Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



lunes, 30 de junio de 2014

Castillo de Casasola

El castillo de Casasola se encuentra en el término municipal de Chinchón, en la provincia de Madrid, sobre un promontorio rocoso a orillas del río Tajuña.
Para llegar a él tomar la M-404, desde Titulcia hacia Chinchón, y pasado el puente sobre el río Tajuña, tomar una pista de tierra hacia la izquierda, justo antes de comenzar a subir desde el valle.

Localización
El castillo de Casasola se encuentra en el término municipal de Chinchón, en la provincia de Madrid, sobre un promontorio rocoso a orillas del río Tajuña.
Para llegar a él tomar la M-404, desde Titulcia hacia Chinchón, y pasado el puente sobre el río Tajuña, tomar una pista de tierra hacia la izquierda, justo antes de comenzar a subir desde el valle.

Historia
Data de los siglos XIV-XV.

Estado de conservación
Se encuentra en ruinas, y transformado.

Propiedad
Es propiedad de particular, y se usa como vivienda.

Visitas
Su acceso es Libre, el exterior con dificultad. Información en la Plaza Mayor de Chinchón, Mesón de la Virreina, teléfono (91) 894 00 15.

(MonumentalNet)

domingo, 29 de junio de 2014

Alcazaba de Badajoz

La Alcazaba de Badajoz es considerada una de las mejores de España y es una de las más grandes del mundo. Representa el origen de la ciudad de Badajoz y su visita nos transportará hasta la época almohade
La ciudad de Badajoz fue fundada en el año 875 por el muladí emeritense Ibn Marwan al-Chilliqui. En esta época tiene su origen la Alcazaba árabe que se levanta sobre el Cerro de la Muela. Esta elevación natural está defendida de forma natural al norte, por donde pasa el Guadiana y al este por el arroyo Rivillas.

La fortaleza controlaba el paso natural desde la meseta castellana hacia los territorios de Andalucía y Portugal.
La Alcazaba cuenta con un recinto amurallado que procede en su mayor parte de la época almohade. Es por ello que la construcción se caracteriza por ser sencilla y austera. Dos características reflejo de los nómadas del Magreb de la época, que permite imaginar la vida de aquellos pobladores. Unas gentes que proceden del país alauí del siglo XII y que buscaban el retorno a su fe, esto es, al Corán en su visión más pura tras lo que se puede considerar la relajación religiosa de los almorávides.
Quien se introduce en la Alcazaba, declarada Monumento Histórico-Artístico por decreto de 3 de enero de 1931, lo hace en un recinto ovalado de 400 metros de norte a sur y de 200 de este a oeste. Para su construcción se utilizó mampostería, cajones de tapia de argamasa dura, el ladrillo y la sillería. Uno de los aspectos más curiosos del edificio es que la parte superior de la muralla y las torres se comunican por un paseo de ronda o adarve al que se accede por escaleras interiores.

Un elemento típico de este tipo de construcciones es la existencia de unas torres llamadas albarranas, cuya función es reforzar la defensa de la muralla en las partes más débiles de la misma o defender un punto estratégico. Así, en la cerca de la Alcazaba de Badajoz, la torre albarrana más importante por su tamaño y características estilísticas es la Torre de la Atalaya, conocida popularmente como Torre de Espantaperros.
Recientemente restaurada, su imagen recuerda a la Torre de Oro de Sevilla. No en vano fue este el modelo que se utilizó medio siglo más tarde para la construcción de la torre de la capital andaluza.

Situada en el ángulo sudoeste, esta torre presenta una planta octogonal, también característica de la época almohade, y está construida con muro de argamasa o tapial.
Está formada por tres cuerpos: el inferior es macizo, el segundo que comunica con el adarve que lleva a la muralla y está protegido en su extremo por dos torrecillas, y el tercer piso es de ladrillo. Este último es un perfecto ejemplo de que la llegada de los cristianos supuso algunos cambios en el monumento musulmán. Así, esta última parte de la torre es un campanario que envuelve una torrecilla más pequeña de la época original en la que se ven arcos ciegos y entrelazados.
Junto a las torres albarranas el visitante no debe dejar de ver algunas de las puertas de la Alcazaba que datan de la época original. En este sentido, destacan la Puerta del Capitel y la Puerta del Alpéndiz, ambas con entrada en recodo. Este sistema comienza a utilizarse en la segunda mitad del siglo XI. Sus ventajas eran que impedía el acceso rápido y directo de un posible enemigo y permitía al mismo tiempo una más estrecha vigilancia y defensa de las tropas situadas en el adarve de la muralla o en la torre que protegía la puerta.
En el interior del recinto se encuentra el Palacio de los Condes de la Roca, del siglo XVI, que en la actualidad acoge el Museo Arqueológico Provincial, con importantes piezas de las épocas prehistórica, visigoda, árabe y medieval cristiana.

sábado, 28 de junio de 2014

Castillo de Almorchón - Cabeza de Buey

El castillo de Almorchón es una fortaleza medieval construida en el siglo XV y situada en la pedanía de Almorchón, perteneciente a localidad de Cabeza del Buey, en Badajoz, (España).
Está edificado sobre un cerro rocoso de difícil acceso que evidencia su importancia estratégica, desde el que se pueden observar las tierras situadas a varios kilómetros a la redonda.
El topónimo del castillo indica su origen musulmán, aunque la edificación que se ha conservado hasta nuestros días es de construcción cristiana.
Tras la reconquista de la comarca de La Serena el emplazamiento fue entregado por Fernando III a la Orden del Temple, quien mantuvo su posesión hasta que fue entregada por Fernando IV a la Orden de Alcántara a principios del siglo XIV. El castillo fue reconstruido o rehecho sobre la base del antiguo castillo musulmán a mediados del siglo XV, tal y como indica el escudo nobiliario perteneciente a la familia Rol-Zúñiga, ya que Alonso Rol gobernaba la Encomienda en aquella época. Se continuaron realizando obras de mantenimiento en el castillo hasta finales del siglo XVI, quedando abandonado a mediados del XVII. Fue entonces cuando se inició el proceso de degradación que ha llevado a la fortaleza a su estado actual de ruina.
Características
El castillo conserva su torre del homenaje y una torre defensiva de forma cilíndrica. Antes de su declive la fortaleza contaba, además de con las dos torres ya citadas, con una capilla, unos aposentos, un aljibe y dos recintos amurallados concéntricos destinados a garantizar la seguridad de sus moradores.
La torre del homenaje tiene planta pentagonal y está construida, al igual que la torre defensiva, con mampostería. Los remates de las esquinas y los vanos de los muros están ejecutados con ladrillo, al igual que las saeteras situadas en la planta baja. La torre estaba dividida en tres plantas, estando cubiertas con forjados de madera las dos primeras y con una bóveda de piedra la tercera. Se conserva un aljibe en sus sótanos, donde se almacenaba el agua necesaria para poder vivir en el castillo.
La torre defensiva se encuentra parcialmente destruida y presenta un anillo realizado con ladrillo en el extremo superior.

jueves, 26 de junio de 2014

Castillo de Balsareny

El castillo de Balsareny, ubicado en lo alto de una colina de 420 m en la orilla derecha del río Llobregat, sobre el pueblo de Balsareny, es una fortificación buen ejemplo de fortaleza de estilo gótico civil catalán. Ha estado vinculado siempre al linaje de los Balsareny y se encuentra en un excelente estado de conservación.
Hoy es bien visible desde el eje del Llobregat, desde donde el castillo destaca con sus almenas airosas. La vista sobre el río y el pueblo de Balsareny es excelente. También se pueden ver las torres de Castellnou y Castelladrall.
La construcción actual está bastante bien conservada, tiene elementos de los siglos XIV y XV y se rehizo en el XIX.
Al lado mismo del castillo se puede visitar la capilla románica del siglo XII, con modificaciones posteriores, de la Virgen del Castillo.

Primera datación
El documento de referencia del 951 es un diploma de Luis el Piadoso, confirmación, a petición de la reina Gerberga y del Conde Odalric, de los bienes del abad Cesáreo de Santa Cecilia de Montserrat, entre los que se incluye la iglesia de Santa Cecilia en el término de Balsareny (Balceringia), que Longobardi había dado a Santa Cecilia de Montserrat.
Del mismo 951 hay un segundo documento, en este caso, una bula del papa Agapito II al abad Arnulf de Ripoll, confirmando las propiedades del monasterio, entre las cuales el lugar de Sierra "in pago Balzaraniensi".
En ninguno de estos dos documentos se habla explícitamente del castillo, sino de una iglesia del término y de un lugar del término, pero de la existencia de un término con iglesias y masías se desprende la existencia de un castillo fronterizo. Por eso el año 951 es la referencia conocida más antigua, aunque el castillo obviamente podía ser anterior, pero no lo debía ser mucho, ya que no parece casual que en un mismo año haya dos documentos, uno del rey de Francia y el otro del papa de Roma, que hablen de Balsareny, y antes no hubiera ninguno conocido. El primer documento que hace referencia expresa del castillo es del 966, y hay otros en los años 967, 977, 987, 990 (una bula del papa Juan XV).

Historia
A raíz de la rebelión de Aissó, los años 826 y 827, todo el Bages quedó despoblado hasta que Wifredo el Velloso lo repobló los años 877 al 883, construyendo iglesias, monasterios y castillos junto al Llobregat, desde Balsareny hasta Manresa.
En los siglos X y XI, una familia que llevaba el apellido de Balsareny se instaló y ayudó a la reconquista de la tierra que estaba en manos de los sarracenos. El primer personaje que aparece con este nombre es un vicario condal, Guifred de Balsareny. Su hijo Guillermo sustituyó el célebre abad Oliba como obispo de Vic, y su nieta Guisla se casó con el conde de Barcelona Berenguer Ramón I.
Desde finales del siglo XI hasta el XIII era regido por los señores de Manresa, después pasó a Wifredo Guitart y en 1102 a su hijo Bernat Ramon y Pere Bernat de Manresa.
El siguiente señor fue Ramón de Peguera, que lo compró a Mateu de Balsareny el año 1281. Su bisnieto homónimo (muerto en 1388), que fue consejero de Pedro III el Ceremonioso y mayordomo de la reina Leonor de Sicilia, hizo reconstruir el castillo dándole la forma y estructura que hoy conocemos. En este castillo se alojó el rey Juan I, que elogió la calidad de sus vinos que fueron presentados para la ocasión al rey.
En el año 1339, el rey Pedro III el Ceremonioso concede a la ciudad de Manresa la construcción de una acequia que comenzaba bajo el Castillo de Balsareny. El conflicto estaba servido. En el año 1392, el hijo del rey pasa tres días allí, que entonces era propiedad de Andreu de Peguera.
La familia Peguera continuó en el Castillo hasta el 1497. El siglo XVI los propietarios eran los Oliver hasta los inicios del siglo XVII cuando el bandolerismo se apropia de la zona. El Castillo fue un refugio clave para los bandoleros.
De los Oliver a los Corbera-Santcliment, pero por poco tiempo ya que pasó a De Martín a finales del siglo XIX. Con la boda de los descendientes pasó a los marqueses de Alós y De Martín, actuales propietarios.
La familia propietaria actual, los marqueses de Alós, mantuvieron su residencia allí hasta el año 1976.

Arquitectura
A causa de haber sido bien planificado y edificado, de acuerdo con el plan previo y en una sola campaña constructiva, es uno de los pocos castillos regulares y homogéneos de la Cataluña central. De forma pentagonal, conserva el edificio central mayoritariamente del siglo XIV pero con vestigios de la época románica, como el resto de hiladas de piedra de la parte septentrional y la estructura del patio. Tiene dos plantas. La inferior está estructurada a lo largo de un patio, casi rectangular, rodeado de una galería con varias cámaras destinadas a los servidores y guardianes, la bodega (donde todavía hay una tina), las cuadras y la mazmorra. En la superior se accede por una escalinata que lleva a otras dependencias: cámaras, cocina y salones. Todas las cámaras de esta planta están cubiertas por un techo de vigas. En la cima están las almenas, con una aspillera en medio, característicos de los últimos siglos medievales.

Cabe destacar, sobre todo, la canalización de agua por dos tuberías de piedra desde los tejados que confluyen en una gran cisterna, con un brocal, en el subsuelo del patio.
Durante el siglo XIX, se rodeó con una muralla exterior y dos torres donde se guardaba la artillería.

miércoles, 25 de junio de 2014

Muralla de Fuentes de Valdepero

Murallas: Han existido dos puertas en esta población amurallada.
La puerta Sur que conducía a Palencia, conserva algunos restos y se ha realizado su reconstrucción teórica.
La puerta Norte que conducía a Monzón de Campos, de la cual se conserva el arco que ha sido restaurado con la intervención de la Asociación Este arco, situado en la parte norte de la población, fue construido en el último tercio del siglo IX, cuando las tropas de La Reconquista alcanzaron este lugar.
Lo cierto es que la villa tuvo que sufrir las consecuencias de las terribles campañas emprendidas por Almanzor contra el reino de León.

Castillo de Hornachos

Localización
El castillo de Hornachos se alza sobre una alta peña que domina la localidad del mismo nombre, en la provincia de Badajoz.

Historia
Hornachos es la población extremeña que más tiempo estuvo ligada a la cultura y al arte islámico en Extremadura y tal vez en España. En esta localidad existió uno de los últimos núcleos moriscos extremeños hasta el siglo XVII, en 1609, fecha ésta en la que serían definitivamente expulsados en el reinado de Felipe III.
El castillo de Hornachos, construido por los árabes en el siglo IX, marcó los limites entre los reinos musulmanes de Badajoz y Toledo, y más tarde de las jurisdicciones de las órdenes militares de Santiago, establecida en Tierra de Barros, y de Alcántara, en La Serena.

Descripción
La fortaleza tuvo dos recintos, aunque el exterior se ha perdido. Del interno perduran muchos restos.

Materiales empleados
Construido en tábiya, tapial y mampostería.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva

(MonumentalNet)

martes, 24 de junio de 2014

Murallas árabes de Murcia

Este asentamiento se remonta al siglo VIII D.C, cuando se fundó la ciudad árabe de Mursiya, pero hay pruebas de reutilización de mampostería romana y de numerosos hallazgos visigodos (en el Museo de Murcia) que sugieren la presencia de ocupaciones anteriores en las cercanías, si no en la misma localidad.
El periodo más importante de la historia de la ciudad comienza en 1224, cuando se convirtió en e l centro del reino independiente de Ibn Hud ( muerto 1238), que se autoproclamó señor de la mayor parte de Al-Ándalus oriental, incluyendo Córdoba, tras la desintegración del poder de los almohades. Sin embargo, la aguda inestabilidad política tras su muerte y la amenaza militar de Castilla y Aragón llevó a Abu Bakr ibn Hud a someter su reino a Fernando III d e Castilla en 1243.
En 1264 hubo una rebelión local que tuvo éxito, en alianza con los nazaríes, pero la ciudad fue forzada a rendirse a Jaime I d e Aragón que la devolvió a su yerno castellano Alfonso X. Este último expulsó a la mayoría de la población musulmana y la repobló con catalanes. Hasta la caída de Granada en 1492 permaneció como fortaleza fronteriza; la masacre de la población cristiana de Cieza (40 km al noroeste de Murcia) en una incursión nazarí en 1449 indica la necesidad de continuar con unas defensas fuertes.
El principal legado de la presencia islámica en Murcia son los cimientos de una pequeña pero importante parte del sistema defensivo del siglo XII. Se ha establecido que existió a finales del siglo XII un poderoso conjunto de murallas alrededor de la ciudad, gracias a las referencias escritas tanto musulmanas como cristianas, y a la existencia de documentos administrativos que describen varias relaciones y restauraciones en los siglos XIV y XV. Las excavaciones, desde 1963 a 1965, descubrieron parte de la muralla del siglo XII, una torre y parte de una segunda muralla exterior del mismo siglo en la plaza de Santa Eulalia. También se descubrieron restos de una torre y de la muralla pertenecientes a una refortificación del siglo XV, que se eleva unos 4 m frente a la anterior puerta de entrada. La barbacana almohade (siglo XII) tenía la forma de una proyección rectangular que salía de la muralla exterior. Esta última contaba con una entrada con dos arcos, pero con sólo una puerta central al exterior. En el siglo XV ésta fue muy refortificada por la construcción de dos grandes torres unidas enfrente de la salida de la muralla exterior y la creación de dos puertas entre ellas, una frente a la otra paralelas a la muralla. El otro descubrimiento significativo de las excavaciones fue la presencia en la misma localización de un cementerio islámico de los siglos X-XI. Como sobre él se construyó la muralla almohade, y debió de haber estado originalmente fuera del perímetro de la ciudad, está claro que existió una muralla anterior, mas pequeña, dentro del área de la última.
El Museo de la Muralla Árabe, antaño en la plaza de Santa Eulalia, parece haber sido cerrado, y la cerámica y los demás hallazgos de las excavaciones se encuentran en la sección de arqueología del Museo de Murcia.

Castillo de Belvís de Monroy

El Castillo de Belvís de Monroy es una fortaleza situada en un cerro cercano a la localidad homónima al norte de la provincia de Cáceres (Extremadura).

Historia
La historia del castillo se remonta al siglo XIII cuando en tiempos de Sancho IV, este dona el "cortijo de Belvís" a Hernán Pérez del Bote con el mandato de repoblar estas tierras que habían quedado huérfanas tras la Reconquista y de crear en ellas "Casa Fuerte". A partir de este mandato, en la primera mitad del siglo XIV Alonso Fernández del Bote, nieto de Hernán, procede a la construcción de la casa fuerte sobre la que sus descendientes irán edificando el castillo posteriormente.

Descripción
La fortaleza, mezcla de los diversos estilos que se sucedieron durante los siglos que estuvo en construcción tales como el renacentista o el barroco, se levantó alrededor de la primitiva torre del homenaje, distinguiéndose claramente tres partes: la muralla con torreones defensivos de forma semicircular, el castillo propiamente dicho, con torres delimitando su perímetro y una serie de dependencias residenciales construidas durante el siglo XVI que facilitaron la vida en el interior del conjunto.

Estado de conservación
El castillo se vio seriamente dañado tras el abandono en que quedó después de las guerras de Sucesión y de Independencia. No obstante el conjunto todavía recuerda la majestuosidad que tuvo en tiempos de su máximo esplendor.
La fortaleza se encuentra protegida bajo la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

domingo, 22 de junio de 2014

Castillo de los Condes - Chinchón

En la parte mas alta de Chinchón se sitúa el Castillo de los Condes. Los Reyes Católicos conceden al linaje de los Cabreja un extenso señorío en la zona sur de la actual provincia de Madrid, fijando como cabeza de jurisdicción a la villa de Chinchón. Es muy probable que, siguiendo la costumbre, los nuevos señores se construyeran un castillo, como residencia y ostentación de su poder.
En la parte superior de la puerta entrada se puede ver el blasón de los Condes de Chinchón.El castillo sufre el asedio comunero y otras varias ocupaciones militares que lo dejan en lamentables condiciones y aunque fué reparado e incluso se levantó un nuevo edificio sobre el anterior, los Condes de Chinchón dejaron de habitar en él a partir del siglo XVIII.
Actualmente es de propiedad privada, de los Condes de Chinchón y no es visitable en su interior. Parece ser que el actual castillo es el segundo edificio que ocupa este emplazamiento. En los siglos XIX y XX fue utilizado como casa de labranza y fábrica de licores (anises de Chinchón).
La localidad de Chinchón se sitúa en uno de los puntos más altos de la meseta entre los ríos Tajuña y Tajo. El pueblo se distribuye en la cabeza de un valle, rodeado por dos cuerdas que descienden desde la parte más elevada que está al Este.
Desde el emplazamiento del castillo disfrutamos de una estupenda panorámica del valle y del pueblo, e incluso en la lejanía llegamos a ver las torres de Madrid.

sábado, 21 de junio de 2014

Castillo de Belmez

El Castillo de Belmez se alza majestuoso sobre la cima de una elevada roca desde la que domina, a sus pies, la localidad del mismo nombre. Desde el guardián del Alto Guadiato se divisan también los municipios vecinos de Peñarroya-Pueblonuevo, Espiel y Fuenteovejuna.
El castillo se encuentra al noreste de la localidad, siendo la calle Rafael Canalejo Cantero, anteriormente llamada calle Empinada, el camino más directo para llegar al él. Desde esta calle parten unas escaleras que llegan hasta las mismas puertas de la fortaleza.
 Historia
Se tienen noticias de su castillo desde el año 1245, aunque la torre principal y la muralla son posteriores, del siglo XV. Perteneció a la Orden militar de Calatrava después de pasar por el Concejo de Córdoba.
En el siglo XV Córdoba fue un punto importante en la culminación de la Reconquista. El castillo de Belmez se convirtió en una importante zona de control, pues en la guerra de Granada se pidió ayuda a ciertas ciudades castellanas para poder hacer frente al contingente nazarí.
Uno de los episodios más relevantes de su historia tuvo lugar entre los años 1810 y 1812. Durante la Guerra de la Independencia las tropas francesas se adueñaron del castillo, ocupándolo durante largo tiempo. Tan importante fue para los invasores franceses esta plaza que repararon incluso parte de recinto. La dominación francesa dejó una huella tan profunda en Belmez que sus habitantes prefirieron deshacerse de ese bastión que tan atractivo resultaba para sus enemigos, e intentaron destruirlo.
Este castillo fue también testigo de los enfrentamientos entre el general Riego y las tropas realistas.
Descripción y características
El castillo de Belmez, al igual que otros que poblaron el norte de la provincia de Córdoba, custodiaba el camino viejo de Los Pedroches.
A la fortaleza se llega por una empinada y zigzagueante escalera que parte desde la calle Rafael Canalejo Cantero. A lo largo de su recorrido se han dispuesto algunos descansillos que permiten recuperar el aliento, y desde los que puede verse la cantera que, en el siglo XIX, a punto estuvo de arruinar este enclave.
El acceso al recinto se realiza a través de una puerta acotada, situada en uno de los cubos. Al lado de ella había un torre albarrana, típico sistema defensivo árabe.
De forma alargada, su planta se adapta al terreno sobre el que se asienta, una enorme roca infranqueable por el lado noroeste por un profundo acantilado. Seis torres semicilíndricas dispuestas a lo largo de una muralla con tramos de distintos grosores rodean el recinto interior, en cuyo patio de armas, hoy cubierto de vegetación, perdura un aljibe conocido popularmente como la pisada del caballo, y que, dadas las características del terreno, siempre contiene agua.
La torre del Homenaje, de planta pentagonal y once metros de altura, está dividida en dos plantas rematadas en bóvedas de ladrillo. Su interior revela hoy día las desafortunadas y antiestéticas labores de reconstrucción que, sin tener en cuenta el pasado, se realizaron en el año 2001. Estuvo rematada por matacanes y almenas, elementos claramente defensivos que han desaparecido con el paso del tiempo. De entre sus escasos vanos destaca una ventana con arco de medio punto. Desde sus balcones pueden verse Sierra Palacios, el pantano de Sierra Boyera y un lago artificial originado de una explotación minera. Desde la parte más alta de la torre se divisan también las localidades próximas, algunos pozos mineros y las vías férreas que antaño fueron de pasajeros entre Córdoba y Almorchón y que hoy sólo se usan para el transporte de mercancías.
Materiales de construcción
En la construcción de esta fortificación se empleó la piedra, aplicando las dos principales técnicas constructivas, la mampostería, o piedra escasamente labrada para la zona de los muros, y la sillería, para las esquinas de las torres, donde se cuida más el trabajo de la piedra.
Estado de conservación
A lo largo de su historia, el castillo de Belmez ha pasado por momentos de auténtico olvido, aunque no han logrado destruir del todo su robusta figura.
En el año 1961 el arquitecto Félix Hernández Giménez restauró parte del castillo, y en 2001 la Junta de Andalucía invirtió 279.080 euros en la consolidación de sus restos.
Actualmente se está elaborando, en colaboración con la Delegación de Medio Ambiente, un proyecto para la mejora de los alrededores de la fortaleza.
Por el momento el Ayuntamiento de Belmez no tiene intención de llevar a cabo ninguna nueva actuación sobre el edificio, aunque desde hace tiempo se habla de la construcción de un elevador para facilitar el acceso al mismo.
En las piedras del camino hay una curiosa inscripción del año 1959, que pasará a la historia por su forma de pergamino y su contenido, que por lo poético dista mucho del puro vandalismo de las pintadas de hoy día.

Castillo de Alba - Sorribos de Alba

En el valle superior del río Bernesga, tomar la N-630 norte desde León durante 25 km y girar al oeste por la C-626, que lleva, tras 4 km, a Sorribos de Alba.
Éste es probablemente el castellum de Alva que Alfonso III construyó (según el cronista Sampiro) alrededor del 874 en el territorio de León. A diferencia de las otras dos fortalezas semejantes, en Luna y Gordón, que fueron reconstruidas de forma importante en los siglos posteriores, Alba parece haber permanecido inalterada desde su construcción en el siglo IX hasta que fue destruida por Alfonso VIII de Castilla en 1196. Estos castillos se construyeron todos en la cara meridional de la Cordillera Cantábrica que separa a Asturias de León y la Meseta, y eran parte del proceso de expansión del reino y de la repoblación de la última. El castillo, de forma rectangular (aprox. 150 x 50 m), fue construido con grandes bloques de piedra caliza. Tenía dos torres rectangulares (6 x 4 m y 4 x 3,5 m, respectivamente) a cada lado. La mayor de las dos, en el noroeste, tiene una puerta de entrada en su pared meridional y un pequeño muro enfrente de la torre la aísla del resto del castillo, formando una zona separada defendible.
Todavía no se han localizado las puertas de entrada. En el centro del yacimiento hay una cisterna (12 x 4 m) y un área de edificios domésticos entre ésta y la muralla.


(España Guía arqueológica - Roger Collins)

Castillo de Alange

El Castillo de Alange es un castillo medieval ubicado en el municipio de Alange, en la provincia de Badajoz (España) elevándose sobre el Cerro de la Culebra a 485 m (de ahí que también sea denominado como Castillo de la Culebra) de fuertes y abruptas pendientes de roca cuarcítica.
Desde los restos de esta fortaleza se pueden divisar los castillos de Hornachos y de Montemolín. Al situarse unos 200 metros sobre la planicie extremeña también se divisa con facilidad no sólo la villa de Alange en dirección este, sino toda la comarca en un ángulo de 360º: Mérida y la desembocadura del río Matachel en el Guadiana al norte, la imponente presa de Alange al oeste y los límites más septentrionales del pantano y Almendralejo al sur.

Historia
Los orígenes del Castillo de Alange se remontan a épocas de la Hispania romana. Por aquel entonces la fortaleza era conocida como Castrum Colubri, del que derivaría el nombre de culebra. Con la conquista de la península por los árabes el castillo es reconstruido sobre la fortaleza romana en el siglo IX, en torno al año 850 por Hixn-al-Hanash, del que deriva el nombre de Alange (al-Hanash o al-Hanx derivó posteriormente en al-Anj ). A partir del siglo XIII, entre el año 1243 y 1245, el castillo es conquistado por la Orden de Santiago bajo orden de Fernando III de Castilla, estableciéndose la encomienda de Alange en su proximidad. El castillo tuvo utilidad hasta el 1550, año en el que fue abandonado.
Son las modificaciones cristianas hechas en mampostería y ladrillo, y realizadas sobre la obra musulmana, las que se pueden observar en la actualidad. En particular queda en pie la Torre del homenaje y parte de las murallas, así como la Puerta del Sol; arco a través del cual se accedía y se accede actualmente al interior del castillo desde Alange.

(Wikipedia)

Castillo de Almanza

Situación
El castillo de Almanza se encuentra en la localidad del mismo nombre, provincia de León.

Historia
El castillo actual fue construido en el siglo XV sobre un castillo anterior del siglo XII.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva, y muy transformado.

Visitas
El acceso es libre.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

jueves, 19 de junio de 2014

Fortaleza de Serón de Nágima

La Fortaleza de Serón de Nágima se encuentra en tierras sorianas, siendo algo incomprensible que haya resistido el paso de los siglos por la pobreza de su material. El Castillo de Serón de Nágima se encuentra incluido en la Lista Roja del Patrimonio realizada por la asociación Hispania Nostra.
Historia
Este castillo engrosa el número de fortalezas, en su mayoría de piedra caliza, que una tras otra y a veces de forma simultánea, fueron levantándose en nuestro suelo como bastiones para devolver la tranquilidad a las gentes durante aquellos siglos de continuadas luchas del medievo. Esta situación de inseguridad predispuso el ánimo de reyes y señores feudales, a montar la guardia, para evitar sorpresas, levantando castillos en lugares estratégicos. Esta circunstancia, unida al sistema político que imperaba en la Edad Media, cuando persistía una antigua costumbre romana, según la que los monarcas cedían tierras a los señores feudales, como compensación a los servicios militares que habían prestado al Rey, juntamente con aquella otra costumbre germana que llevaba aparejada la fidelidad a su señor por parte de sus propios vasallos, propiciaba que los señores feudales se encumbraran y ello traía como consecuencia el paulatino deterioro o la debilitación del poder de los monarcas.
Por ello, nada debe resultarnos extraño que ciertos señores feudales hicieran tabla rasa de los vínculos que de alguna manera les unía a su Rey, olvidándose de los muchos beneficios recibidos y ponían en 'tela de juicio' la autoridad del monarca y previendo posibles represalias, hacían un frente común con la construcción de castillos y fortalezas, sin la autorización y el beneplácito del monarca. En aquellos momentos, que sin lugar a dudas existieron de 'un tira y afloja', que aunque no fueran enfrentamiento, si de recelo hacia su Rey, es posible que se levantara el castillo de Serón de Nágima, en el que el tiempo si que contaba, y en ello podría estar la explicación de que se utilizara la arcilla que era un material muy abundante en la comarca y en este caso concreto lo tenían a pie de obra.
Esto es una simple hipótesis y así queda por el momento, pues no hay una explicación válida para que aquí se utilizase la arcilla y en cambio en el caso del palacio fortaleza de Monteagudo, a pocos kilómetros, y la torre de Martín González, en el mismo término municipal, se usase la piedra.
De este hermoso y peculiar castillo de planta rectangular, lo que más destaca es el material de construcción empleado, que se funde con la tierra, y que le proporciona una belleza poco habitual, en contraste con la pobreza del material autóctono y no por eso menos noble, que es el tapial de arcilla, muy abundante por cierto en la comarca de las Vicarías. Uno de los factores que ha determinado su estado de conservación es la debilidad de este material, ayudado por las voladuras de los ejércitos de Napoleón en su retirada, pero que a su vez ha evitado la reutilización del material para otras construcciones, como es habitual en los castillos de piedra .
Así es que quedan en pie dos muros, que llegan a medir algo más de tres metros de grosor, y algunos restos de su planta rectangular, con al menos dos torres cuadradas en las esquinas opuestas a la villa, que sobresalen ligeramente de los muros. Una de las esquinas que daba a la población se derrumbó en años recientes y a juzgar por el estado de los bajos de los muros, éstos no durarán mucho más. En el interior, restos de lo que parece un aljibe y marcas de los mechinales de las construcciones interiores. En la explanada que se encuentra frente al castillo, opuesta a la población, huellas de lo que podría ser una plaza empedrada con cantos, con dibujos radiales.
La población estaba rodeada por una muralla de tapial, cal y canto con tres puertas conocidas como la de las Eras, la de la Muela y la de la Ombría.

miércoles, 18 de junio de 2014

Castillo de Santa Ana - Roquetas de Mar

El Castillo de Santa Ana, también conocido como de Las Roquetas es una fortificación del siglo XVII, que durante años sirvió de refugio a los escasos habitantes del municipio que residían en su mayoría en la zona del Puerto.
Un incidente destruyó la mayor parte del edificio, dejando tan sólo una de las torres que se han conservado e integrado en el proyecto de recuperación de esta instalación histórica, que finalizó en mayo de 2003.
En la actualidad, el castillo cuenta con numerosas salas de exposición en las que se exhiben pinturas, fotografías, esculturas, etc... Vale la pena destacar el patio interior, de gran belleza, en el que se celebran conciertos y representaciones teatrales, principalmente durante los meses de verano.

lunes, 16 de junio de 2014

Torre de Berberana

En abierto emplazamiento próximo a la población, abandonada a su suerte y desprovista de su cubierta original, la torre de Berberana sufre la indignidad de su ostracismo soportando con estoica resistencia los efectos inexorables del paso del tiempo, intentando retardar la previsible situación de arruinamiento que le aguarda si no media una intervención restauradora que cambie el signo de su destino.
Reseña histórica
Pocos datos seguros nos ofrecen las fuentes documentales sobre el origen de este torreón, que debió erigirse entre los siglos XIV y XV. Perteneció al linaje de los Fernández de Velasco.
Características arquitectónicas
Tiene planta rectangular. Llama la atención el peculiar material empleado en su fábrica, consistente en lascas deprimidas de piedra grisácea. Los ángulos se escuadraron con sillarejo. Las aperturas de la puerta y ventanas se ciñen con cantería albina, que contrasta vivamente con la tonalidad general grisácea del edificio. Uno de los muros presenta ventana ajimezada con diseño muy simple de arco ligeramente apuntado. En medio de los muros se abrieron estrechas saeteras, enmarcadas con los mismos materiales empleados en los remates angulares.
Estado de conservación
Ha conservado la estructura central. Su remate se perdió. Sufre abandono secular en un solar algo apartado de la villa.

Torre de los Velasco - Valdenoceda

A la vera de la interesante iglesia románica de San Miguel se alza una de las más bellas torres del rico y variado catálogo provincial burgalés.
Reseña histórica
En los últimos años del siglo XIV doña Inés Alfón de Valdivieso transmite su casa de Valdenoceda a don Juan Fernández de Velasco. Éste forma mayorazgo en favor de su hijo Pedro, en el que aparece incluida la casa adquirida. La presencia del escudo de los Velasco y de la esposa de su primer representante permite presumir que la torre debió reconstruirse entre finales del siglo XIV y comienzos del XV.
Características arquitectónicas
Tiene planta rectangular. Sugiere una sensación de esbeltez impropia del grosor de sus muros, que alcanza los dos metros de espesor. Para su edificación se empleó, fundamentalmente, sillarejo. Los remates angulares se afinaron, no obstante, con cantería de impecable talla. Se corona con almena. El acceso al interior se verificaba, originalmente, a Iravés de una puerta elevada. La restauración de que ha sido objeto ha hecho variar la estructura interna, ampliando el número de pisos que en su origen tuvo la torre. Presenta ventanas geminadas, con sencillo parteluz y arcos ligeramente apuntados. El blasón de notable tamaño que se conserva sobre la actual puerta de ingreso corresponde al linaje Villamor. El escudo de los Velasco se exhibe en otras partes del edificio.
Estado de conservación
Luce una espléndida estampa. Conservó su estructura central básica y ha sido restaurada. Es de propiedad particular. Carece de uso.

domingo, 15 de junio de 2014

Castillo de Castellví o de Rosanés

 
El Castillo de Castellví o Castillo Viejo de Rosanes es un castillo localizado en Castellví de Rosanes, en el Bajo Llobregat.
La primera noticia documentada del castillo se remonta al 963 como Castrum vetula (Castillo Viejo), y se menciona el personaje Gilelmus como señor del castillo en una escritura de confirmación de tierras hecha en San Cugat. Entonces, los castillos y posesiones de Castellví de Rosanes y Castellví de la Marca pertenecían a una misma familia, los Castellví o Castellvell. Esta familia tuvo mucha influencia en la corte condal y la ciudad de Barcelona.
El nombre de Rosanes proviene del apellido originario Rodanes (esta denominación fue también la primitiva del castillo de Eramprunyá), y Castellvell derivó con el tiempo en Castellví, topónimo que se encuentra en Castellví de Rosanes y Castellví de la Marca, aunque la denominación de «viejo» tiene varias teorías: una de ellas es la necesidad de diferenciarse del cercano castillo de Rosanes (o de Pairet), edificado posteriormente, otra se debe al hecho de existir unos cimientos romanos, y la última es la que hace referencia a la reedificación del castillo primitivo (o Viejo) después de su destrucción hecha por Almanzor (985). Actualmente también es conocido como castillo de Santiago.
El Castillo Viejo de Rosanes, a pesar de su extraordinaria importancia histórica y su interés arqueológico, es un monumento que se encuentra inmerso en un grave proceso de degradación.

jueves, 12 de junio de 2014

Torre de Villaute

La restauración de que ha sido objeto ha privado a la torre de Villaute de la característica pátina de los edificios desgastados por el paso del tiempo que venía mostrando. Permite, por el contrario, garantizar la conservación de un contundente ejemplo del modelo de torre que gozó de gran predicamento en la provincia burgalesa durante la decimoquinta centuria.

Reseña histórica
Mientras algún tratadista señala que su construcción data de los primeros años del siglo XV, otros retrasan la fecha del inicio de obras una centuria. El linaje Varahona venía ejerciendo dominio en el lugar. Cuando comienzan a menudear las citas documentales sobre la construcción de la torre el apellido se había transformado en Varona. Se cita a Juán de Varona como posible impulsor de las obras del torreón. En el año 1539 el edificio pasa a formar parte del mayorazgo constituido por esta estirpe, concretamente por García Varona.

Características arquitectónicas
Se le ha añadido un tejado que desvirtúa de manera muy notable su aspecto original. La fila de ménsulas que asoma bajo sus aleros nos indica que soportaba un tipo de corona bien diferente. La mayor parte del conjunto se construyó con mampostería, mientras las esquinas eran afirmadas con cantería tallada. Uno de sus muros, sin embrgo, se levantó con sillarejo. Algunos canes que sobresalen del paramento nos indican que debió disponer de protectores volados en las ventanas. La centrada se situó en el nivel del primer piso. Disponía de local subterráneo, tres alturas y planta de terraza.

Estado de conservación
Perdió su corona. Ha sido restaurada. Sus estancias se han adecuado para mejorar sus condiciones de habitabilidad.
La restauración de que ha sido objeto ha privado a la torre de Villaute de la característica pátina de los edificios desgastados por el paso del tiempo que venía mostrando. Permite, por el contrario, garantizar la conservación de un contundente ejemplo del modelo de torre que
gozó de gran predicamento en la provincia burgalesa durante la decimoquinta centuria.

Reseña histórica
Mientras algún tratadista señala que su construcción data de los primeros años del siglo XV, otros retrasan la fecha del inicio de obras una centuria. El linaje Varahona venía ejerciendo dominio en el lugar. Cuando comienzan a menudear las citas documentales sobre la construcción de la torre el apellido se había transformado en Varona. Se cita a Juán de Varona como posible impulsor de las obras del torreón. En el año 1539 el edificio pasa a formar parte del mayorazgo constituido por esta estirpe, concretamente por García Varona.

Características arquitectónicas
Se le ha añadido un tejado que desvirtúa de manera muy notable su aspecto original. La fila de ménsulas que asoma bajo sus aleros nos indica que soportaba un tipo de corona bien diferente. La mayor parte del conjunto se construyó con mampostería, mientras las esquinas eran afirmadas con cantería tallada. Uno de sus muros, sin embrgo, se levantó con sillarejo. Algunos canes que sobresalen del paramento nos indican que debió disponer de protectores volados en las ventanas. La entrada se situó en el nivel del primer piso. Disponía de local subterráneo, tres alturas y planta de terraza.

Estado de conservación
Perdió su corona. Ha sido restaurada. Sus estancias se han adecuado para mejorar sus condiciones de habitabilidad.

(Los castillos y fortalezas de Castilla y León - Carlos M. Martín Jiménez)

Castillo de Tudela - Oviedo

Localización
El castillo de Tudela se encuentra sobre una colina en el barrio de Focara, parroquia de Olloniego, municipio de Oviedo, Asturias. Se puede acceder a él en coche hasta La Mortera, y desde allí seguir un trayecto corto y fácil. También se puede subir a pie, pero el trayecto puede durar unos tres cuartos de hora.
Historia
Al parecer se trata de una fortaleza levantada sobre los restos de un castro prerromano. Existen referencias documentales en el siglo IX, durante la época de Ordoño I.
Fue reconstruido por Alfonso III, por su importancia estratégica como defensa del Nalón y control del paso entre Asturias y Castilla, uno de los más importantes.
En 1132, Gonzalo Peláez se levantó contra Alfonso VII. En el siglo XIV participó en las guerras civiles que enfrentaron a Pedro I con el infante don Enrique. En 1383, el rey Juan I ordenó su destrucción.
Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.
Protección legal
Monumento Histórico-Artístico desde el 22 de mayo de 1965

(CastillosNet)

miércoles, 11 de junio de 2014

Castillo de San Martín de las Arenas - Soto del Barco

Esta fortaleza está situada en un promontorio a los pies de la desembocadura del río Nalón. Es un edificio emblemático de la comarca y buen ejemplo de la arquitectura militar de la Edad Media siglo IX.
El lugar donde se encuentra fue un asentamiento romano sobre el que, en época de la monarquía asturiana, se erigió una fortaleza con indudable misión estratégica: la defensa de la entrada de la ría y el control del embarcadero hacia la otra orilla del Nalón. Ya en la baja Edad Media se levanta el castillo, que jugó un papel importante en los acontecimientos de la historia política y militar de la región.
La fortaleza de San Martín intervino en los sucesos guerreros más destacados de la historia asturiana medieval. En la actualidad lo que era el castillo se convirtió en una vivienda de una planta y bajo, perfectamente integrada; la muralla fue en 1995 restaurada. Posee además un embarcadero privado, fuentes, cuidados jardines y una envidiable vista a la desembocadura del río Nalón. Fuera del recinto amurallado se encuentra la casa de los guardeses.
El Castillo es de propiedad privada y no se encuentra abierto al público.

Castillo del Águila - Gaucin


Se  encuentra localizado sobre un promontorio en la localidad malagueña de Gaucín.
 
 
Historia
El castillo del Águila fue construido por los romanos. En el año 914, durante la campaña contra Belda (Gaucín), los vecinos de esta Villa presenciaron desde el castillo la quema de las naves de Umar ben Hafsum, en Algeciras. Abd al Yabbar, hijo del Al-Mutamid, conquistó el castillo de Gauyan (Gaucín) en el siglo XI. En uno de sus asedios, en 1309, se inmortalizó Guzmán el Bueno y halló su muerte. Este fuerte fue conquistado por la tropas cristianas en 1485. El primer Alcaide residente en el castillo fue Pedro Castillo. Otros Alcaides fueron Juan de Torres, su hermano Rodrigo (1496), Juan Maraver (1513), Juan de Campo Vaca de Mendoza (1559), etc.. Con la invasión francesa el castillo se convirtió en foco de resistencia, y fue tomado en el año 1810 pese a que don Antonio de Molina y Navarro, con 20 hombres, desafió a los invasores. El general José Serrano Valdenebro promovió la reparación del castillo en 1839, dado el estado de abandono en que se hallaba, cerrándose una rotura de más de 3 metros de 5 de ancho en el pantallón de la muralla aspillerada, se limpió el recinto, los tres aljibes, el horno, etc., todo ello con un presupuesto de 28.220 reales de vellón. Con esta reforma se pretendía alojar a 80 soldados y oficiales. Posteriormente, en 1842, el castillo albergó a 40 soldados, seis cañones y 2 obuses. En el año 1843 el polvorín explotó causando graves destrozos.
Descripción y características
La fortaleza de El Águila es un conjunto de planta irregular formado por tres recintos amurallados. El acceso al recinto exterior se realiza por dos puertas. La puerta principal es la del este, dando acceso por el lateral del valle del Genal. Está formada por dos arcos. El primero de ellos, y mayor, es un arco apuntado construido en ladrillo y con saeteras laterales, asentado sobre rocas calizas. Sobre este arco se superponen sillarejos en hiladas del mismo tipo que conforman el murallón exterior tras el que se halla el camino de ronda. El segundo arco, más profundo y de medio punto también con dóvelas de ladrillo con gruesa capa de argamasa presenta un alfiz enmarcado. Sobre el trasdos del arco superior se superpone el primer lienzo amurallado del recinto. La otra puerta está situada en el lateral norte; es de semejante construcción y presenta saeteras. El primero de los recintos es el mayor y sirvió para dar refugio a la población y el ganado. Se puede acceder a él por lasdos puertas descritas, y posee un cerramiento de muro alto de rocas calizas con aspilleras. En la parte este se encuentra la ermita del Santo Niño y el antiguo hospital. En el otro extremo se encuentra la torre de la Regente, de planta cuadrada, y proximo a ella se encontraba el polvorín que explotó en el año 1848. A poca distancia, entre unos bloques rocosos, se alzan restos de lo que fueron las construcciones militares donde se estima que debieron estar los primitivos asentamientos, por los matériales cerámicos ibéricos hallados y el más antiguo de los aljibes, excavado en la roca del albacar. El segundo recinto es de mampostería y ladrillo, y posee dos aljibes, uno en cada extremo. El tercer recinto es la ciudadela. Su planta es cuadrangular, y se accede a él mediante una doble arquería de ladrillo rojizo, de época musulmana. Está formado por dos cuerpos de mampostería de distinto nivel con alternancia de ladrillo y piedra caliza. El primer nivel debe su construcción probablemente a la época califal (siglo X), por los materiales hallados en sus oquedades. El segundo, o campanario, conforma la denominada "Torre de la Reina" de época más reciente. Estado de conservación Con motivo del I Plan Provincial de Arqueología de Málaga, se realizaron varias actuaciones, como limpieza, sondeo, desbroce, etc., y se recuperó buena parte de material arqueológico, destacando los restos de candiles de goterones del la época califal (siglo X), cerámica de cuerda seca con bordes de bacin (época almohade), etc.
 
Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgó reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía

martes, 10 de junio de 2014

Castillo de Calatalifa - Villaviciosa de Odón


Información
Fue mandado construir por Abderramán III en el siglo X, y según cuenta la tradición, el califa, camino de una de sus batallas en el año 939, quedó hondamente impresionado a la vista de un eclipse total de sol. Constituía un importante puesto de control en el camino tradicional que unía Toledo con el puerto de los Leones, siguiendo el curso del Guadarrama hacia la sierra por las fortalezas de Canales, Olmos y Calatalifa. Calatalifa procede del árabe Qalát al Halfa, castillo construido en ladrillo.

Localización
El castillo de Calatalifa se encuentra en el municipio de Villaviciosa de Odón, provincia de Madrid.Para llegar a él tomar, desde Villaviciosa de Odón, el camino llamado de los Pinares que sale al suroeste, y que conduce al interior de una finca privada dedicada a la extracción de áridos en el lugar llamado Cueva de la Mora. Junto al río, y entre dos barrancos, se encuentran los restos del castillo y del recinto murado.

Historia
El castillo árabe de Calatalifa fue mandado construir por Abderramán III en el siglo X, y según cuenta la tradición, el califa, camino de una de sus batallas en el año 939, quedó hondamente impresionado a la vista de un eclipse total de sol.Constituía un importante puesto de control en el camino tradicional que unía Toledo con el puerto de los Leones, siguiendo el curso del Guadarrama hacia la sierra por las fortalezas de Canales, Olmos y Calatalifa. En el siglo XIV esta vía cayó en desuso, al adquirir importancia Madrid e Illescas.Calatalifa procede del árabe Qalát al Halfa, castillo construido en ladrillo.

Estado de conservación
Su estado es ruinoso, en el límite con lo que casi puede considerarse arqueología.

Castillo de las Escobetas - Garrucha

La fortaleza fue obra del arquitecto Francisco Ruiz Garrido, y tras su construcción y por la seguridad que proporcionaba, Garrucha comenzó a crecer.
Construido en mampostería. Consta de tres cuerpos. La parte central es rectangular, con los lados más cortos redondeados en los que se abren una puerta también rectangular. Adosado al lateral derecho va un cuerpo en forma de pirámide truncada con muros en talud. Presenta en su parte superior un pretil horadado con saeteras.
El cuerpo adosado al lado izquierdo es de menor altura, sin vanos y sin saeteras.
Se accede por unas escaleras exteriores y de un sólo tramo que se adosa en el lateral derecho.

Castillo de Torija

El castillo de Torija es una fortaleza medieval situada en el municipio español de Torija, en la provincia castellano-manchega de Guadalajara.
Historia
Se cree que su fundación pertenece a los templarios. Sirvió de atalaya defensiva en guerras medievales, siendo conquistado por los navarros en el siglo XV. Lo reconquistó el marqués de Santillana, quedando finalmente en posesión de una de las ramas de la familia Mendoza: los Suárez de Figueroa y Mendoza, condes de Coruña y vizcondes de Torija.
Durante la Guerra de la Independencia fue volado por orden de El Empecinado para evitar que los ocuparan los franceses.
Durante la guerra civil sufrió también cuantiosos destrozos, siendo restaurado en los años sesenta por la Dirección General de Bellas Artes y más recientemente por la Diputación de Guadalajara.
En la torre del homenaje se encuentra un museo dedicado al libro de Camilo José Cela Viaje a la Alcarria, y el castillo es sede del Centro de Interpretación Turística Provincial de Guadalajara.

Castillo de Santa Florentina - Canet de Mar

Incendiada en 1430 de la primitiva casa no quedan nada mas que dos torres que forman un hermoso portal del siglo IV. Es una Domus ampliada y transformada en castillo gótico.
Destaca la labor realizada por el arquitecto Lluís Dómenech i Montaner, que respetó los elementos de la domus cuándo lo remodeló a fines del siglo XIX.

domingo, 8 de junio de 2014

Castillo de Peñarroya

Es una de las fortalezas que aún se conservan en el territorio de los que los caballeros hospitalarios poseyeron en La Mancha, el denominado Campo de San Juan. Está situado a 12 Km de Argamasilla de Alba, en dirección a Las Lagunas, constituyendo la entrada al Parque Natural. Fue conquistado en el año 1198 por las órdenes coaligadas de Santiago y San Juan, y adscrito definitivamente a ésta última en 1215.
En el siglo XIV Peñarroya era, sin duda, la encomienda más importante de la Orden de San Juan desde el punto de vista económico.
Se trataba de una fortaleza para garantizar el aprovechamiento económico del territorio, arrendamiento de pastos, cobro de impuestos y protección de pobladores pacíficos, a la vez que almacén de bienes o “caja fuerte” de la Orden.
Situado estratégicamente sobre un acantilado, en el que se construyó la presa del embalse de Peñarroya, el castillo conserva:
En el exterior: camino de acceso medieval, humilladero y foso.
En el interior: antemuralla, liza, muralla medieval principal, torre del homenaje, ermita del s. XVII de marcado estilo barroco decadente en cuyo interior se encuentran pinturas a ambos lados del altar mayor, destacando también el retablo churrigueresco, el camarín de la virgen, el coro y una extraordinaria talla del siglo XVII que primitivamente estuvo emplazada en el convento de los Mercedarios de Argamasilla de Alba;  patio de armas,  ermita del siglo XII, y aljibe medieval.
Recientemente se han encontrado en el exterior una necrópolis de rito islámico y un campo de silos de cronología indeterminada

(Ayuntamiento de Argamasilla de Alba)

jueves, 5 de junio de 2014

Castillo de Alora

El Castillo de Álora es una fortaleza situada en el Cerro de las Torres de la localidad malagueña de Álora.
De origen fenicio, los romanos fortificaron las ruinas con las que se encontraron. Posteriormente fue arrasado por los vándalos durante una incursión. Serían los árabes quienes lo restaurarían, convirtiéndolo en residencia y alcazaba.
Sobre la antigua mezquita se levantó la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación, edificación que tardó en construirse casi cien años, entre 1600 y 1699. Dicho templo consta de tres naves separadas por grandes columnas toscanas que se cubren con armaduras de madera.
El castillo se vio afectado por el terremoto de 1680. A partir de ese momento, cumplió las funciones de camposanto. En 1931 fue declarado Monumento Histórico Nacional, a pesar de que del castillo sólo quedan en pie dos torres, en parte reconstruidas, y un arco de herradura abierto en la muralla.
También quedan en la torre de la iglesia varios impactos de bala efectuados por un escuadrón de la caballería francesa en agosto de 1823. Con los disparos derribaron la placa conmemorativa de la Constitución de Cádiz.





(Wikipedia)

martes, 3 de junio de 2014

Castillo de Montizón - Villamanrique

El Castillo de Montizón está en el término de Villamanrique (Provincia de Ciudad Real).
Por su estructura debió ser de construcción cristiana, ya que durante la época musulmana el paso de la Vía Augusta por el Dañador lo vigilaba el castillo de Ibn Xoray (hoy ruinas en el estrecho de las torres). Perteneció, como toda la zona, a la Orden de Santiago. Jorge Manrique fue comendador de Montizón. Se conserva bastante bien, y es de propiedad privada.

Castillo de Güéjar de la Sierra

El castillo de Güéjar se encuentra sobre el Cerro del Castillejo, una cima situada en el término municipal de Güéjar Sierra, provincia de Granada.

Localización
El castillo de Güéjar se encuentra sobre el Cerro del Castillejo, una cima situada en el término municipal de Güéjar Sierra, provincia de Granada.

Historia
Los musulmanes dieron al lugar el nombre de Qaryat Walyar, y se alojaron al abrigo de dos fortalezas: una en el cerro conocido como El Fuerte, y la otra, de la que aún se conservan restos, situada en el Cerro del Castillejo.
El Castillejo fue construido por los romanos durante los últimos años de su dominación, y apoderado por el árabe Amir-Ben-Abdalá al vencer a don Tello de Castro, quién murió a las puertas del castillo a finales del 711.
En el siglo XI controlaba el valle alto del río Genil, manteniendo importante funciones para el paso de trashumancia de ganado hacia las Alpujarras.
En 1498, y ante el importante gasto que suponía mantener las más de 100 fortalezas del Reino, se produce el abandono y posterior derribo de 17 fortalezas, una de ellas debía ser la de Huejar. Pero la fortaleza no sería derribada a pesar de la orden real, ya que durante la revuelta mudéjar de 1500 sirvió de refugio para 2.300 personas.

Descripción
Se trata de un castillo de planta sensiblemente triangular que ocupa una considerable superficie y que debió disponer de varios recintos, rodeando el inferior todo el pico sobre el que se asienta. Se conservan importantes restos sobre todo al norte, al sur, al oeste y al suroeste, con algunos tramos en zig-zag para suplir la construcción de torres de flanqueo.
Sobre el punto más elevado del terreno, el norte, hay restos de un recinto rectangular con un gran número de habitaciones en su interior. Sus dimensiones son de 21 x 18 metros de lados, sus muros son de tapial de cal y canto de 55 centímetros de espesor, y pueden verse restos de enlucido de cal en algunos de los paramentos.
En el suroeste hay restos de una gran torre de planta trapezoidal con tres compartimentos en su interior y restos de una posible barbacana en el suroeste. La torre tiene unas dimensiones medias de 21,15 x 6,60 metros, y sus muros, de 1,50 metros de espesor, son de tapial de argamasa con mampuestos de mediano tamaño sobre base de mampostería, presentando enlucidos con mortero de cal por ambas caras.
Al oeste se conserva parte del lienzo de muralla que unía la gran torre con el recinto norte. Está construido con tapial de cal y canto y se encuentra muy deteriorado, al haber perdido el enfoscado superficial.
Al sur se conserva un gran tozo de muro que presenta una forma escalonada para adpatarse a la fuerte pendiente, posee zarpa de mampostería y sirve de contención de las tierras de relleno del interior de la fortaleza. Está construido con tapial de cal y canto, conserva buena parte del enfoscado exterior de cal y presenta decoraciones originales en algunas zonas.
También quedan restos del torreón que defendía la entrada al conjunto, situada en el sur, así como de muros en las zonas noreste y este que cerraban el castillo por las escarpadas rocas. Por la ladera este, de fuerte pendiente, pueden verse gran cantidad de muros de mampostería.
En superficie puede encontrarse abundante cerámica vidriada y sin vidriar, así como trozos de tejas, tanto en el interior de la fortaleza como, en especial, en la ladera este.