.

(MonumentalNet)

sábado, 23 de agosto de 2014

Castillo de Quart - Cuarte de Huerva

Situación
Los restos del castillo de Quart se encuentran sobre un cerro en la parte más alta de la localidad de Cuarte de Huerva, muy cerca de la iglesia de Santa Cruz, en la provincia de Zaragoza.

Historia
La fortaleza de Quart fue construida por los musulmanes en el siglo X. En época de taifas, siglo XI, el castillo formó parte de amplio sistema defensivo de la Zaragoza musulmana, en concreto de su acceso sur, en la linea defensiva del bajo Huerva, donde también figuraban los castillos vecinos de Qadrit (Cadrete), Al-Marya (María de Huerva) y Muwala (Muel), todos ellos también de origen musulmán.Fue conquistado por el rey aragonés Alfonso I el Batallador en 1118, en el transcurso de la campaña de la reconquista de Zaragoza.

Descripción
Observando el cerro donde se levantó el castillo, puede suponerse que su recinto debió bastante extenso y de planta irregular, típico de las construcciones musulmanas. Estaría rodeado por murallas reforzadas con torreones, que se adaptarían al terreno.Se aprecian restos de muros rodeando la zona de la iglesia y el cerro donde estaba ubicada la fortaleza. Los restos más significativos y visibles son los de un robusto muro, rebajado, situado junto a la iglesia de Santa Cruz, en la parte más baja del cerro.

Materiales
Su aparejo original seria el tapial.

Estado de conservación
Se encuentra prácticamente desaparecido, y sus restos en lamentable estado de conservación.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Visitas
La zona se encuentra vallada.

Castillo de la Peña - Graus

Descripción
Este castillo fue un importante baluarte musulmán, que fue asediado por Ramiro I y conquistado por su hijo Sancho Ramírez en 1083. Fue gobernado por tenentes; en 1228 pertenecía a José Lográn y en 1328 a un descendiente suyo, Ignacio Lográn.
Sus escasos restos se sitúan en la llamada peña del Morral junto a la basílica de Nuestra Señora de la Peña, construida en el siglo XVI sobre una capilla del siglo XII. En la actualidad queda únicamente la base de una torre circular, de pequeños sillares, de unos 7 metros de diámetro y 4 de altura, aunque ha perdido el remate. Tal vez algunos de los muros laterales de la actual construcción correspondieran por el tipo de material al antiguo castillo medieval. También es posible que en los flancos verticales de la peña se situara parte del castillo, construido en madera al estilo del de Piracés.

Castillo de Alhambra

Descripción: De la época de los Omeya, sobre una primera construcción árabe. La definitiva forma poligonal que ahora puede apreciarse se debe al conde D. Álvaro Núñez de Lara. Perteneció a la Orden de Santiago.
En concreto, son 14 lados que dan forma a un óvalo que mide, según el perímetro de sus murallas, alrededor de 100 metros. En su interior pueden verse las saeteras, los apoyos empotrados de las desaparecidas vigas y el arco de la puerta principal en razonable estado de conservación.

Época: Siglos: X-XV.

Propiedad: Particular

Grado de protección: Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Estado: Ruinas abandonadas.Progresivo deterioro por abandono.

(Hispania Nostra)

viernes, 22 de agosto de 2014

Castillo de Buenamadre

Localización
El castillo de Buenamadre se encuentra en el municipio del mismo nombre, en la provincia de Salamanca.

Historia
Se sabe que fue legado en 1347 a la iglesia de Salamanca por don Arias Días Maldonado. El Cabildo de la Catedral de Salamanca ordenó reparar la fortaleza por un acuerdo de fecha 6 de noviembre de 1545. Los escasos restos que quedan de este castillo son presumiblemente del siglo XV.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina.

Visitas
El acceso es libre.

Castillo de Alcozaiba - Castell de Guadalest

Información
El castillo de Alcozaiba se encuentra en la parte de los acantilados rocosos de mayor verticalidad del municipio de El Castell de Guadalest, Alicante.

Localización
El castillo de Alcozaiba se encuentra en la parte de los acantilados rocosos de mayor verticalidad del municipio de El Castell de Guadalest, Alicante.

Historia
La fortaleza de Alcozaiba fue construida en el siglo XI por los musulmanes, se encuentra situada en el dominio de la antigua Casa Orduña. Guadalest, población de origen islámico, cuyas fortificaciones eran consideradas muy valiosas, fue conquistada por las tropas de Jaime I, quien la cedió a Vidal de Sarrià, a cuya familia perteneció hasta 1335, pasando después al infante Pedro de Aragón. Desde 1543 fue centro del marquesado de Guadalest, con el que Carlos I distinguió a Sancho Folc de Cardona y Ruíz de Lihory. Ejercía su territorialidad sobre un gran número de núcleos de población, la mayor parte de los cuales quedaron despoblados tras la expulsión de los moriscos en 1609. Es de reseñar que la familia Orduña mantuvo una permanente vinculación con la ciudad, como alcaides de sus fortalezas, gobernadores o justicias. Un fuerte terremoto en 1644 afectó gravemente la fortificación y las viviendas de la villa. Durante la Guerra de Sucesión volvería a sufrir graves desperfectos por la explosión de una mina. La estructura defensiva de la antigua Guadalest estaba compuesta por dos castillos, el castillo de Alcozaiba y el castillo del San José. El castillo de San José es de origen musulman.

Descripción
En la actualidad, sólo queda una torre que ha sido restaurada.

Visitas
Más información en la oficina de turismo, Aparcamiento Municipal s/n, teléfono 965 885 298

(MonumentalNet)

Castillo de Montealegre - Valdelacuesta

Información
Es una de las fortalezas más aisladas y de difícil acceso de toda la provincia de Burgos. Se alza sobre una inaccesible atalaya rocosa situada en la ladera septentrional de La Tesla. Se puede llegar a él por una pequeña senda de montaña que sale a mitad de camino en la carretera que une los pueblos de Urria y Valdelacuesta. Fue construido a finales del siglo XIV por Pedro Fernández de Velasco. Su planta es rectangular, se adapta perfectamente al terreno rocoso, y está rodeada por imponentes precipicios. Es un edificio extraordinariamente macizo y sobrio, sin vanos. Sus muros tienen un grosor de casi metro y medio, y tres de sus esqinas están reforzadas con cubos.


Localización
El castillo de Montealegre se encuentra cerca de la población de Valdelacuesta, en el término municipal de Merindad de Cuesta-Urria, provincia de Burgos, sobre una atalaya rocosa situada en la ladera septentrional de La Tesla.
Es una de las fortalezas más aisladas y de difícil acceso de toda la provincia de Burgos. Para subir al castillo hay que seguir una pequeña senda de montaña que nace a mitad de camino en la carretera que une los pueblos de Urria y Valdelacuesta.

Historia
Fue mandado construir a finales del siglo XIV por Pedro Fernández de Velasco, para controlar el paso de la antigua vía medieval que servía para llevar a Burgos y al resto de Castilla los productos del Cantábrico. Este mismo camino permitía transportar la lana merina castellana hacia el norte.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Visitas
Es de acceso es libre.
(MonumentalNet)

jueves, 21 de agosto de 2014

Castillo de Fortanete

A pesar del aislamiento, la dureza climática y las escasas posibilidades de cultivos, en el término de Fortanete hay huellas de un poblamiento bastante antiguo. Se conocen hallazgos de la Edad de Piedra y de la Edad de Hierro, y también asentamientos ibéricos en la cercanías del actual Fortanete, pero no es posible asegurar la permanencia de estos elementos de hábitat, en todo caso bastante discontínuos, hasta época medieval.
Este territorio fue incorporado al reino de Aragón hacia 1169, por Alfonso II, que ideó una estrategia de ocupación poblacional de los espacios situados entonces en la línea de defensa frente al reino almohade de Valencia. Veinte años más tarde toda la comarca acabó por integrarse en una encomienda de la orden militar de San Juan de Jerusalén, con sede central en la localidad de Aliaga, dependiente de la Castellanía de Amposta. Los Hospitalarios extenderán sus dominios progresivamente sobre las poblaciones de estas serranías ibéricas: Pitarque, Villarroya de los Pinares, Miravete de la Sierra , Fortanete y Sollavientos.
Pedro II entregó el castillo de Fortanete a la Orden del Hospital en junio de 1202, en manos de Jimeno de Lavata, a la sazón castellán de Amposta. La donación hace mención expresa a la existencia de un castrum meum quod vocatur fortaner, lo que confirma el carácter fortificado del poblamiento cristiano de esa localidad a fines del siglo XII. El texto recalca también la función militar que se asignó a los señores de las fortalezas erigidas en ese flanco de la frontera con el Islam, función ofensivo-defensiva que compartían con los nuevos pobladores.

La delimitación de los términos de Fortanete que hizo el monarca es bien expresiva a este respecto:
..."por tres partes, el decurso de las aguas y por la cuarta hacia tierra de los sarracenos, que tengan por términos cuanto los frayles pudieran ocupar y ensanchar, según los acuerdos establecidos entre el Hospital y yo".
La posición estratégica de Fortanete en ese momento histórico abocaba a sus pobladores a la depredación de los territorios musulmanes y al asalto violento de sus gentes como medio de vida en un claro ejemplo de la fórmula de ocupación del territorio preconizada por los reyes aragoneses en el sur de Aragón. No disponemos de información precisa sobre los alicientes y compensaciones que se ofrecieron a los cristianos que fuesen a poblarlo en los momentos iniciales de su existencia como lugar del Hospital. Quizá se les aplicara el Fuero de Daroca - que era el de los pobladores de Aliaga - acompañado por algunos aspectos derivados de las tradiciones características de los territorios de la "Extremadura"; y también cabe suponer que los frailes reservaran otros incentivos forales específicos para los vecinos de Fortanete.
Tanto el Hospital como los monarcas procuraron mantener y acrecentar los beneficios económicos - bajo la forma de privilegios – para fijar la población en sus dominios. Así, en 1170, Alfonso II ya habia eximido al Hospital y a sus hombres del pago le lezda, peaje y cualquier otra costumbre lesiva para el tráfico de personas y bienes.


(Ayuntamiento de Fortanete)

miércoles, 20 de agosto de 2014

Torreón de los Gallo - Arcos

En el barrio de Santibáñez se alza el Torreón de los Gallo o Caserío de los Gallo.
Es una fortaleza renacentista construida en 1516; existen una serie de ventanas de arco de medio punto, otras a ras de suelo de arco rebajado con adornos de perlas en su frente y, sobre todo, grandes ventanas dinteladas al Sur que dan al edificio más aspecto de palacio que de fortaleza.

Castillo de Grajal de Campos

Se le considera el primer castillo artillero en España. Es una impresionante construcción diseñada por el arquitecto Lorenzo de Aldonza, llevada a cabo entre los años 1517 y 1521, por orden de Hernando de Vega, y finalizado por su hijo, Juan de Vega. Tiene planta cuadrangular con 4 torreones donde se emplazaban los cañones de mayor calibre. Está construido sobre un pronunciado talud.
Fue declarado Monumento Nacional el 3 de junio de 1931.


(Wikipedia)

Casa Fuerte de los Salazar - Salazar

La Casa fuerte de los Salazar se encuentra en la localidad de Salazar, en el término municipal de Villarcayo de Merindad de Castilla la Vieja, provincia de Burgos.
Construida en piedra de sillería, está compuesta por dos torres y un edificio que las conecta. Su construcción data del siglo XVI y se rehabilitó en los años 70 del siglo pasado. Bajo el tejado, de construcción posterior, de la torre de la derecha, se pueden ver restos de las antiguas almenas de la fortificación. En la torre de la izquierda, sobre dos balcones, se encuentra tallado en piedra el escudo de Salazar.
Esta talla se realizó en la última restauración de las torres. En la torre de la derecha aparece también el escudo, éste de más antigüedad y erosionado por el tiempo. Está flanqueado por otros dos escudos de menor tamaño.
A la derecha de la segunda torre hay un portón que accede directamente a los terrenos de la parte trasera de las torres.

martes, 19 de agosto de 2014

Castillo de la Carbonera - Beniatjar/Otos

El Castillo de la Carbonera está situado en un cerro -llamado Cerro del Castillo- en la Sierra de Benicadell, en el límite entre los términos de Beniatjar y Otos. Dado su estado ruinoso, no se distingue a cierta distancia, confundiéndose con el paisaje rocoso.
De gran importancia en el siglo XIII cuando los diferentes castillos del Valle del Albaida ejercían su dominio sobre diferentes alquerías: al de Carbonera pertenecían Bélgida, Otos, Beniatjar, el Ráfol de Salem o Salem, entre otros.

Descripción histórico-artística
Los especilaistas piensan que aunque su origen es islámico, puede ser más antiguo, porque ya se usaba en los primeros tiempos de la conquista musulmana de la Península Ibérica. Entonces tuvo una gran importancia para los habitantes de las alquerías de la zona, y por su privilegiada situación fue el centro de las fortificaciones de este territorio.
Como era un emplazamiento fronterizo entre las taifas de Valencia y Dénia fue el objetivo de numerosos conflictos armados anteriores a la Reconquista cristiana. Cabe hacer mención a las de Rodrigo Díaz de Vivar, Pedro I de Aragón y Alfonso I de Aragón
Tras la ocupación cristiana siguió manteniendo su importancia. El Castillo de Carbonera se ubica en el denominado Camino del Cid y según el Cantar del mío Cid fue conquistado por éste a los musulmanes. Fue centro de batallas en el siglo XIII entre el rey Don Jaime y el caudillo musulmán Al-Azraq.
El castillo tuvo dotación militar estable porque estaba en la frontera y es posible que formara parte de un sistema defensivo junto con otros elementos defensivos fijos de gran tamaño dotados de torres y murallas, como los de Carrícola y Rugat. 1
La familia Bellvís recibió las tierras en 1288, pasando el elemento defensivo fijo de gran tamaño dotado de torres y murallas a convertirse en su propiedad feudal. Su abandono empieza al reubicarse los nuevos señores en los palacios situados en núcleos urbanos del valle. Sus defensas, como otros elementos defensivos fijos similares, se dejaron intencionadamente fuera de servicio más allá de cualquier reparación sencilla, de forma que no pudieran ser de utilidad a rebeldes o invasores, incrementándose su deterioro.
En 1339 estaba en un estado de inutilidad más allá de cualquier reparación sencilla, como acontece  en la actualidad y a lo que ha contribuido lo difícil del terreno en lo relativo al transporte y su alejamiento de colectivos humanos significativos económica, militar o demográficamente. Construida fundamentalmente a base de tapial y mampostería, debió ser una imponente fortaleza, de grandes dimensiones, con casi 300 metros de muralla. Su recinto era alargado, doble y poligonal, quedando en pie diversos lienzos de sus muros en los que se alternaban torres rectangulares. La puerta de acceso estaba orientada hacia el oeste. Tiene un enorme aljibe. En el interior, salvo en su núcleo central, existían pocas construcciones, lo que según los expertos refuerza la teoría de que servía fundamentalmente como albacar o refugio.
Actualmente del castillo solo quedan restos de las murallas, de alguna torre que sirvió de contrafuerte y de aljibe. Las murallas mejor conservadas son en la cara norte.

Torre de la Armería - Alba de Tormes

Durante el siglo XVI Alba alcanza su máximo esplendor bajo la influencia del estratega militar Fernando Álvarez de Toledo, tercer titular del ducado, que ha pasado a los anales históricos con el sobrenombre de Gran Duque de Alba. Se atribuye a la localidad de Alba de Tormes la condición de "cuna del teatro español". Juan del Enzina y Lope de Vega se establecieron en la villa cuando más florecía su vida cultural.
Reflejo del siglo de oro de esta localidad salmantina es su abundoso muestrario urbano de riquezas arquitectónicas y culturales.


Reseña histórica
A comienzos de la decimosegunda centuria el monarca Alfonso VI encomienda a su yerno, el conde Raimundo de Borgoña, la repoblación de Alba de Tormes. Queda la población, desde entonces, protegida por un recinto amurallado. Juan II entrega la villa, en 1429, al obispo de Palencia Gutierre de Toledo, iniciador de una dinastía que
ejercerá notable influencia en la vida social y política. Este personaje impulsa el inicio de las obras del castillo, que serán continuadas por Don García Alvarez de Toledo -intitulado duque de Alba en 1472- y su sucesor Don Fadrique de Arelar. En el siglo XVI, gracias a la iniciativa del III duque, don Fernando Álvarez de Toledo, el inmueble se convierte en suntuoso palacio ducal. El edificio fue saqueado durante la Guerra de la Independencia. Las tropas francesas lo incendiaron en el momento de su retirada.


Características arquitectónicas
Del conjunto palaciego fortificado se ha conservado, únicamente, la muy singular Torre de la Armería, levantada en el siglo XV. Tiene forma cilindrica. A su estructura central se adosan un contundente contrafuerte y algunas torres rectangulares. Su interior se divide en cuatro estancias, restauradas a mediados del siglo XX. La denominada Sala de la Armería muestra interesantes pinturas murales renacentistas, que reproducen escenas de la batalla de Mühiberg. La investigación arqueológica
ha desvelado que formaba parte de un castillo de planta cuadrada con cubos en dos de sus ángulos y una compleja estructura palaciega interna.
Sin embargo los tratadistas tropiezan con serios problemas al intentar analizar la homogeneidad del conjunto, habiéndose llegado a plantear que el palacio ducal y la torre formaban estructuras independientes.


Estado de conservación
La torre de la Armería -única parte conservada- ha sido restaurada y adecuada para albergar un museo. Pertenece a la casa de Alba.

Torre del Tejado - Calzada de Don Diego

La torre de El Tejado, que se encuentra enclavada en un predio de propiedad particular al que se accede a través de un camino que parte de la carretera nacional que une Salamanca con Ciudad Rodrigo en las cercanías de la localidad de Calzada de Don Diego, nos reserva la grata sorpresa de su peculiar fisonomía, única entre los edificios fortificados de la provincia de Salamanca.

Reseña histórica
No se han podido localizar antecedentes documentales que puedan servir de referencia para datar el origen de la torre fortificada. Pertenece a la casa ducal de Alba. Se presume, no obstante, que su origen antecede a la construcción de un palacio que se apoyó en su fachada septentrional en los últimos años del siglo XV.


Características arquitectónicas
La singularidad de este edificio, y su mayor interés, radica en el material empleado en su fábrica. No existen en la región otros torreones de recio porte construidos en ladrillo. Muestra planta rectangular. En su parte superior se abren hiladas de ventanas con arco de medio punto. Se remata todo ello con almena coronada con ornato piramidal. Su evidente sobriedad no obsta para apreciar en el conjunto una adusta elegancia.


Estado de conservación
Se ha conservado entera y ha sido restaurada. Pertenece a la casa de Alba.

domingo, 17 de agosto de 2014

Castillo de Jubera - Soria

Jubera es una localidad de la provincia de Soria, partido judicial de Almazán Comunidad Autónoma de Castilla y León. Pueblo de la Comarca de Arcos de Jalón que pertenece al municipio de Arcos de Jalón.
El castillo de Jubera se alza sobre un cerro situado a las afueras de la localidad, a unos 500 metros en dirección este, en el término municipal de Arcos de Jalón. Jubera y su castillo fueron comprados por el arzobispo de Sigüenza en 1317 a un particular para ofrecer asilo a los cristianos en caso de conflicto. 
Figura en el catálogo de Bienes Protegidos de la Junta de Castilla y León en la categoría de Castillo con fecha de declaración 22 de abril de 1949.

Wikipedia

Castillo de Salobreña

El Castillo de Salobreña es el monumento más importante de la localidad granadina de Salobreña en la comunidad autónoma de Andalucía España.
Se conoce la existencia de una fortificación en Salobreña desde el siglo X. Aunque la distribución corresponde a la construcción que se levantó en época nazarí, el castillo árabe es el resultado del aporte de la arquitectura musulmana y cristiana.
De planta trapezoidal, dispone de tres recintos: el interior se corresponde en su disposición con el antiguo alcázar nazarí jalonado por cuatro torres: la Torre del Homenaje, la Torre Nueva, la Torre del Polvorín y la Torre Vieja; los otros dos, con una función defensiva, son una ampliación castellana de finales del siglo XV. Encontramos aquí la torre de acceso y la barrera exterior, flanqueada por dos torres más El Cubo (de planta elíptica) y La Batería (de planta pentagonal).
Finalmente la Coracha, que hace alusión a un sistema defensivo que protege una toma de agua y que presenta en sus extremos la Torre del Agua y la Torre del Baluarte. Refrescantes jardines internos envuelven los volúmenes arquitectónicos.
Durante el periodo nazarí albergó, además, un palacio real para descanso que también sería utilizado como prisión real. Según las crónicas, varios fueron los monarcas que padecieron prisión entre sus muros Yusuf III Muhammad VIII el Pequeño Muhammad IX el Zurdo Abu Nasr Sad y Muley Hacén Desde sus torres se puede contemplar de un solo vistazo la trama urbana de Salobreña, la vega, el mar Mediterráneo, las sierras colindantes e, incluso, Sierra Nevada. Sus torres, almenas y murallas, su enclave y paisajes han propiciado que el castillo sea uno de los monumentos más visitados de la Costa Granadina.
El castillo está protegido por la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de la Mota - Astudillo

Información
De la imponente fortaleza conocida como castillo de la Mota sólo se conserva el cubo situado al nordeste y parte del muro norte. De este cubo se conservan dos plantas separadas por una imposta, aunque tuvo más altura. La parte baja está dotada de cinco grandes troneras, una de ellas transformada en puerta, mientras que en la superior existen varias saeteras y, sobre la tronera central, una puerta con arco de medio punto podría comunicar con alguna estructura exterior.
Por encima del lienzo norte se aprecia el arranque de un muro perpendicular con puerta de arco rebajado. La ubicación de bodegas alrededor de la mota donde se levanta el castillo, al igual que en el mismo recinto, han acelerado su destrucción.

Localización
Los restos del castillo de la Mota se encuentran en un montículo que dominaba el pueblo de Astudillo, en la provincia de Palencia, y que ahora se encuentra inmerso en el casco urbano

Historia
El castillo de Astudillo fue construido en la segunda mitad del siglo XV, sobre una fortificación anterior ya documentada en 1035. En el siglo XI se hace referencia a la localidad como Stadellum, aunque su término ya estuvo poblado en época romana. El rey Alfonso VII le concedió Fueros que son ratificados y ampliados más tarde por Fernando III el Santo, que convirtió la villa en una importante plaza fuerte.
Diversas reinas ostentaron el señorío a lo largo de la historia. A finales del siglo XII fue de Leonor de Aquitania, esposa de Alfonso VIII de Castilla, y a principios del XIII su hija Berenguela. En 1248 perteneció a la esposa de Alfonso X, Doña Violante.
A ésta le sucedió María de Molina, quien a finales del siglo XIII hubo de hacer frente al rebelde Juan Núñez de Lara que había tomado el castillo por la fuerza. Poco tiempo después fue derrotado en los campos de Astudillo.
En tiempos de Pedro I el Cruel fue residencia habitual del monarca. Su hija Beatriz ostentó el señorío en 1341. En 1355 era señora de la villa María de Padilla, que dos años antes había fundado el convento de Santa Clara.
Por concesión de Enrique II en 1366, el señorío pasó a la familia Tovar, en concreto al Almirante Fernán Sánchez de Tovar. El comportamiento despótico de esta familia dejó mal recuerdo en la villa y dio lugar a bastantes quejas de los vecinos que en ocasiones recibieron el apoyo real.
Juan de Tovar, señor de Astudillo, participó en la rebelión contra el favorito del rey, Álvaro de Luna, y tras la derrota en la batalla de Olmedo se refugió en Aragón. Juan II acudió a la villa a rendir el castillo, pero el alcaide Beteta se negó a rendir la fortaleza, a pesar de estar hostigada por el fuego de un trabuco situado encima de la puerta de San Martín. A los pocos días una saeta disparada por orden del alcaide contra el palacio del rey, provocó un nuevo asalto contra el castillo, que fue tomado por las tropas reales a costa de muchas bajas. Apresado el alcaide, pagó su desobediencia y osadía con muerte y descuartizamiento.
Desposeído Juan de Tovar del señorío de Astudillo en 1445, éste fue entregado por Juan II a la familia Mendoza, futuros condes de Castrogeriz. Restituidos los bienes a los rebeldes, tras el perdón real, retornó Juan de Tovar a la villa, aunque el nuevo alcaide no le entregó la fortaleza, lo que provocó, tras nuevos enfrentamientos, que terminara por marcharse de nuevo a Aragón al no conseguir tomar el castillo.
En 1520 la villa se adhirió al levantamiento comunero y se unió a la Junta de Burgos. Durante la Guerra de la Independencia, en 1811, fue ocupada por un batallón del ejército francés al mando del coronel Simon Robert. En 1881 recibió por Orden Real el título de Muy Noble e Ilustrísima villa. En la guerra carlista llegó hasta la localidad el general Espartero en persecución del mariscal carlista Miguel Gómez.

Materiales empleados
Fue construido con buenas piedras de sillería.

Estado de conservación
Se encuentra en ruinas.

Visitas
Puede visitarse libremente.

MonumentalNet

viernes, 15 de agosto de 2014

Castillo de Belver de los Montes

El castillo de Belver de los Montes, conocido también como Castillo de Villa Ceide, situado en la propia localidad zamorana de Belver de los Montes, en la comarca de la Tierra de Campos.
Esta fortaleza se encuentra situada en una pequeña elevación o promontorio, lo cual la dotaba de una mayor importancia estrategica dentro de esta zona.
Los restos que se conservan actualmente corresponderían a la época de Alfonso IX, en el siglo XIII.
El origen de este castillo es bastante complejo, ya que por un lado se ha asociado a un primitivo poblamiento romano o prerromano, y por otro lado se achaca a un periodo musulmán o mozárabe, en ambos casos sin pruebas claras, en la actualidad, que nos precisen más sobre el origen de este castillo.

Desgraciadamente, al igual que muchos otros castillos y fortalezas de Zamora, como los de Castrotorafe o Castillo de Alba, se encuentra en un avanzado estado de ruina. Por lo cual, en la actualidad, solamente es posible contemplar algunos lienzos de su muralla.

 

jueves, 14 de agosto de 2014

Castillo de Benadalid

El Castillo de Benadalid se encuentra situado a día de hoy, y debido a la expansión del pueblo de Benadalid, dentro del casco urbano.
De origen árabe, fue construido en el siglo XVII y se conserva en buen estado.
Dispone de torres en tres de sus cuatro esquinas y una aljibe en su interior que nunca se seca.
Existe en la fachada del castillo una cruz que se construyó en el año 1776.


Historia
En el año 711, Benadalid es conquistado por el jefe beréber Zayde ibn Kesadi. Se refuerza la casa fortaleza existente, afincándose una población con el nombre de Beni al-Jali, que según Dozy, esta voz proviene de la tribu berberisca del mismo nombre. El profesor Acién Almansa sostiene que el topónimo vendría de Bina al Dalid, el caserío de adalid.
En el siglo VIII toma parte activa en las insurrecciones y revueltas de la serranía beréber, interviniendo en el advenimiento del emir Abderramán I. Formó parte de los reinos de Sevilla y Málaga, soportó el peso de los meriníes y pasó al reino de Granada por el tratado firmado en 1286. Durante los siglos XII al XV queda vinculado a las alternancias de dominio granadino y africano. En el último tercio del siglo XV es conquistado por los Reyes Católicos. Según el profesor Sierra Cózar, por Real Cédula dada el 3 de abril de 1494, se conceden las villas de Benadalid y Benalauría, con capitalidad en Benadalid, en calidad de señorío al conde de Feria, Gómez Suárez de Figueroa. Esta concesión se complementa con otra cédula, de igual fecha, facultando al conde para “labrar e faser y hedificar una fortaleça”. Como ya existía un castillo nazarí no necesitó grandes gastos. Después de diferentes avatares de la población de Benadalid, el ayuntamiento en 1821 toma posesión del castillo para la construcción de un cementerio.


(Fuente: IAPH)

Castillo de Alcuetas

Situada a cinco kilómetros de Valencia de Don Juan, está la pequeña aldea de Alcuetas, municipio de Villabraz, cuyo nombre de origen árabe significa los cerros, los cuetos.
La ubicación del mismo, en la parte baja de la aldea, no era la más idónea para la defensa, por lo que ésta dependía exclusivamente de sus elementos defensivos que se construyeron a conciencia. Fuertes y robustos aún se mantienen hoy en pie parte de sus majestuosos muros de dos metros.
Tenía un recinto cuadrado con tres cubos cilíndricos en dos de sus lados con tres pisos de los que queda alguna de sus vigas, sus mechinales y escondidas saeteras. En la parte central de su torre, se aprecian los vanos de sus plantas. Todo él se hallaba construido de canto rodado con argamasa.
Adosado al Castillo, estaba el palacio, a quién este debía proteger de quién hoy en día ya no queda nada. Su señorío en la época de su máximo esplendor lo ostentaba Doña María Cabeza de Vaca, casada con Don Álvaro Henríquez de Acuña, conde de Valencia de Don Juan, por épocas de Carlos el emperador.
Este castillo, del siglo XV-XVI, perteneció luego al marqués de Villasinda, que tenía su gran palacio en la calle Ancha de León, rama descendiente de los Quiñones.

(Turisleón)

miércoles, 13 de agosto de 2014

Torre de Quintana del Marco

La sobria y contundente torre que perteneciera a los condes de Luna luce un saludable aspecto tras su reconstrucción. Sufre el acoso del  caserío circundante. Su finalidad defensiva ha dejado paso a nuevos y más pacíficos usos, prestando ahora servicio como apacible vivienda.

Reseña histórica
La construcción de la torre debió ser ordenada por el primer conde de Luna, Diego Fernández de Quiñones, en la segunda mitad del siglo XV. Sorprende a los tratadistas que la edificación ignore las nuevas técnicas de construcción adaptadas a los usos artilleros que comenzaban a hacerse comunes en la región durante los años que ponen fecha a su construcción.


Características arquitectónicas
Proyecta planta cuadrada. Se construyó con mampostería. Los encuentros de las fachadas se cierran mediante bien tallados sillares. El acceso original se verificaba a través de planta elevada. Luce un hermoso ventanal geminado, con parteluz compuesto por basa, columna adosada a pilar y capitel. El tramo superior de la torre externa concentra los elementos defensivos del conjunto, instalando tres ladroneras en cada fachada. En su interior se eleva un sobrio caballero o torreón interno retraído, que en opinión del tratadista Gutiérrez González se destinaría a albergue del cuerpo de guardia.


Estado de conservación
Conserva en buen estado la torre del homenaje. Es de propiedad particular y cumple funciones como vivienda.

Torre de Noviercas

No hay acuerdo entre los historiadores a la hora de fijar el origen de un singular conjunto de torres rectangulares medievales construidas en el entorno de la sierra del Madero. Unos autores asocian su establecimiento a las necesidades del ejército islámico en este territorio, estableciendo la fecha de su construcción entre los siglos VIII y IX. Piensan, sin embargo, otros estudiosos que este fenómeno constructivo responde a la repoblación mozárabe, y, en consecuencia, retrasan la fecha de su edificación hasta la décima centuria.

Reseña histórica
Inscrita en el marco de las antedichas escaramuzas bélicas libradas por el ejército islámico y el de tradición vernácula, la construcción de la torre de Noviercas obedece a una función esencial de vigilancia de los espaciosos campos aledaños donde se escenificaron frecuentes encuentros bélicos. Los expertos se guían por el diseño del arco de herradura de su puerta de entrada para pronosticar que su construcción se inició en la segunda mitad del siglo IX. Las fricciones bélicas fronterizas entre Castilla y Aragón motivaron su reconstrucción en el siglo XIV.


Características arquitectónicas
Tiene planta rectangular y alcanza una altura de veinte metros. Cuenta con pozo y depósito de alimentos, lo que permitía el refugio de algunos pequeños contingentes militares. Los expertos presumen que debió rodearse de barrera defensiva. La puerta de acceso - que muestra extraordinario arco de herradura califal - se instala por encima del nivel basal para dificultar el acceso al interior en caso de asedio. Muestra un remate en almena producto de su reconstrucción y posterior restauración.


Estado de conservación
Es de propiedad privada y ha sido restaurada. Se abre para visitas turísticas.

Castillo de Cabrejas del Pinar

 
Castillo situado en el extremo del cerro amurallado que encerraba la villa y separado de ésta por una barrera, a modo de alcázar. Apenas quedan restos de lo que pudo ser este conjunto, sobre todo por su parte oriental, debido en gran parte a la mala calidad de la mampostería empleada, sin el uso de sillarejos en las esquinas, aunque parte de las ruinas han sido consolidadas.
La torre del homenaje está muy arruinada. Nos muestra varios huecos y las señales de la viguería de madera de cuatro plantas en sus más de 15 metros de altura que hoy quedan, con gruesos muros de unos dos metros.
Dos puertas cerraban la fortaleza, una hacia la villa con cuatro torreones (al estilo del acceso del castillo de Ucero) y matacán oculto, y otra hacia el exterior con torreones ciegos. Conserva la primera aún algunas piedras de sus arcos y los huecos superiores de los goznes de la puerta en piedra arenisca. Existen restos del aljibe, cegado recientemente.
Taracena documentó la existencia de un castro celtíbero, con indicios de torres circulares en sus murallas.
Cabrejas, situada al borde de Pinares y no lejos de la capital, ofrece un privilegiado lugar desde donde inicar excursiones a la Laguna Negra o el cañón del Río Lobos.

(Castillos de Soria)

martes, 12 de agosto de 2014

Casa Fuerte de Quisicedo

Entendiendo que los exponentes más modestos y sobrios de la arquitectura militar burgalesa merecen, también, un espacio en esta guía, traemos a escena a la sobria y elemental casa fuerte de Quisicedo.

Reseña histórica
No existe mucha información debidamente documentada referida a esta casa fuerte. Se ha propuesto el siglo XIV como época de su construcción, si bien algún tratadista piensa en fechas posteriores. Perteneció a la familia Velasco. Desde el siglo XVII forma parte del patrimonio del linaje Gómez-Aragón.


Características arquitectónicas
Es muy posible que el edificio que ahora contemplamos haya visto decrecer notablemente su altura. Tiene planta cuadrada. La calidad de su cantería mejora con la altura. Abre al exterior vanos enmarcados con dovelas de inusual tamaño.


Estado de conservación
Conserva, en su abrumadora sencillez, la parte inferior de su estructura primitiva, en aparente buen estado de consolidación.


Palacio de los Guzmanes - León

Este palacio renacentista del siglo XVI se encuentra en pleno centro de la ciudad, junto a la emblemática Casa de Botines de Gaudí. En la actualidad alberga la sede de la Diputación de León, pero el acceso es libre (todos los días de 9.00 a 15.00 h), e incluso pueden hacerse visitas guiadas gratuitas concertándose previamente en el teléfono (987)240600.
Fue proyectado por el arquitecto Enrique Gil de Hontañón, y fue declarado Monumento Histórico en 1963. Su planta es de forma trapezoidal, con cuatro torreones en sus esquinas y numerosos balcones con rejerías de hierro forjado. Está construido en piedra, y en su fachada puede verse el escudo de armas de Juan Quiñones y Guzmán, obispo de Calahorra para quien fue construido. En la antesala de entrada al palacio hay una escultura de este obispo.
Lo más bonito es su patio interior de dos pisos, rodeado de una galería formada por arcadas sobre columnas jónicas. Bajo ellas se encuentran dos grandes escalinatas que dan acceso al piso superior (hoy oficinas); a los pies de una de ellas llama la atención la figura de un hidalgo con armadura montado a caballo. Son de destacar también las gárgolas, cabezas de animales mitológicos, todas diferentes, y el pozo que se encuentra en el centro del patio.
Entrando por la fachada lateral de la C/ Ruiz de Salazar hallaremos una oficina de información turística.

lunes, 11 de agosto de 2014

Castillo de Hinojosa de la Sierra

Elegante villa, señorío histórico de los Mendoza, que cuenta con las ruinas de un castillo del siglo XV, casi un palacio, del que destacan los restos de su recia torre del homenaje.
El origen latino del topónimo Hinojosa no hace pensar en la antigüedad del asentamiento de la zona. Sin embargo así lo determinan los yacimientos de industria lítica de superficie y sobre todo el asentamiento estudiado por Blas Tarecena que forma parte de lo que diera a conocer en 1929 como "Cultura de los Castros" de la Primera Edad de Hierro.

Por la historia, el estilo arquitectónico y los detalles decorativos se puede determinar que nos encontramos ante un castillo señorial del siglo XV. Algunos autores consideran que fue levantado por los Vera en esta época y cedido poco después por Enrique IV a Fernando Pareja, mientras que otros consideran a éste el primer propietario del castillo. Sea como fuere, lo que sí se encuentra documentado es que fue confiscado en 1475 por los Reyes Católicos a Fernando Pareja, que habría perdido parte de su influencia en la corte con la muerte de Enrique IV, por su apoyo a Juana de Castilla y Alfonso de Portugal durante la Guerra de Sucesión, siendo entregado de esta forma a los Mendoza.  Éstos construirían, en el siglo XVI, el palacio que hoy engalana la entrada de la villa.
Situado sobre una loma próxima al Duero, en el centro de un valle, del castillo apenas quedan unos pocos muros de un grosor y altura nada despreciable, que nos ayudan a adivinar el trazado rectangular de su planta. Contaba con una fuerte torre del homenaje, de unos 10 x 19 metros, adosada a un recinto mucho menos fortificado, con luminosos ventanales con ajimeces, chimeneas y demás comodidades típicas de la época. La torre por su parte dispone de un acceso a ras de suelo hacia el recinto palaciego mediante un arco ligeramente apuntado. En una de sus esquinas nos muestra una hermosa garita, hoy poblada por cigüeñas, y los restos de ménsulas que soportarían matacanes. A lo largo de su cara externa se aprecia, desde el primer piso, un conjunto de aspilleras que zigzaguean a derecha e izquierda siguiendo el trazado de una escalera en su interior.
El conjunto se encontraba rodeado de una barrera, también de planta rectangular, de la que subsisten los restos de un cubo en una de sus esquinas, adosado al cementerio. Edward Cooper, describiendo este castillo, aprecia los restos de un foso e indica la existencia de una segunda barrera exterior hoy desaparecida. Basándose en los detalles decorativos como el bocel, la garita y el apoyo de la ventana confirma la datación del siglo XV. Otros autores apuntan la existencia de un par de cubos derruidos en la barrera exterior flanqueando el acceso al castillo. Toda la fábrica del castillo es de sillarejo relleno de mampostería o mampostería.
Madoz, en su diccionario, no hace ninguna referencia a los restos del castillo, si bien indica que hay un ...pequeño palacio, propiedad del barón de Pallaruelo...
Florentino Zamora Lucas recoge en su recopilación de Leyendas de Soria el relato del valiente Fortún Pérez y su señor Don Álvaro Garci-Hernán, dueño del castillo de Hinojosa de la Sierra.

(Castillos de Soria)

Castell Formós - Balaguer

El Castillo 'Formós' es el lugar donde más pronto se asentó el hombre en Balaguer según han demostrado las excavaciones efectuadas. El tosal fue ocupado de forma continuada, a causa sobretodo de su situación estratégica. La primera noticia escrita que hace referencia al Castillo es un documento árabe que nos informa de una campaña contra el Conde de Barcelona y el inicio de la construcción del Castillo. Fue en el año 897-898 cuando Lubb b. Muhammad derrotó a Guifré el Belludo y empezó a construir la fortificación. Durante el mandado de Abd al-Rahman el Castillo de Balaguer, se convierte en una importante fortaleza fronteriza.
 Durante el siglo XI el Castillo pasara de ser un lugar puramente defensivo a convertirse en una residencia señorial. El nombre de Suda, apelativo que adaptará a partir de aquellos momentos, indica claramente esta doble función. Los restos arqueológicos también han confirmado este hecho: les yeserías que hoy son guardadas en el Museo de la Noguera son el máximo exponente del palacio andalusí que, sobre los años 1046 - 1047 elevará Ysuf al-Muzaffar.
 Con la conquista de Balaguer (1105) por las tropas de Ermengol VI, el Castillo entra en la fase cristiana, y pasa a ser residencia temporal de los sucesivos Condes de Urgell hasta el año 1314, momento en que Alfonso de Aragón convierte Balaguer en la capital del condado y el castillo en su sede permanente. Esto significara que el castillo se verá sumergido en grandes reformas constructivas de gran belleza. De aquí el nombre de Castillo "Formós" (Hermoso).
 Desgraciadamente, un asunto político, el Compromiso de Caspe, fue el responsable de la desaparición del castillo (séquito del 1413) en manos de las tropas de Fernando de Antequera, y también del fin del Condado de Urgell con el último conde, Jaime II, el Desdichado.
En su interior, encontraran carteles explicativos de las antiguas dependencias del castillo.
En las distintas excavaciones que se han efectuado se han encontrado importantes vestigios que pueden verse en el Museo de la Noguera, uno de los mejores museos de arte islámico.

domingo, 10 de agosto de 2014

Castillo de la Yedra - Cazorla

El castillo que corona a la serrana Cazorla es en sí mismo un tópico, un típico. Es el castillo que mejor representa el concepto de fortaleza. Se aúpa muy arriba sobre las aguas del fragoroso río Cerezuelo que cae, peñas abajo, serpenteando hasta el laberinto de calles cazorleñas.
Data de la época bereber y subido a hombros del cerro Salvatierra alcanza los 831 metros de altitud. En su uso original era una plaza fácil de defender por su intrincado acceso. Hoy permite al viajero una vista casi infinita de los olivares del noroeste de Jaén así como atisbar las alturas de las sierras cercanas de Las Villas y Segura

Castillo de Alcoba de la Torre

Es la de esta población una fortaleza compuesta por una torre de planta cuadrada realizada en mampostería con las esquinas de sillar, de más de 10 metros de altura y tres pisos de viguería de madera, a la que posteriormente se añadió un pequeño recinto murado de planta rectangular, con cubos redondos macizos en las esquinas de saliente y un patio en su interior. Cuenta con una puerta de acceso a nivel del patio y otra de arco apuntado a la altura del adarve de las murallas, posiblemente una poterna con un accesorio levadizo. El patio pudo estar casi completamente cubierto, y cuenta con pequeñas ventanas dobles del siglo XIII o XIV.
Al topónimo Alcoba, de origen árabe, se le atribuyen varios significados dependiendo del autor, siendo el más generalizado el de torre o cubo. Asín Palacios lo traduce por la cúpula; F. Cañes (1787) asocia Alcoba con Al Kobba, cuarto abovedado, y en latín cubículum.
Guillermo García indica un significado de aljibe (tinaja, cueva, cubículo, cuba), capilla (cripta) o torre (Alcoba de la Torre = Torre de la Torre, duplicidad bastante común en los topónimos de origen árabe).La historia de esta población está unida a la ocupación árabe de la península y su posterior reconquista, como lugar estratégico en la frontera del Duero, y al estar situada muy próxima a la calzada romana de Uxama (Osma) a Clunia (Coruña del Conde, Burgos). Así, se tiene constancia de que en 985 Almanzor castiga a los pobladores de la villa por haberse sublevado, y que en 989, tras el intento fallido de tomar en agosto San Esteban de Gormaz, favorecido por la traición de su hijo, Almanzor toma Osma y pone sitio durante dos meses a Alcoba, tomándola finalmente y prácticamente destruyéndola.
Perteneció al arciprestazgo de San Esteban de Gormaz y al señorío secular del marqués de Torreblanca.