Selección por provincias

domingo, 28 de diciembre de 2014

Torre de Hoyales de Roa

Del siglo XII, solo existen en pie tres paredes del torreón, con almenas y garitones en su parte superior. Se sitúa en el punto más alto del pueblo, por lo que es visible desde varios kilómetros alrededor.
Se halla a mitad de camino entre Roa y Haza.
Se construyó en sillarejo reforzado en las esquinas con sillares. Constaba de 3 plantas, llegando a una altura de 21 metros.
Su planta era rectangular, de 3.6 x 4.7 metros, y la planta baja tenía un pilar central que servía de apoyo al primer piso
Parte de sus piedras se reutilizaron en otras edificaciones de la localidad. La construcción actual data de finales del siglo XV.


(Wikipedia)

Torre de los Salazar - Quintana-Martín-Galíndez

Esta entrada, muy breve, va dedicada a esta torre medieval de Quintana-Martín-Galíndez (la capital del Valle de Tobalina). Fue levantada por la familia Salazar en el siglo XV, en el marco de sus luchas intestinas con los Velasco. Por lo que parece sirvió durante un tiempo como lugar de reunión de los regidores del valle.
Responde al tipo de torre propiamente dicha y palacio adosado. Loa materiales constructivos son variados, las esquinas y los vanos de buena sillería, el resto de mampostería. La fachada principal del palacio se abre en el lado sur, donde se localiza la puerta de acceso. En los lienzos se abren varios ventanillos de arquillo apuntado y saeteras; en el paramento sur destaca un buen ajimez.


(Tierras de Burgos)

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Torre de Lagunas de Somoza

El señor de Lagunas de Somoza levanta su mansión torreada para afirmación de su señorío, adquirido quizá por compra en época de Felipe II o Felipe IV, que son los momentos de compra de señoríos. La torre es cilíndrica, en lo que queda de actualidad, bien situada, de mampostería y mortero.
En 1752 era señor de Lagunas de Somoza Don Joseph Benito de Tineo, vecino de Astorga, quien percibía en cada año de los vecinos de Lagunas de Somoza, por razón de señorío, 17 cargas de trigo y centeno por mitad, cuyo valor se estimaba en 884 reales, a 60 reales de vellón la carga de trigo y 44 reales la de centeno, 125 gallinas por valor de 250 reales y otros 50 reales por yantar.
El monte Carrizal era del señor de esta villa y en él se cortaban al año 66 carros de leña, 25 carros para la casa del señor con su torre y 40 carros para los vecinos, pagándole cuatro reales por carro.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Castillo de Nogalte

Los restos del castillo de Nogalte se encuentran actualmente en pleno casco urbano de Puerto Lumbreras.
Se construyó en una estribación montañosa situada en el borde meridional de la sierra de la Torrecilla que se asoma a la margen derecha de la espectacular rambla de Nogalte. Este cerro es también conocido como el Castellar.
La fortaleza y su entorno han sido objeto de una serie de actuaciones encaminadas a la restauración y rehabilitación del edificio, así como de las casas-cueva que existen bajo él. Y una de estas acciones ha sido la de mejorar los accesos, por lo que desde el mismo núcleo urbano de Puerto Lumbreras se puede llegar en vehículo hasta el mismo pie del castillo, y todo el circuito está correctamente señalizado.
Se trata de una interesante fortificación que tiene su origen en un punto indeterminado de los últimos siglos de dominación islámica, quizá hacia el siglo XII. Con la conquista castellana del reino de Murcia, a mediados del siglo XIII, quedó en plena vanguardia fronteriza frente al emirato de Granada.
Su continuidad como establecimiento militar parece ser intermitente durante la Baja Edad Media, e incluso es posible que las propias huestes de Lorca, a cuyo término concejil pertenecía el lugar, fuesen las encargadas de su destrucción, como método de racionalización de los recursos bélicos en un momento dado.
Las excavaciones arqueológicas sistemáticas que se han llevado a cabo durante los últimos años han puesto de manifiesto una fortaleza en muy malas condiciones de conservación, quizá debido a esta hipotética destrucción. No obstante, ha sido restaurado recientemente.
El castillo de Nogalte se encuentra catalogado como Bien de Interés Cultural por la Disposición Adicional Segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español.

(Murcia Digital)

domingo, 21 de diciembre de 2014

Castillo de Anento

El castillo de Anento es una fortificación defensiva del siglo XIII-XIV, ubicada en un monte cercano a la localidad del mismo nombre.
Sus orígenes son musulmanes pero tras la reconquista por Alfonso I mantiene su importancia debido a su posición fronteriza con Castilla.
Pedro IV lo empeñó por 60.000 sueldos a Enrique de Trastámara para poder financiar parte de la guerra con los castellanos, siendo recuperado en 1357. En ese mismo año fue reconstruido en parte, debido a un enfrentamiento con los castellanos de Pedro el Cruel, tras el cual incendiaron la población.
En el siglo XV volvió a la actividad bélica cuando el condestable don Álvaro de Luna ataca Aragón.
El castillo no se conserva en su totalidad, pero gracias a la última restauración realizada, se ha conseguido recuperar parte de su aspecto original y facilitar la comprensión al visitante de cómo era originariamente el castillo.
Cuenta con un foso excavado en la piedra que dificultaba el asalto al castillo y al que sólo se podía acceder por un puente levadizo. De la misma longitud que el foso es la muralla de sillares y mampostería paralela de unos 40 metros con tres torreones y puerta entre dos de ellos. Estos torreones son macizos en la planta baja, igual que la muralla, y se cubrían en la segunda con bóveda de cañón apuntado. La puerta de acceso es de arco de medio punto, defendida por un puente levadizo alzado sobre el foso.
El castillo se encontraba dentro de la Lista Roja de patrimonio, debido a su estado de deterioro avanzado, saliendo de la misma en el año 2010, debido a la restauración realizada, al 50% ,por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y el Ministerio de Fomento.
Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón 17/04/2006.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Arco de San Miguel y muralla de Olmedo

El arco que se abre ante las murallas nos muestra majestuoso un esplendoroso pasado. La repoblación al sur del territorio conocido durante el medievo como la Extremadura duriense, se realiza a través de las comunidades de Villa y Tierra. Esta peculiar organización trajo consigo el amurallamiento de las cabeceras de estas comunidades, así es como surgió este recinto amurallado entorno al viejo núcleo olmedano.
De esta época es cuando Olmedo recibe su denominación de villa de los siete sietes, pues poseía siete pueblos de su alfoz, siete arcos de entrada, siete iglesias, siete conventos, siete plazas, siete caños o fuentes y siete casas nobles.
El estilo constructivo de las murallas sigue los esquemas del mudéjar toledano, las cajas de mampostería se separan por hiladas de ladrillo, material que también es usado en los ángulos y en los arcos de entrada a la ciudad.

(Wikipedia)

viernes, 19 de diciembre de 2014

Torreón de los Serrano - Zapardiel de la Cañada

El torreón de los Serrano fue mandado construir en el siglo XV por Fray Lope de Barrientos, confesor real y obispo de Ávila, Cuenca y Salamanca. A su muerte heredó este torreón y sus terrenos uno de sus dos sobrinos.
Pedro de Barrientos, quien quiso apropiarse de otros terrenos pertenecientes a vecinos de Zapardiel de la Cañada, dando lugar a un largo litigio del que se conservan tres cartas de los Reyes Católicos que mediaron y dieron razón a los vecinos de Zapardiel de la Cañada.
De los orígenes de este torreón no se tiene datos, aunque cabe la posibilidad de que sea de origen mozárabe.
Su carácter estratégico militar es dudoso pues se encuentra en un lugar bastante inapropiado para esta labor. Más bien se considera cruce de caminos de alguna ruta o defensa de alguna casa señorial.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Torreón de la Vecilla

La Vecilla es un lugar limpio, hermoso, de urbanización espaciosa y muchos chalets salpicados por su paisaje, con distinguido ajetreo veraniego; un kilómetro de carretera que serpentea toda la extensión de la villa en sus dos bien diferenciados barrios.
Se conserva su torre medieval con ventanas de grandes sillares y construcción de mampostería; su factura es cilíndrica.
En 1586 se publicó en Salamanca el libro «León de España» de Pedro Vecilla Castellanos. Don Maximiliano González Flórez, el historiador de Los Argüellos, ha buceado sobre este autor del siglo XVI y resulta que era de La Vecilla, que allí tenía su casa solariega con castillo y torreón y sería un gran conocedor de esta montaña del Porma y el Curueño.
Pedro Vecilla Castellanos quiso recoger en su libro «León de España», conservado en la biblioteca de la universidad ovetense del que se ha obtenido una edición facsímil por la institución Fray Bernardino de Sahagún de la Diputación de León, cantando en octavas reales de poesía épica las leyendas que circulaban por los pagos de su nacencia. Describe la vida de los héroes y heroínas de esta montaña y pone en boca de las fechas de Bermudo II la circulación que se hacía de la leyenda del Porma y el Curueño.
Pedro Vecilla Castellanos va desarrollando la épica de su relato en veintinueve cantos. El libro «León de España» no resistió la purga del ama y sobrina de Don Quijote y fue uno de los libros que fueron pasto del fuego.
Años atrás este torreón se utilizó como cárcel municipal, donde algún pequeño desviado de bajos delitos tenía que pernoctar por pocos días.
El alguacil que los custodiaba solía sacarlos, socarronamente, para que no se aburrieran y tomaran el aire y los llevaba a arrancar lentejas y por la noche los volvía al catre.
El torreón está hoy muy restaurado y le da cierto empaque de belleza a la plaza. En este torreón se había guardado un acopio de varias toneladas de documentos relativos a toda la etapa política del franquismo, que han pasado ahora a ser clasificados y custodiados en el Archivo Histórico Provincial.

martes, 16 de diciembre de 2014

Torre de los Tovar - Boca de Huérgano

Data del siglo XIV y sólo queda en pie un deteriorado torreón. En 1371 Enrique II de Trastamara donó el soñorío a su sobrino Alfonso Enríquez, hijo de don Tello. Juan Tovar fue el cuarto poseedor del señorío por matrimonio.

Localización
La torre de los Tovar se encuentra en Boca de Huérgano, conocida popularmente como La Villa, la capital administrativa de Tierra de La Reina, en la provincia de León.
Se puede llegar a ella saliendo de la localidad de Boca de Huérgano por la carretera N-621 en dirección a Los Espejos de la Reina, estando situada justo al lado de la carretera.

Historia
Data del siglo XIV. En el año 1371 Enrique II de Trastamara donó el soñorío a su sobrino Alfonso Enríquez, hijo de don Tello. Juan Tovar fue el cuarto poseedor del señorío por matrimonio.

Descripción
Sólo queda en pie un deteriorado torreón.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina.

Visitas
Es de acceso libre.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Torre del Deán - Cantalapiedra

Localización
La torre del Deán se encuentra hacia el norte de la localidad de Cantalapiedra, en la provincia de Salamanca.

Historia
Cantalapiedra fue plaza fuerte, opuesta a Madrigal y Medina, durante la enemistad entre Castilla y León, pero no hay ningún hecho de armas que la ilustre hasta la guerra de Sucesión entre los Reyes Católicos y la Beltraneja. En ésta guerra, el rey de Portugal la conquistó en 1475, conservándola celosamente como punto de apoyo respecto a Toro y demás fortalezas que poseía en la línea del Duero, hasta que el rey Fernando, después de dos cercos, la ganó, dándose a partido su guarnición, en 1477. Luego hizo derribar todo lo fuerte de ella y cegar las cavas y otras defensas, explicándose de este modo que de su recinto no permanezca sino una torre (el torreón del Deán)

Descripción
El torreón del Deán es alto pero no grande. Sus esquinas y cintas son de ladrillo, y el resto de sillarejos. En lo alto posee un aposento con bóveda de cañón, semejante en todo a las de Madrigal, y construida probablemente en el siglo XIII.

Estado de conservación
Apenas quedan restos de la muralla más que el torreón del Deán. Del castillo no queda nada, le adosaron la iglesia, pero al final se perdió.

Propiedad
Es propiedad del Ayuntamiento de Cantalapiedra.

Visitas
El acceso al exterior es libre. 

(MonumentalNet)

Castillo de Dos Hermanas - Navahermosa

El castillo de Dos Hermanas es un castillo usado durante la Reconquista y situado a 3 de la población toledana de Navahermosa. Se alza sobre un risco gemelo de otro y aislado de él por el arroyo Marlín.

Historia
El castillo de Dos Hermanas es uno de los más antiguos de la provincia de Toledo, pues data de entre los siglos XI y XII. Sin duda fue un importante baluarte árabe defensor de la frontera natural de los Montes de Toledo.
En el año 1210 se cede al caballero Alfonso Téllez, que se hallaba repoblando aquel territorio fronterizo con las posesiones musulmanas. En el año 1222 don Alfonso vende el castillo al Arzobispo de Toledo, Rodrigo Ximénez de Rada.
Más tarde fue adquirido por el rey Fernando III el Santo, quien a su vez lo vendió a la ciudad de Toledo en el año 1246, junto con el castillo de Malamoneda en la localidad de Hontanar y sus montes.
Pasado el peligro musulmán, los vecinos del poblado que protegía el castillo de Dos Hermanas emigraron a la población cercana de Navahermosa, que ofrecía mejores posibilidades de cultivo, quedando el castillo abandonado, arruinándose paulatinamente.

Descripción y características
El castillo de Dos Hermanas es un edificio de planta irregular, alargada y estrecha, adaptada al risco sobre el cual está enclavado. Se conservan tres de sus cuatro fachadas. Sus esquinas son redondeadas y no existen restos de saledizos ni matacanes, sólo agujeros cerca de lo que fue el adarve. El acceso al edificio se realiza mediante su única puerta y aparece con un arco apuntado. Ante esta puerta existe una pequeña plaza de armas protegida por una barrera o antemuro.
No se conserva nada del interior y la fábrica exterior es de mampostería. Lleva el nombre de una aldea que hubo cerca en el siglo XII.

Estado de conservación
Este castillo está muy deteriorado y su estado actual es de ruina avanzada. Se estima que está en ruinas desde el siglo XIV.

(Wikipedia)

domingo, 14 de diciembre de 2014

Castillo de Corro de las Cercas - Villares de Yeltes

Situación
El castillo de Corro de las Cercas se encuentra en la localidad de Villares de Yeltes, provincia de Salamanca.

Historia
Se cree que este castillo fue construido hacia el siglo XV sobre los restos de un antiguo castro. No se ha encontrado documentación que indique quién lo mandó construir, aunque sí se sabe que en el siglo XVIII pertenecía al conde de Canillas.

Descripción
Del castillo sólo queda un torreón del siglo XV y unos pocos restos de los muros del recinto que lo acompañaban. La torre estaba dividida en cuatro plantas que contaban con suelo de madera, ya desaparecidas.

Materiales
La torre está construida con mampostería y granito.

Estado de conservación
Se encuentra en ruinas.

Propiedad y uso
Actualmente es de propiedad particular.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Visitas
El acceso es libre.

(CastillosNet)

Castillo de Barcience

El castillo de Barcience se eleva sobre un cerro desde el que domina la localidad, en la provincia de Toledo. El acceso al castillo se realiza a través de una pista de tierra junto al cementerio que discurre por un pequeño pinar.
Historia
Barcience fue una zona fortificada desde los siglos XI y XII. En el siglo XIII pasó a manos de la Orden de Santiago y fue cedido por su Gran Maestre, don Enrique IV de Castilla, al adelantado don Alfonso Tenorio, cabeza de la familia de los Silva, condes de Cifuentes desde 1454. Estos construyeron el castillo en el siglo XV. La construcción del castillo la comenzó Juan de Silva y su nieto fue quien la concluyó. En el siglo XVI fue provisto de artillería y guarnición.
De los Silva paso a las casas ducales del Infantado, de Osuna y de Pastrana. Los duques de Pastrana donaron el castillo de Barcience al papa León XIII, quien lo vendió posteriormente a un particular, junto con el término y el pueblo. El particular en cuestión se trata de la familia Calderón, concretamente en la figura de don Cirilo Calderón, hombre de negocios que junto con la enorme finca de Barcience en la que se incluía el Castillo adquirió el Palacio del mismo nombre a la familia vizcaína de los Taramona y consiguió con visión para los negocios hacer del pueblo y concretamente de sus fincas un auténtico emporio en lo que a explotación agropecuaria se refiere.
En la actualidad toda la grandeza de aquella explotación agropecuaria esta en manos de don Roberto Barthe Calderón, biznieto de don Cirilo.
No existe documentación que implique a este castillo en ninguna acción bélica, por lo que ha sido utilizado principalmente y a lo largo de los siglos como mansión señorial.
Descripción y características
El castillo de Barcience es de planta casi cuadrada. Destaca su torre del homenaje, de forma cuadrada. En su muro exterior hay grabado un enorme león rampante, que es el emblema de la familia Silva, condes de Cifuentes.
En los ángulos de la parte posterior hay dos torres cilíndricas. En la parte anterior queda a un lado la torre del homenaje y al otro una torre rectangular.
El interior del castillo está totalmente destruido, aunque hay pruebas de la existencia de dos plantas y los adarves que recorren las murallas de una a otra torre.
Debió tener foso y una barrera, de la cual solo quedan dos cubos que protegían la puerta de entrada al recinto.
Estado de conservación
La parte mejor conservada es la torre del homenaje, así como la estructura exterior de mampostería. El interior se halla completamente en ruinas y sobre todo el recinto o antemuro que lo protegía. Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(Wikipedia)

jueves, 11 de diciembre de 2014

Castillo de Soria

El Castillo de Soria se encuentra en el llamado Cerro del Castillo, en la localidad de Soria, capital de la provincia del mismo nombre.
El castillo de Soria fue construido en el siglo XII en el solar que ocupó un castro celtíbero, habiéndose encontrado cerámica celta morena y tosca. En el año 1812 fue derribado por orden del general Durán, para evitar que los franceses se atrincheraran en él.
Se encuentra en ruinas. Sólo se conservan unos pocos restos de la torre del Homenaje. Desde el castillo, hoy convertido en parque público se ve la Sierra de Santa Ana. Es de acceso libre, y en su emplazamiento hay unos depósitos de agua, la piscina municipal y el Parador Nacional de Antonio Machado.

(Minube)

martes, 9 de diciembre de 2014

Castillo de Villagómez la Nueva

En Villagómez la Nueva, se encuentran los restos del castillo palacio de estilo mozárabe de la familia Villagómez (siglo XV), del marquesado de San Vicente, del que podemos ver aún la puerta monumental con los escudos de armas de la familia y parte del recinto amurallado de piedra con aspilleras y varios cubos.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Castillo de San Pedro Manrique

Historia: Fue construido hacia 1421, fecha en que Juan I entrega la entonces Villa de San Pedro de Yanguas a Diego Gómez de Manrique, en agradecimiento por el apoyo a la nueva dinastía de los Trastámara. La vinculación de esta familia con la villa producirá el cambio de nombre de la localidad, que pasará a llamarse San Pedro Manrique.

Descripción : Hoy en estado ruinoso, aún son visibles tres de las cinco puertas con que contaba. Del castillo, que debió ser gran fortaleza, apenas se levantan dos torres a la entrada del recinto, con matacanes aún visibles, realizadas en mampostería con sillares en sus esquinas y de planta poligonal.  

Visitas: Acceso libre

Declaración Monumento: 22 de abril de

(Camino Soria)

domingo, 7 de diciembre de 2014

Castillo de Barberà

Documentado el 1157. Construido por Arnau Pere de Pons durante el siglo XI, aprovechando elementos de construcciones anteriores entre ellos una gran torre. Cuando fue traspasado a los Templarios, éstos le añadieron la capilla, y le construyeron dependencias nuevas y años más tarde harían construir junto a una de sus alas, un  palacio.
Las construcciones actuales corresponden principalmente a tres etapas: la pre-templaria (desde fecha incierta hasta finales del siglo XI). la templaria (siglos XII-XIV) y la de la orden hospitalaria (del siglo XIV al XIX). Es probable que en la primera etapa el castillo estuviera formado por una gran torre, anterior al siglo XI, a la que quizá corresponde parte de los cimientos del castillo templario, más un recinto amurallado con una torre cilíndrica del siglo XI, cuya base es todavía visible.
El castillo se levantó en el lugar más alto de la zona habitable. Antiguamente, la población se extendía solamente a las laderas de levante. Las vertientes de poniente y de tramontana que rodean el castillo quedaban libres. El edificio ya existía en el siglo XI, pero en el transcurso del tiempo ha sido objeto de muchas reformas. Parece que a través de antiguos documentos se sabe que en 1609 la prisión tenía dos puertas. Dentro había cadenas con argollas y dados de hierro, grilletes, esposas y ballestas. El edificio del castillo, presentaba en 1642 un elevado cuerpo a los cuatro vientos, con las respectivas torres y patios.
El 1855 Isabel II lo cede al municipio para su utilización como escuela pública. Tras cesar la actividad entró en un proceso de degradación. Un grupo de vecinos se preocupa por el castillo y se repara el tejado. Ello da pie a impulsar la creación de la Associació d'Amics del Castell. Próximamente se podrá abrir al público y se reconstruirán las murallas. La meta final será incluir el castillo dentro de la Ruta del Temple.


(Castillos Conca de Barberá)

Fortaleza de la Puebla - Mula

Cuando los musulmanes firmaron el Pacto de Tudmir, que garantizaba el respeto a las propiedades, costumbres y modos de vida de la población de la zona, intentaron buscar nuevos emplazamientos para establecerse. Durante los primeros años predominó el carácter militar en las nuevas construcciones, intentando asegurar el control de la población, en unos años en los que la ocupación del territorio aún no está completamente asentada.
Así, los asentamientos de los nuevos pobladores musulmanes de Mula se situaron en el cerro donde se ubican los restos de la fortaleza de La Puebla, también conocido como castillo de Alcalá. El lugar, prácticamente inexpugnable, constituía una magnífica atalaya desde la que controlar a la población de la zona, que habitaba el cerro de la Almagra, justo enfrente del Castillo, y para vigilar la importante vía de comunicación que discurría a sus pies.

Cronología
El uso de la fortaleza corresponde a la etapa almohade de la dominación musulmana (siglos XII-XIII), aunque debió estar en uso desde los primeros siglos de la conquista. Al poco tiempo se creó un nuevo centro urbano, emplazado bajo el actual casco urbano; el espacio ocupado por la fortaleza de los Fajardo sería el que ocupase la alcazaba islámica, mientras que por la ladera del cerro se debió desarrollar el centro urbano. Durante los siglos IX y X d.C. ya era un importante centro urbano, capital de un iqlim o distrito; el espacio urbano se extendió a lo largo y ancho de las faldas del Castillo, hasta que en 1244 fue ocupada por el infante don Alfonso. Tras la reconquista y el abandono o expulsión de la población andalusí, el territorio fue repoblado.
El cerro sobre el que se emplazan las ruinas del Castillo de Alcalá presenta unas excepcionales cualidades geoestratégicas. Entre todas ellas destaca por la facilidad de su defensa; la cumbre amesetada es prácticamente inexpugnable por todos sus flancos, porque en lo que la mayor parte de sus caras se hacía innecesario construir defensas artificiales. Por otra parte, domina un amplio territorio, con excelentes posibilidades agrícolas y ganaderas, ya que el río Mula discurre por sus proximidades y a sus pies se encuentra el nacimiento de aguas termales de Baños de Mula. Por último, controla una vía de comunicación transitada desde la Prehistoria, camino que ponía en comunicación el litoral murciano y la vega media del Segura con las tierras altas de Andalucía.
De la Prehistoria a la edad Media
La cronología de la ocupación de la superficie del Castillo abarca distintas épocas. En las intervenciones arqueológicas realizadas en el Castillo de La Puebla se han recuperado restos arqueológicos que demuestran que desde finales del Neolítico el lugar ha estado ocupado. Así, se ha documentado una fase eneolítica, la más antigua documentada; también se hallaron materiales de época argárica, en plena Edad de Bronce, asociándose la ocupación del yacimiento de esta época con La Almagra, donde también se ha atestiguado esta fase. Abundan así mismo los restos ibéricos y romanos, estos últimos con una cronología que abarca desde el siglo III hasta el IV d.C.
Medieval Islámico
Aunque los restos constructivos conservados en la actualidad datan de época almohade (ss. XII-XIII), durante las excavaciones arqueológicas se recogieron numerosos fragmentos de cerámica musulmana que evidenciaría la ocupación del cerro al menos desde el siglo X, lo que demostraría el papel jugado por el cerro en el control de la antigua ciudad hispanoromana de La Almagra, situada a sólo un kilómetro de la fortaleza musulmana. Algunos historiadores creen que era en esta explanada donde se situaría el pósito que recogería el diezmo, pactado en el Tratado de Tudmir, pagado a los musulmanes por los pobladores nativos. Durante la reconquista, en 1243, el Castillo fue tomado por las fuerzas de Alfonso X continuando en uso hasta mediados del siglo XIV. Durante este tiempo la fortaleza había perdido ya su utilidad, la frontera del Reino de Granada quedaba ya lejos y apenas quedaba población morisca en la zona; además, el centro urbano se había trasladado de La Almagra a la actual población de Mula.

(Murcia Digital)


viernes, 5 de diciembre de 2014

Torre de los Alvarado - Ribero de Montija

La diminuta población de El Ribero conserva en su menguado caserío una muestra de arquitectura fortificada de singular belleza. Obtendremos un muy notable impacto estético si tenemos la fortuna de contemplarla bañada por los rayos solares del crepúsculo vespertino.
Reseña histórica
Una inscripción inserta en uno de sus muros advierte que la fecha de terminación corresponde al año 1557. La obra se debe al impulso del matrimonio compuesto por Juan Sáinz Alvarado y Bracamonte y María de Velasco. Por vía hereditaria llegó a la familia Riva Herrera de la que el palacio toma el nombre por el que también es popularmente conocido.

Características arquitectónicas
El conjunto se compone de fantástico torreón y casa fuerte adosada, elemento más destacado es, sin duda ninguna, la soberbia torre. Tiene planta cuadrada. En sus ángulos se instalaron esbeltos cubos, que engrosan su parte superior para constituirse en garitas. En medio de las torrecillas cilíndricas se instalan blasones, que contribuyen a realzar el aspecto renacentista del conjunto.

Estado de conservación
Se ha conservado completa. Ha sido restaurada y rehabilitada para su empleo como vivienda.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Torre de Astudillo - Rasueros

En la carretera que une Peñaranda de Bracamonte y Medina del Campo, CL-610, a las afueras del pueblo de Rasueros, se pueden apreciar los restos de lo que parece que fue una torre y que en los mapas cartográficos llaman Torreón o Torre de Astudillo. ¿Qué era esta torre? ¿Son los restos de la torre de una antigua iglesia? ¿Los de una atalaya o pequeña fortificación de la línea que separaba los reinos de León y Castilla? 

Acceso
Se accede por la  carretera comarcal CL-610, tomando el camino al Torreón de Astudillo,  entre Madrigal de las Altas Torres y Rasueros. Las coordenadas marcan donde se encuentra el acceso al camino.

El despoblado de Astudillo
En este lugar, atravesado por una colada trashumante con posibles antecedentes en una calzada romana, hubo antaño un pueblo llamado Astudillo. Se cree que, por la relación toponímica, sus repobladores acudirían en los siglos XI o XII desde el Astudillo palentino.  Perteneció al sexmo de Rágama, que tenía su cabecera en Rasueros, en cuya actual iglesia parroquial tienen un retablo románico que parece que se encontraba en la iglesia de Astudillo. Era un sitio realengo primero y, luego, propiedad del convento agustino de Santa María de Gracia, situado en los extramuros de Madrigal de las Altas Torres.
En el censo de 1591 se dice que dispone de 1 pila y 59 vecinos y que pertenece al arciprestazgo de Arévalo. Se supone el lugar abandonado por una peste en algún momento indeterminado del siglo XVII. Existió una iniciativa para repoblarlo por parte de las monjas del convento agustino de Nuestra Señora de Gracia de Madrigal de las Altas Torres a instancias de Pablo de Olavide, en el siglo XVIII, pero no pasó de ser un mero proyecto.
Madoz lo refiere como despoblado en la provincia de Ávila, partido judicial de Arévalo; término de Rasueros y que aún conserva una torre cuadrada y su término es de 2000 fanegas. Además, afirma que en sus cercanías había una cantera de cal superior.  Hoy, salvo los restos del torreón, sólo queda, a unos cientos de metros, una alquería con el mismo nombre.

Palacio de los Condes de Oñate - Cevico de la Torre

Se conserva, aunque muy alterado y oculto entre las construcciones que lo rodean, el palacio de los Condes de Oñate. Su origen está en una antigua casa fuerte, con cuatro torreones cilíndricos en las esquinas y una barrera de mampostería. Tanto las torres como la vivienda están construidas con piedra blanca de talla irregular, a la que Juan Fernández de Tovar, a finales del siglo XIV, añadiría un segundo piso con buena piedra de sillería, probablemente tras el derribo de la fortaleza y su muro por parte de Pedro de Acuña, señor de Dueñas, en 1473. A principios del siglo XVI Juan Manuel amplia el edificio convirtiéndolo en un palacio, aunque conservando una apariencia militar.
Desde la plaza de Pedro Monedero, sobresaliendo por encima de las casas, se puede ver la fachada principal, de unos 40 metros de largo. En el lateral derecho hay una puerta con arco apuntado que pudiera corresponder con la entrada principal. Sobre la misma figura el escudo de la familia Tovar. Aún se conserva en la parte posterior del edificio una de las primitivas torres cilíndricas, de pequeñas dimensiones y dos pisos.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Muralla de Zamora

La ciudad de Zamora se encuentra en un emplazamiento importante estratégicamente hablando,  al estar en un punto elevado, cerca del valle del rio Duero y también encontrándose en lugar de paso de la vía de la plata.  De esta forma sus habitantes podían controlar la llegada de posibles invasores y las rutas comerciales.
Por ese motivo la ciudad de Zamora llego a contar hasta con  tres recintos amurallados, lo que dio pie a recibir el sobre nombre de la bien cercada. En la actualidad solo se conservan algunos trazos de estas murallas, siendo el tramo mejor conservado el primero de los tres que fue construido en el siglo XI, en tiempos de Fernando I, rodea el casco histórico y el Castillo , fue edificada sobre otra anterior de época árabe. Es también la más importante de todos, delimitando el atolón en el que se asienta la ciudad.
La muralla sufre en diversas ocasiones  modificaciones de trazado a lo largo de su historia, debido a los enfrentamientos en los que se encuentra envuelta la ciudad en su tiempo de existencia y como es lógico al crecimiento de la ciudad.
En la muralla se encuentran algunas de las puertas de acceso más singulares y cargadas de historia como:
Puerta de Doña Urraca, que corresponde a la segunda mitad del siglo XII.
Puerta del Obispo, Junto a la Casa del Cid
Puerta de Santa Clara
Puerta de San Pablo
Puerta de Santa Ana
Puerta de San Torcuato
Puerta del Mercadillo
Puerta Nueva
Destaca el denominado Portillo de la Lealtad constituido por un arco de medio punto y que previamente era conocido como Portillo de la Traición, por donde entró en la ciudad Bellido Dolfos, perseguido por el Cid, después de haber dado muerte al Rey Sancho II.
En la  Plaza Mayor estaría la desaparecida Puerta Nueva de San Juan.
Con el paso de la Edad Media a la Edad Moderna  pierda su funcionalidad defensiva, pero se conserva gracias a la representación que suponen los muros, de supremacía y fuerza.  La última vez que cumple con sus fines defensivos es durante la Guerra de Independencia durante la cual fue reforzada para contener las embestidas del ejército galo.
Desde finales del siglo XIX y durante prácticamente la primera mitad del siglo XX la muralla es abandonada e incluso destruida para ganar suelo a la colina donde se asienta la ciudad.
En la actualidad forman parte del reclamo turístico de la ciudad.

(Rutas con historia)

martes, 2 de diciembre de 2014

Muralla y Puerta del Caño - Támara

De la fuerte muralla del siglo XI que rodeada la villa aún se mantienen varios tramos aunque su conservación es mala. Estaba formada por muros de tapial de gran altura recubiertos de sillería que alcanzan 1,50 metros de anchura, aunque en muchas partes carece del revestimiento.
Tuvo, al menos, tres puertas de las que aún perdura la del Caño, junto a la que se encuentran los restos más amplios de muralla. Recibe el nombre de la fuente que se encuentra frente a ella. A la primitiva entrada se le adosó, en una época posterior, una magnífica construcción de sillería que sobresale de la muralla.
Se accede desde el exterior a través de un arco ojival, al que sigue otro rebajado en el que aún perduran los goznes de las puertas. Entre medias contó para su defensa con un rastrillo cuyas guías se conservan entre ambos arcos. Por último salva la anchura de la muralla por medio de una bóveda de medio punto. Hace unos años ha sufrido una desafortunada restauración en la que se ha recrecido e igualado la altura de la puerta mediante varias hiladas de ladrillos.
Igualmente quedan vestigios de la puerta de San Miguel, situada al final de la calle del mismo nombre, que a diferencia de la anterior, no sobresalía de la muralla. Se conserva en un lamentable estado parte de una jamba, el arranque de un arco y uno de los goznes. Una tercera entrada pudo situarse al final de la calle del Monte, donde hasta hace pocos años se apreciaba parte de una jamba adosada a una fachada en ruinas.
También tuvo castillo, emplazado en una pequeña elevación en la parte más alta de la villa, de él sólo queda como recuerdo la ermita de la Virgen del Castillo, del siglo XII, convertida en Ayuntamiento y museo etnográfico.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Castillo de Alberite de San Juan

Las ruinas de lo que fue el castillo medieval de Alberite de San Juan, obra musulmana del siglo X, conservan únicamente los restos de la torre.
Se pueden ver la planta de un torreón realizado en sillería de piedras de yeso, cuyas dimensiones son de 5,5 por 10 metros. De dicho torreón se han conservado dos hiladas de cimentación y parte de una tercera hilada que parece corresponder a la obra aérea. Dichos sillares tienen una altura aproximada de 50 cm.
El torreón pertenece a la época árabe, como demuestran la modulación de los sillares, el predominio del aparejo a tizón, el mortero de yeso que une los sillares y el relleno del interior de la torre, donde aparecen fragmentos de cerámica musulmana.
Los sillares pertenecerían a la atalaya del castillo islámico y posteriormente quedaría integrada en el castillo cristiano, al que se añadió la iglesia en el XIV, como parte misma de la fortaleza.

(Turismo de Zaragoza)

Castell de Biure - Les Piles

Documentado con anterioridad a 1072. Este bello castillo se destaca en la parte alta de la población. Utilizando la base de una antigua fortaleza, se volvió a construir este castillo de forma rectangular y torres redondas almenadas en sus extremos.
En el verano de 1072 se produce la venta del castillo por parte de Oliver Bernat al Conde de Barcelona junto con los castillos de Montclar y Les Piles.
Durante el siglo XII pertenece a la familia Cervelló. Guillen d'Agulló en 1241 empeña el castillo y el lugar. Definitivamente el 1266 lo vende a los Hospitalarios.
En 1380 Francisca de Timor esposa de Berenguer de Boixadors lo dona a Bernat de Boixadors y a su descendencia: los condes de Savalla los cuales finalmente accederían a condes de Peralada.
Como puede verse por su aspecto,  recibió una total restauración a principios de 1900 a cargo de los condes de Bell-lloc, los cuales le han dado un estilo totalmente ajeno al originario. A mediados del siglo XV actuaba de gobernador del castillo Galcerán de Biure.

(Castillos de  la Conca de Barberá)