viernes, 30 de enero de 2015

Ciudadela ibérica de Calafell

La huella de los iberos en Calafell es evidente. En su término municipal existen una docena de yacimientos que van del siglo VI a.C al I a.C. El mas importante es éste de la Ciudadela situado en el Turó de les Toixoneres, entre Calafell y Según de Calafell. Se trata de un recinto fortificado de unos 3000 m2 fundado en el siglo VI a.C por la tribu de los cosetanos, un pueblo de la edad de hierro que había desarrollado una forma de escritura propia y que acuñaba moneda.
El emplazamiento era estratégico pues permitía divisar toda la costa y los cursos del Torrente de la Cobertera y de la Riera de la Bisbal. Este hecho lo convertía en sitio ideal de desembarco de productos de todo el Mediterráneo que después eran distribuidos en el interior.
Coincidiendo con la segundo guerra Púnica, el asentamiento fue destruido aunque se volvió a edificar al inicio de la dominación romana. 
Actualmente, la Ciudadela de Calafell es un ejemplo de un yacimiento arqueológico reconstruido con materiales y técnicas originales. Además, en su recinto se pueden contemplar copias de utensilios utilizados por sus antiguos pobladores y experimentar los sonidos y olores que formaban parte de la vida de aquellas tribus.

jueves, 29 de enero de 2015

Castillo de San Jorge - Cerro de San Jorge

El castillo de San Jorge se alzaba sobre la montaña meridional, a 854 metros de altitud, en la zona llamada «corrales de San Jorge». Sólo quedan vestigios de su extenso recinto, de planta irregular, y debió su nombre a la ermita de dicho santo que estaba cerca de la torre de la Espuela. Al pie del cerro estaba el distrito habitado por los judíos, por lo cual, aquél recibió también el nombre de castillo de la Judería.  
Existe un torreón cilíndrico, llamado el Muro del Palo o Redondo, del que sólo queda la parte inferior. La torre del Caballero de la Espuela o de Cariñena es la más hermosa de todo el recinto, favorecida por su emplazamiento en una cumbre muy destacada. Es de sillería, casi cuadrada, de 12,30 por 11,60, con puerta y ventanas semicirculares, y conserva su espectacular remate de matacanes unidos por arquitos semicirculares, pero su parapeto es recto, sin almenas. Interiormente se distribuye en dos cámaras superpuestas, abovedadas en medio cañón. En 1809, los cañones franceses la partieron en dos, de arriba abajo.  
A mitad de la ladera se yergue otra elevada torre de sillería, llamada de las Cinco Esquinas por su planta pentagonal; ostenta huecos semicirculares, y ha perdido su remate.

miércoles, 28 de enero de 2015

Torre del Cachorro - Torreorgaz

Sobre un pequeño monte, al sur del municipio de Torreorgaz, se alza el castillo de Cachorro, una casa fuerte construida entre los siglos XIII y XV.
Se trata de una torre de sillería, de origen musulmán, levantada el siglo XIII y adquirida por la familia Ulloa, que formó el Señorío de Torreorgaz a finales del siglo XV. Su dueño, Don Diego García de Ulloa, mandó edificar junto a la torre una serie de dependencias de mampostería con sillares. La unión de la torre de época islámica junto a la casa fuerte conforman el castillo tal y como se conoce hoy en día.
Su nombre proviene del apodo de Don Gonzalo Ulloa y Carvajal, cuarto señor de Torreorgaz, el Cachorro.


(Ven a Extremadura)

lunes, 26 de enero de 2015

Castillo de Alesga - Teverga

El Castillo de Alesga, hoy en ruinas se encuentra sobre un promontorio calizo en la misma localidad de ese nombre
Se cree que su construcción es de época bajomedieval, aunque algunos autores opinan que ya se pudo levantar en ese mismo lugar alguna fortificación romana, teoría que se ve apoyada por monedas romanas que se han encontrado en el lugar.
Tenía un enorme valor estratégico ya que desde la zona se tiene un vasto dominio visual de todo el valle, incluido el Camín Real de la Mesa a su paso por la Madalena, y toda la zona de Fonfría, uno de los accesos del Camín hacia el valle de Teverga.
Hoy en día, se conservan parte de los muros de mampostería exteriores, entre ellos una pequeña torrecita circular, torre que se vino abajo en los años 60.
Debido a su dominio visual es habitual ver diferentes aves sobre ese promontorio como alimoches, águilas reales, buitres etc.

(Texto y fotografías propiedad del Ayuntamiento de Teverga.)

domingo, 25 de enero de 2015

El Cubo - Villacid de Campos

Villacid de Campos se instala en un pequeño valle, y en el que hubo en tiempos una fortaleza de la que se conserva una construcción de ladrillo de planta circular, conocida como "el cubo".
Dentro de su casco urbano se encuentran algunos buenos edificios del siglo XVIII, entre los que destaca la casa armada conocida como de Francisca Armendia.
(Mucho que ver contigo)

jueves, 22 de enero de 2015

Fuerte de la Galea - Guecho

El fuerte de la Galea o Castillo del Príncipe es un fuerte de defensa situado en Punta Galea a la entrada de la ría del Nervión-Ibaizabal, en Guecho. Desde 1947 no tiene función militar alguna. El fuerte es una de las construcciones militares del siglo XVIII mejor conservadas del País Vasco y, sin duda, la mejor de Vizcaya. Ocupó el lugar de una antigua atalaya que ya existía en el siglo XVI. Fue proyectado por el coronel Jaime Sycre y se reclutó para la construcción a los vecinos de la zona. Se tardó un año en realizar su construcción, que empezó en 1742; su costo final fue superior a los 130.000 reales. En 1782 el Consulado de Bilbao mandó construir un faro dentro del fuerte, siguiendo el ejemplo del realizado en el monte Igueldo de San Sebastián. Este faro era una construcción circular en la que se encendía un fuego alimentado por aceite. A mediados del siglo XIX el faro se sustituyó por otro.
En la guerra de la Convención lo ocuparon los franceses en 1795, y en 1827 lo destruyeron los ingleses. La construcción del castillo del Príncipe completaba la defensa del Abra junto a las baterías situadas en la margen izquierda, en la zona de Zierbena. Se reconstruyó (fue entonces cuando se quitaron las 4 troneras hoy desaparecidas) y en las Guerras Carlistas tuvo su protagonismo: en la primera lo destruyó la Legión Británica, para impedir que lo usaran los carlistas, y en la segunda se reconstruyó de nuevo.
En 1947 el Ministerio de Defensa abandonó la propiedad, que cedió al ayuntamiento de Guecho para fines públicos. Se instaló allí una zona de expansión centrada en un merendero que se clausuró en 1975.
 Descripción:
El fuerte cuenta con potentes muros de mampostería y sillería, tiene 14 troneras para cañones (en un principio tenía 18) y está rodeado por un foso en la parte de tierra. En su interior diversos edificios albergaban los almacenes, polvorines correspondientes así como las instalaciones para la tropa.
En la actualidad, el fuerte y el faro no tienen uso alguno, están llenos de pintadas, malezas y en franco deterioro. A su alrededor existe un área verde y un aparcamiento, y es una zona muy concurrida.
 Grado de protección:
Sin protección específica.
 Estado:
Abandonado y en proceso de grave deterioro.
 Carácter de riesgo:
Riesgo de derrumbe del faro y del  Fuerte, pérdida y riesgo de derrumbe de sillares de la muralla y estructuras, cañones abandonados, malezas, arbustos, basuras, expolio, vandalismo…

(Hispania Nostra)

lunes, 19 de enero de 2015

Castillo Palacio en Cetina

El Castillo Palacio de Cetina fue construido en el siglo XIII por Aarón Abinofea bajo encargo de Pedro III, y posteriormente reformado en el año 1429 y convertido en palacio para los Liñán, cuya propiedad ostentaron durante los siglos XIV y XV.
En la parte más antigua del castillo se encuentra la magnífica capilla isabelina con rico artesonado mudéjar del siglo XVI y que alberga un retablo de tablas pintadas por Salvador Roig y Juan Ríus. En esta capilla contrajeron matrimonio Francisco Quevedo con Esperanza López de Mendoza en 1634, viuda de Juan Fernández de Heredia y Liñán (1611), señor de Cetina.
Tiene una torre en cada extremo del castillo, la del homenaje o torre Volantín con arco gótico y la del Oeste.
Debido a diversos derrumbes en la década de los años 1990, actualmente se encuentra cerrado y en estado de arruinamiento.

(Turismo de Zaragoza)

Castillo de Aulencia - Villanueva de la Cañada

Pocas referencias históricas existen del castillo de Aulencia o de Villafranca, situado en el término de Villanueva de la Cañada. De hecho, las que existen son más bien de una época reciente, al contrario de lo que ocurre con la mayoría de fortalezas.
Estas referencias dicen que el castillo de Aulencia fue testigo durante la Guerra Civil de dos batallas: la de la carretera de la carretera de La Coruña y la de Brunete, ambas en 1937. En esta última incluso fue bombardeado por tropas franquistas, además de servir de refugio a una brigada soviética, que combatía con el bando republicano.
De origen árabe, está formado por un cuerpo principal de planta cuadrada. Poseen una torre del Homenaje y otras seis torres cilíndricas repartidas entre sus vértices y los centros de sus lados.

(ABC)

domingo, 18 de enero de 2015

Castillo de Tirieza - Fontanares

Las ruinas de esta fortaleza se encuentran situadas en la diputación lorquina de Fontanares, a unos 25 km al noroeste de Lorca y a unos 10 km al noreste de Vélez Rubio.
El castillo estuvo enclavado en una de las estribaciones meridionales de la sierra del Gigante, en un puntal rocoso que se yergue 911 m sobre el nivel del mar. Este cabezo, sin ser el más alto de los alrededores, se alza en una situación estratégica desde la que se controla muy buena parte de la vega del río Cornejos.
Existe, desde las atalayas de la antigua fortaleza, un perfecto ensamblaje visual con los castillos de Puentes, hacia el este, con Vélez Blanco y Vélez Rubio por el oeste, y hacia el sur con el castillo de Xiquena.
A la fortaleza de Tirieza se puede llegar desde Lorca, por la carretera autonómica local que conduce a Vélez Rubio a través de La Parroquia, Xiquena y Tirieza. A unos 30 km de la ciudad parten hacia la derecha dos pistas de tierra que arrancan con dirección norte que nos llevarán hasta un cortijo situado a los pies del cerro donde se encuentra el castillo. Aquí la subida será necesariamente a pie, en un ascenso difícil y escarpado de unos 400 m.
Se trata de una fortificación de origen islámico que daría protección y cobertura administrativa a una alquería nacida gracias a la existencia de fuentes y manantiales de agua que favorecieron la aparición de actividades agropecuarias. Con la incorporación del reino de Murcia a la Corona de Castilla, la fortaleza quedó en una banda fronteriza que pasó de manos cristianas a musulmanas en algunas ocasiones.
Los avances territoriales castellanos de la primera mitad del XV convirtieron a la fortaleza de Xiquena en la vanguardia fronteriza, en detrimento de Tirieza, que fue arrasada por una cabalgada nazarí y quizá intencionadamente abandonada en los planes defensivos de Castilla frente a Granada.
El castillo de Tirieza se encuentra catalogado como Bien de Interés Cultural por la Disposición Adicional Segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español.

(Murcia Digital)

sábado, 17 de enero de 2015

Fortaleza de Amusquillo del Esgueva

Justo al lado de la carretera y cercano a los cimientos de la iglesia, existe un cubo de piedra, a modo de almena, que pudo haber pertenecido a una fortaleza o muralla, de la cual sólo quedaría este resto.

Hoy sirve de mirador de buena parte del valle del Esgueva.

viernes, 16 de enero de 2015

El Capricho de Gaudí - Comillas

Gaudí combina música y arquitectura en el diseño de este edificio.
Es una obra de Antonio Gaudí, del siglo XIX. Su estilo modernista experimenta en esta ocasión la fusión entre música y arquitectura llegando a alcanzar en este edificio un efecto nuevo. Mezcla elementos arabescos (azulejos, ladrillo visto...) con neo-gótico y formas arborescentes. Destaca una torre cilíndrica que está decorada con cerámica que representa girasoles.
También son importantes sus vidrieras, en las que aparece la referencia a la música y la naturaleza (animales tocando diferentes instrumentos).
En cuanto a la ornamentación, Gaudí decora con hierro en un intento de romper moldes.
En la actualidad es un restaurante.

miércoles, 14 de enero de 2015

Castillo de Peñaflor - Cuerva

Situación
El castillo de Peñaflor se encuentra en la localidad de Cuerva, en el sur de la provincia de Toledo, al lado de la carretera TO-7812-V que une dicha localidad con Gálvez.
Historia
El castillo de Peñaflor fue construido probablemente bajo el reinado de Alfonso X el Sabio, en el siglo XIII. Fue adquirido por el adelantado de Cazorla Juan Carrillo en el siglo XV. Posteriormente fue vendido a Garcilaso de la Vega, padre del poeta con el mismo nombre, y fue heredado por Pedro Laso de la Vega, su hijo mayor, quien habitó en Cuerva, al igual que sus descendientes hasta el siglo XVII.
Sus últimos dueños, los condes de Oñate, se desentendieron del edificio en 1576 porque se encontraba muy destruido. En1881 toda la fachada principal fue demolida para obtener grava para la carretera que pasa frente a él.
Descripción y características
La planta del edificio es rectangular y tiene tres torres circulares en los ángulos. Sus muros terminan en un adarve que se alarga por todo su coronamiento, del que sólo se conservan los matacanes. Los muros tienen un gran número de ventanas de gran tamaño, en cambio, no existen saeteras. En sus muros se advierte también la existencia de al menos 3 plantas.
Posee dos cuerpos avanzados ante el paño este, uno de ellos muy anterior al resto del castillo. Parece ser que no tuvo ni torre del homenaje ni foso. Tampoco existen restos de una barrera que pudiera proteger al castillo.
Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina avanzada y sólo se conservan tres de sus fachadas, faltando totalmente el interior. Es propiedad del Ayuntamiento de Cuerva y se encuentra protegido por la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(Wikipedia )

Castillo de Palenzuela

El castillo de Palenzuela se encuentra situado en un extremo del pueblo. De planta rectangular con poco más de 40 metros de longitud por 35 de anchura, fue construido, probablemente, en el siglo XI. Presenta gruesos muros de tapial mezclado con restos de cerámica muy antigua y fragmentos óseos, que se levantan sobre fuertes cimientos de sillería en la base. Las torres se remataban con piedras de sillería. Quedan en píe restos del lienzo Nordeste y de tres torreones tronco piramidales donde se ven numerosos huecos debidos a la sujeción de los encofrados utilizados en su construcción.
La torre más grande es la situada en el extremo Norte, en la parte más expuesta a la población. Tiene gruesos muros y mantiene toda su altura, con fragmentos del revestimiento de piedra en la parte más alta, aunque ha perdido la zona superior de los lienzos Suroeste y Noroeste. Tuvo varios pisos de madera y se conserva el acceso desde el adarve a la altura del segundo.
Del centro de los lienzos Sudeste y Suroeste parten los muros que le unían con las otras torres, donde también se aprecian restos del mismo. El tramo que la une con la situada en el Este es el más amplio, conserva toda su altura y 2,5 metros de grosor. Tiene un gran hueco que pudiera corresponder a una ventana.
La torre Este también conserva toda su altura y revestimiento de piedra en la parte superior. Asimismo, ha perdido el lienzo Suroeste hasta por encima del primer piso, apreciándose el interior macizo.
La tercera, al Oeste, presenta bastante menos altura, poco más de un piso, y aparece agrietada en su esquina Oeste. En ninguna de las torres se aprecian huecos que pudieran corresponder a ventanas.
Fue famosa la prisión de la fortaleza que se reservaba para grandes delitos o "delitos políticos", quedando prohibido desde mediados del siglo XV encerrar en la misma a los vecinos de la villa.
Un fuerte huracán el 16 de agosto de 1641 derribó parte de la muralla, afectó a la puerta principal, y ocasionó la pérdida de parte de las torres del castillo y gran parte de la techumbre. Un nuevo huracán a finales de 1739 debió de dejar la fortaleza inhabitable.
Es conocida documentalmente la existencia de un segundo castillo, ya desaparecido en 1218, que se emplazaba en el despoblado de El Moral, en la confluencia de los ríos Arlanza y Arlanzón.

(Castillos de Palencia)

martes, 13 de enero de 2015

Castillo de Navardún

El castillo de Navardún se alza al borde de un espolón rocoso desde el que domina, a escasa distancia, la población y el valle. Es el único castillo existente en toda la Vall d`Onsella.
Fue construido en los siglos XIII al XIV, aunque en 1198 Navardún ya poseía castillo.
Su torreón es de planta rectangular y alberga unos ventanales góticos, tiene unos 25 metros de altura, y es uno de los más altos de Aragón.
El castillo ha sido completamente rehabilitado.

(Turismo de Zaragoza)

Torre de los Velasco - Castrobarto

Torre señorial de planta casi cuadrada (13,50 x 11 metros), muros de mas de un metro de anchura, y puerta de entrada originariamente en dirección este, que llegó a tener cinco alturas. Existen noticias de su existencia en el siglo VIII, aunque los restos de la actual pertenecen a la torre construida en el siglo XV, que en 1753 ya estaba deshabitada. Fue construida por los cristianos como puesto de vigilancia ante las frecuentes incursiones sarracenas. Con el paso del tiempo pasó a ser propiedad de la familia García de Salazar, y como consecuencia de las constantes luchas con otras familias rivales pasó de una mano a otra, quedando como testimonio dos pequeños escudos de armas pertenecientes a la familia Velasco, que pueden verse actualmente sobre el vano de los ventanales.
Localización
La torre de Castrobarto se encuentra a las afueras de la localidad del mismo nombre, en la provincia de Burgos.
Historia
Existen noticias de su existencia en el siglo VIII, aunque los restos de la actual pertenecen a la torre construida en el siglo XV sobre una estratégica colina, con amplia visibilidad sobre el terreno circundante. En 1753 ya estaba deshabitada.
Fue construida por los cristianos como puesto de vigilancia ante las frecuentes incursiones sarracenas. Con el paso del tiempo pasó a ser propiedad de la familia García de Salazar, y como consecuencia de las constantes luchas con otras familias rivales pasó de una mano a otra, quedando como testimonio dos pequeños escudos de armas pertenecientes al a familia Velasco, que pueden verse actualmente sobre el vano de los ventanales.
Descripción
Es de planta casi cuadrada, de 13,50 x 11 metros, los muros tienen una anchura de más de un metro, y la puerta de entrada estaba originariamente en dirección este. Llegó a tener cinco alturas.
Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva, y aunque su estado es pésimo, se conservan numerosas saeteras adinteladas.
Visitas
El acceso es libre.

(MonumentalNet)

lunes, 12 de enero de 2015

Palacio de Arbaizenea - San Sebastián

- Hoy en día el palacio y el parque pertenecen a la Casa de Alba y es uno de los más populares 20 palacios propiedad de la familia.
- Desde 2006, la Casa de Alba ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de San Sebastián el que el parque privado de 15 hectáreas se ha reducido a 2 hectáreas.
- Una parte de las 13 hectáreas se utilizará como parque público como expansión de los jardines del cercano palacio Ayete y la otra parte estará dedicada a la construcción de 84 viviendas de lujo.
- El parque tiene un roble de 300 años, se considera un elemento de primero grado, así que es protegido.
- El edificio tiene unos 150 años.
Antes de su construcción el palacio era un caserío con un gran parque lleno de árboles como un bosque de roble y otras especies. Del antiguo caserío quedan restos de un antiguo lavadero del siglo XVIII.
 La construcción se atribuye al duque de Sotomayor, suegro de la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, la propietaria actual. La duquesa heredó la finca de su primer marido, Luis Martínez de Irujo Artazcoz, marqués de Sotomayor y duque de Aliaga. El palacio fue la residencia familiar, donde los duques pasaron parte de las vacaciones de verano, por su clima suave, buena cocina y la escasa presencia de periodistas. La duquesa ha mantenido la residencia tal como estaba.

sábado, 10 de enero de 2015

Castillo de Montornès - Vallromanes

El castillo de Montornés o de castillo de Sant Miquel es una fortificación medieval que hay en la parte oriental del término de Vallromanes, en el límite del término de Montornès del Vallès, en la cima de una colina; (la línea divisoria en lo alto de la colina señala que las ruinas del castillo están en el municipio de Vallromanes, mientras que las de la capilla de Sant Miquel están en Montornès). Desde el castillo se divisa toda la llanura del Vallès Oriental.
La primera noticia escrita del castillo de Montornès data del 1108 con motivo de un testamento sacramental de Bernat Ramon jurado en el altar de Sant Sadurní mártir (patrón de la parroquia de Montornès), donde deja a su hija Estefanía dicho castillo . El linaje de los Montornés aparece por primera vez en 1157 cuando Pedro de Montornés lega el castillo a su hermano Guillermo. En 1172 señoreaba la fortaleza Guillermo de Bell-lloc. El 1189 Guillem de San Martín en sus legados testamentarios concede a Guillem Ramón la facultad de defender el castillo.
Al final del siglo XII el linaje de los Montornès había emparentado con la familia apellidada Santa Coloma. El 1195 se documenta que Guillerma de Santa Coloma estaba casada con Ramon de Montornès. En 1285 era su señor Berenguer de Entenza, a continuación se vende y transfiere varias veces hasta que se vendió a Jaime II quien, en 1309, hará donación al hijo de Gilabert de Centelles. En 1342 el rey Pedro III permuta su castillo de Nules del reino de Valencia y el de Montornès pero poco después, el mismo rey cede el castillo a Pere de Montornès. En 1437 pasa a manos de Galzeran Armengol.
El terremoto del 25 de mayo de 1448, tuvo el epicentro entre Cardedeu y Llinars del Vallès. La magnitud se ha determinado que fue de grado VIII, con daños ampliamente distribuidos y causó muchas muertes. Entre los daños documentados aparece el castillo de Montornés.
El castillo de Sant Miquel de Montornès permaneció en posesión de los Montornès hasta el 1621, que pasó a Taverner, que se convirtieron a finales de este siglo en condes de Darnius.
En 1632 Vallromanes y Montornès formaban una alcaldía (en el siglo XIX estos pueblos constituían un solo municipio, hasta que Vallromanes se separó a principios del siglo XX).
En 1718 el conde de Darnius reedificó la antigua masía de la Torre Tavernera, al pie del castillo (vertiente este), que se convertiría en adelante en residencia de los señores del castillo de Montornès. Posteriormente la propiedad fue de los Fiveller, que heredaron también el título de condes de Darnius, y en el siglo XIX lo fue de los Martorell. Finalmente, a finales del siglo XX la propiedad del castillo y de la Torre Tavernera pasó a manos de los propietarios actuales, los condes de Alba de Liste.
Descripción
Era una edificación de grandes dimensiones con murallas que en algunos puntos aprovechaban las paredes de roca natural. Hoy sólo queda en pie una mitad de la torre circular del homenaje y trozos de muros.
El castillo se compone de una torre circular y de un recinto que rodea toda la cima de la colina. La torre, de la que sólo se conserva el sector septentrional, tiene un diámetro interior de 3,4 m y un espesor de muro de 2,2 m. A una altura de unos 3,8 m había una falsa cúpula. La torre debía ser mucho más alta pero sólo se han conservado unos 2 m. A nivel de primer piso se adivina el arranque del arco de la puerta (dos dovelas pequeñas). Por sus características hace pensar en un edificio del año 1000.
A unos 7 m de poniente de la torre hay restos de un muro de 90 cm. A unos 25 metros de la torre, hacia el norte, se encuentran los restos de una construcción de planta rectangular que incluye un muro de cerramiento curvo de un grosor de 120 cm construido con sillares similares a los de la torre. Es posible que estas construcciones fueran añadidas a la torre durante el siglo XI.

(Wikipedia)

jueves, 8 de enero de 2015

Torre de los Duques de Abrantes - Huermeces

La Torre Huermeces o de los duques de Abrantes se encuentra a las afueras de la localidad del mismo nombre,  comarca de Odra-Pisuerga, en la provincia de Burgos, comunidad autónoma de Castilla y León, (España).
De los Padilla pasó a los Pachecho, y posteriormente al ducado de Abrantes.
Torre con muros de 1,90 metros de espesor, almenada y gallarda con bodega y cuatro plantas, fosos y contrafosos.
Construida con mampostería y sillares en las cuatro esquinas.
Se encuentra en estado de ruina progresiva, en una cantera.


(Castillos del Olvido)

Torre de las Conchas - La Puebla de Arganzón



Localización
La torre de las Conchas se alza sobre un cerro que domina el desfiladero por el que discurre el río Zadorra, en el término municipal de La Puebla de Arganzón, en uno de los extremos del Condado de Treviño de la provincia de Burgos, a 96 Kilómetros de Burgos capital. Rodeada de un tupido bosque y prácticamente inaccesible, la edificación presenta un plano irregular adaptado a la roca que la sustenta.
Puede llegarse a esta torre por una senda que sale a la derecha de la carretera N-I pasando La Puebla de Arganzón en dirección a Vitoria. Desde La Puebla de Arganzón es un bonito paseo que puede hacerse en poco tiempo y sin apenas dificultad, ya que la distancia no llega a los 4 kilómetros, y a cambio se pueden disfrutar unas inmejorables vistas de la llanada oriental y de la depresión de La Puebla. Salimos de la Puebla por el apeadero de Renfe y recorremos la antigua N-1 hacia el norte. Atravesando la rotonda de acceso a Villanueva seguimos hacia el norte unos 700 metros y tomamos a una pista que sale a la derecha y pasa por debajo de la nueva autovía. La seguimos y giramos a la izquierda al cruzar la autovía comenzando la ascensión. A un kilómetro encontramos unas piedras apiladas con una marca roja en el lado izquierdo del camino, que marcan un sendero. Lo tomamos y seguimos el ascenso hasta alcanzar otra pista, que en breve abandonaremos al ver un nuevo montón de piedras que nos indica un sendero a la izquierda. Más adelante otro montoncito de piedras nos indica el acceso al último sendero que, tras atravesar un bosque de encinas nos llevará directamente hasta el castillo.
Historia
Originalmente se trataba de una torre de vigilancia del siglo XII, utilizada en el siglo XIV por la familia Velasco para construir una fortaleza con barbacana y foso, y reutilizada posterormente para servir como torre telegráfica de la línea que unía Madrid con Irún.
Descripción
Se trata de una torre cuya planta adquiere forma trapezoidal para para adaptarse al terreno, ya que se asienta sobre un promontorio de roca natural. Su altura es de 17 metros, y el grosor de sus muros de 2 metros.
Su aspecto exterior es muy compacto, sin divisiones aparentes, y con varias saeteras abocinadas y una puerta de medio punto arruinada.
El interior se distribuye en cuatro alturas, con un ligero ensanchamiento a partir de la tercera.
Materiales empleados
Sus muros se construyeron con lajas de piedra de la zona. Los dinteles de las ventanas eran de madera, y posiblemente también la distribución interior, hoy prácticamente desaparecida.
Estado de conservación
Se encuentra en ruinas.
Visitas
El acceso es libre.

(MonumentalNet)

miércoles, 7 de enero de 2015

Castillo de los Pimentel - Alija del Infantado

Es un castillo de mampostería de gran estilo  que se atribuye al siglo XV. El castillo tiene forma de cuadrilátero de dimensiones majestuosas, con cubos en los ángulos y flanqueado por una puerta con un arco .
Fue construido sobre el primitivo Palacio de los Ponces del siglo XIII, cuyos restos se pueden  ver aún en su interior.
Los Duques del Infantado lo reconstruyeron lo que se muestra en la actualidad. Los incendios de los ingleses en 1808 y otro en 1887.
Es de propiedad particular pero con acceso libre.
Las Visitas deben concertarse en el Ayuntamiento o en la Oficina de Turismo.
(Vivaleón)

Torre de los Bonifaz - Lomana

La Torre de los Bonifaz está situada en la localidad de Lomana, municipio de Valle de Tobalina, Burgos.
Un lugar denominado “ Lombana” aparece mencionado en el año 872 en un documento del Cartulario de San Millán en el que se relacionan las propiedades del Monasterio de San Martín de Losa. Derivado del latín “ Lumbus” o lomo, loma, parece que debe su nombre a su situación en la parte alta de una suave loma. Lomana se divide en dos barrios, el de Arriba y el de Abajo, y entre ellos se encuentra la iglesia dedicada a Santiago que conserva algunos restos de la época románica y muestra un complejo juego de volúmenes, cabecera recta con contrafuertes y espadaña rematada a piñón.
Dominando el caserío se alza esta imponente torre que mandó construir en el siglo XV, bajo el reinado de Juan II, Alonso Bonifaz, descendiente del famoso Almirante de Castilla Ramón Bonifaz, creador de la Marina Real de Castilla en el siglo XIII bajo el reinado de Fernando III. Al parecer, varios miembros de la familia Bonifaz desempeñaron diversos cargos, como el de tenientes del castillo de Frías, al servicio de los Velasco, señores jurisdiccionales de casi todo el Valle de Tobalina. Es una casa fortificada con forma rectangular, de tres pisos, y cubos circulares en las esquinas. Sus muros presentan un espesor de más de un metro y medio y fueron levantados, excepto de los vanos labrados, con mampostería. Conserva un balcón amatancado o ladronera, sobre la puerta de entrada, y un variado conjunto de ventanas ajimezadas, en las que se pueden distinguir arcos trebolados, conopiales, carpaneles y flamígeros. Ya no tiene almenas.
Lo que más sorprende en esta elegante torre gótica son los pequeños vanos que se abren en todos los pisos y en sus cuatro lienzos. La mayor parte de ellos son ventanas geminadas con gran variedad de formas que practicamente no se repiten. El juego de simetrías que se consigue con su ubicación en los muros se complementa con la diversa tipología de sus pequeños arcos conopiales, mixtilíneos, lobulados, polilobulados, en cortina, en gola, alancetados y apuntados. Es uno de los mejores exponentes de arquitectura fortificada que existen en el Valle de Tobalina.

(Tía Irene)

domingo, 4 de enero de 2015

Torre de La Vid

Está situada en mitad del pueblo La Vid, al lado de la iglesia, a cuyo campanario podemos subir para vislumbrarla, puesto que actualmente es de propiedad privada, y las edificaciones que la rodean dificultan su contemplación.
De carácter defensivo es una torre de planta cuadrada, con muros de mampostería de 1,20 metros de espesor y dos plantas de altura. Al interior se accede a través de un arco de medio punto.
Llaman la atención del visitante la posición de las saeteras y el peculiar grabado en su parte este.

(Turisleón)

La Casa de los Navajas - Torremolinos

De auténtica maravilla arquitectónica califican autóctonos y foráneos la Casa de los Navajas, en el Bajondillo.
En 1991, la Casa de los Navajas fue declarada inmueble de Interés Histórico por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Su construcción, de estilo neomudéjar, muy en boga en Málaga, así como en otras poblaciones españolas, entre finales del siglo XIX y principios del XX, encontró su inspiración, particularmente en lo que respecta a la decoración interior, en la Alhambra de Granada. Fue mandada construir en 1925, en un declive del terreno, por el empresario de Churriana, don Antonio Navajas. De excelentes vistas panorámicas, la casa ocupa, distribuida en dos plantas, unos 340 metros cuadrados.
En el año 2000, ya el edificio completamente abandonado y deteriorado, pero con el  armazón bien sólido, los herederos del señor Navajas lo cedieron, mediante convenio urbanístico, al Ayuntamiento de Torremolinos, que tiempo después inició delicados trabajos de restauración en una primera fase, estando pendiente una segunda fase para su rehabilitación total. Una vez restaurado, el inmueble figurará como uno de los principales reclamos turísticos del municipio, además de destinarse, entre otros usos, a la celebración de bodas civiles y recepción de autoridades y personas relevantes.
El primer propietario y constructor de esta maravilla que hoy forma parte del patrimonio municipal de Torremolinos fue Don Antonio Navajas Ruiz, vecino de Churriana y empresario dedicado al cultivo de caña de azúcar en unos terrenos que en la actualidad han sido incorporados al aeropuerto de Málaga. En 1925 localizó en Torremolinos una pequeña finca, dotada de agua, junto al mar, que le pareció ideal para construir su definitiva residencia. Realizada la compra, encargó la edificación de una mansión, diseñada como un palacete, y ese mismo año fueron iniciadas las obras, que concluyeron al año siguiente, trasladándose la familia a vivir a la nueva heredad.   
Con el tiempo, aquella popular construcción fue conociéndose como el Chalet o la Casa de los Navajas. Hoy día es probablemente el edificio más emblemático del municipio, exceptuada, naturalmente, la vieja Torre de Pimentel que, junto con los molinos, dio origen al compuesto nombre de Torremolinos.
En la Casa de los Navajas vivieron tres generaciones de la misma familia. El palacete, en pleno centro del Bajondillo, a escasos metros de la playa del mismo nombre, continúa, como en el pasado, gozando de las más espectaculares vistas marítimas. Resulta providencial que, pese a las grandes edificaciones hoteleras levantadas a su alrededor, ninguna de tales titánicas construcciones ocupara justamente el frente marítimo de la Casa de los Navajas, que jamás perdió su privilegiada visibilidad. Frente a ella se abre hoy la calle con que el Ayuntamiento honra la memoria de aquel admirable precursor del turismo de Torremolinos.

sábado, 3 de enero de 2015

Castillo de Narahío - San Sadurniño

El castillo de Narahío se alza sobre una montaña en lo alto de una cañada formada por el río Castro, dominando todo el valle en un paraje que impresiona al visitante, en el término municipal de San Sadurniño, provincia de A Coruña.
No se conoce la fecha de su construcción, y aunque hay quien dice que fue construido por los moros, lo más probable es que fuera edificado a principios del siglo XIV.
La primera noticia bien documentada que se tiene de este castillo es que pertenecía a Gonzalo Piñeiro, caballero que estuvo del lado de Pedro I el Cruel en las luchas fratricidas, por lo que Enrique II el de las Mercedes le despojó de la fortaleza y se la concedió a Fernán Pérez de Andrade, quien a partir de entonces ejerció señorío desde ella.
En el año 1466 fue destruido por los hombres de Alfonso de Lanzós en la revuelta Irmandiña y en 1469 fue reconstruido por Diego de Andrade. Desde 1603 esta abandonado y en evidente deterioro.
 Ahora mismo está en "obras" para recuperarlo, pero por lo visto estas obras están, al igual que el castillo, en deterioro y abandono.
La planta de este castillo es muy irregular, ya que tuvo que adaptarse a las desigualdades del terreno. Dada su posición no necesita fosos ni puente levadizo. Se conserva la torre del Homenaje, la puerta principal hacia el este y restos del edificio poligonal que cerraba el patio de honor.

 A la torre del Homenaje, situada en el centro, le falta la parte superior, alcanzando solo unos 16 metros de altura. En ella se pueden apreciar algunas saeteras y la puerta de entrada.
 Encima del techo abovedado ha crecido abundante vegetación. En la puerta principal, de reja, se conserva el escudo, muy erosionado.
 Parece ser que existen vestigios de un túnel que comunica el sótano de la torre del Homenaje con la orilla del río, aunque no es fácil explorar el terreno por la maleza que lo cubre y lo abrupto que es.

Pertenece a la Casa Ducal de Alba.

viernes, 2 de enero de 2015

Medina Alzahira - La ciudad de Almanzor

Medina Alzahira significa "la ciudad resplandeciente".
Fue una ciudad palatina construida por Almanzor, en el apogeo de su poder,  en el siglo X en las cercanías de Córdoba en la margen derecha del Guadalquivir. Su construcción se produjo entre los años 979 y 987. Almanzor abandonó Medina Azahara, se instaló en ella y la convirtió en el segundo centro administrativo y de poder del Califato, hasta que fue saqueada y destruida en abril de 1009.
Construcción
Tan pronto como comenzó a gobernar en el nombre del califa Hisham II en el 978, Almanzor inició la construcción de un magnífico palacio al este de Córdoba, en la margen derecha del Guadalquivir.
Llevó primero a su propia familia: esposas, hijos y parientes cercanos con todos sus siervos, entonces llegaron también un buen número de obreros, de artesanos y de artistas para trabajar allí. Desde ese momento, el hajib la convirtió en el centro de su poder, y un gran número de funcionarios civiles y religiosos fueron inducidos a trasladarse a Medina Alzahira, estableciéndose en los alrededores de la propiedad para aprovechar los privilegios ofrecidos generosamente por su señor. La ciudad estaba fortificada, con lo cual es lógico que muchos soldados residieran también allí lo cual atraería negocios tales como depósitos de armas y forja, comedores, clínicas y almacenes de víveres. Los mercaderes no tardarían en llegar impulsados por la esperanza de lograr negocios lucrativos, dando lugar a la aparición de tiendas y zocos.
Destrucción
Los hijos de Almanzor no estaban a la altura de su padre, provocando como consecuencia la decadencia de la ciudad. El 15 de febrero de 1009 la ciudad fue invadida por el pueblo de Córdoba. Todos los bienes muebles fueron saqueados y los edificios, monumentos, fuentes y muros de la ciudad fueron destruidos con furia. Nada debía permanecer para recordar a la efímera dinastía de los amirí, todo fue destruido y abandonado hasta el punto que los arqueólogos siguen sin saber con seguridad la ubicación de la ciudad.

(Wikipedia)

Torre de Puebla de Lillo

Localización
La torre conocida como La Torre se encuentra en la localidad de Puebla de Lillo, provincia de León.
Historia
Data del siglo XV.
Estado de conservación
Ha sido restaurada recientemente.
Propiedad
Es propiedad del Ayuntamiento de Puebla de Lillo, y alberga un pequeño museo, gratuito, dedicado a los Picos de Europa, donde se muestra toda la riqueza animal, mineral y vegetal así como los valores histórico - artísticos y etnográficos de la zona.
Visitas
El acceso es libre, con permiso del consistorio.

(MonumentalNet)